Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El plan de Colau frena las solicitudes para nuevos hoteles

El Ayuntamiento no ha recibido peticiones de licencia tres meses después de aprobar el PEUAT

Hotel Renaissance Barcelona Fira Hotel, en L'Hospitalet.
Hotel Renaissance Barcelona Fira Hotel, en L'Hospitalet.

La periferia de Barcelona no interesa al sector turístico para abrir hoteles. Al menos por ahora. Tres meses después de aprobar el plan de hoteles (PEUAT), el Ayuntamiento no ha recibido ni una solicitud para abrir nuevos establecimientos en las zonas donde se autoritza el crecimiento de la oferta. El Gremio de Hoteles critica que el plan hotelero “en el fondo congela la oferta”. Mientras, la ciudad vecina de L’Hospitalet de Llobregat celebra la llegada de nuevos proyectos.

Desde el área de Urbanismo recuerdan que el PEUAT nació para dar respuesta “a la situación de barra libre y descontrol del turismo” de los últimos años. Había que actuar y poner orden, insisten, sobre un sector con 426 hoteles que suman 73.000 plazas, 160.000 si se añaden albergues o pensiones. Y la mitad de esas camas, dicen, se apretujan en el 17% del territorio. De ahí que el plan blinde el centro y fije cinco áreas de crecimiento “calculadas en función de las plazas actuales y la morfología de cada ámbito”.

El Gremio señala que además de centrifugar la oferta a la periferia, las condiciones para establecer nuevos hoteles —por ejemplo, que en ningún caso pueden hacerse en edificios de viviendas— provoca que a la práctica “queden muy pocos espacios para crecer”. Lo apunta el director general, Manel Casals, lamentando que no se pueda dar respuesta a la demanda existente.

La vivienda gana

El socio director de la consultora Magma Turismo, Bruno Hallé, asegura que las zonas en las que se puede construir “no resultan interesantes”. “Para que funcionaran debería crearse oferta complementaria que fueran atractivas para el turista”, sostiene Hallé. Pero hay otro motivo más por el que de momento no hay solicitudes formales, si bien se ha presentado algún informe previo, según el Ayuntamiento. “La recuperación de la vivienda está haciendo que haya mucha demanda de edificios para edificios residenciales en barrios donde hay luz verde para levantar hoteles”, explica Anna Gener, director de Aguirre Newman en Barcelona.

Mientras, en L’Hospitalet aplauden la llegada de nuevos proyectos. Como el Easy Hotel, en obras, en la plaza de Europa. El representante de los hoteleros de la ciudad, Josep Maria Huguet, es rotundo sobre el efecto de la moratoria de Barcelona previa al PEUAT y del plan ya vigente. “Claro que nos ha afectado positivamente, los hoteleros se están fijando en L’Hospitalet”, dice. El recinto ferial Gran Via 2, la plaza de Europa, la Ciutat de la Justícia, el campo del Barça, la proximidad al Aeropuerto y la llegada de la línea 9 del metro han facilitado dar un salto con el que la ciudad ha pasado de tener dos hoteles hace diez años a 14. “Además aquí los precios son inferiores a los de Barcelona y el gobierno de la ciudad lo pone fácil, ha entendido que los hoteles aportan riqueza y empleo”, concluye.

La alcaldesa, Núria Marín, explica que la ciudad aprobó hace cuatro años un plan de hoteles, y acaba de fijar una moratoria para albergues y pisos turísticos. “Pese a la crisis hemos crecido en plazas y los inversores han explorado L’Hospitalet y han apostado por la ciudad”, celebra. Y augura que “en los próximos meses” podrán anunciar nuevas implantaciones “más allá de la plaza de Europa”.

El ingreso por habitación sigue subiendo

Los ingresos por habitación que han obtenido los hoteles de Barcelona siguieron subiendo en el arranque del año. Según un informe de la consultora Magma Turismo, en el primer trimestre del año la tendencia fue “alcista” en los “destinos urbanos tradicionales”. Las dos ciudades donde más subió fueron Barcelona y Bilbao, ambas con un incremento del 13,6%.

Los motivos de la subida, sin embargo, obedece a diferentes motivos. “No es el impacto de la moratoria. Eso se notará en un par de años. Barcelona es una ciudad muy atractiva, tanto para los negocios como para pasar unos días de vacaciones”, explica Hallé. La ocupación media fue del 68%, casi cinco puntos más que en 2016. En cambio, el incremento de Bilbao se explica por los pobres resultados que cosechó en el mismo periodo del año pasado.

Más información