Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hoteleros acusan a Colau de deteriorar la imagen de Barcelona

El Gremio pide al Ayuntamiento que condene los ataques a establecimientos

El presidente de los hoteleros, Jordi Clos.
El presidente de los hoteleros, Jordi Clos.

La política en materia de turismo del Ayuntamiento de Barcelona sigue generando malestar en el sector hotelero. En su Memoria de 2016, el Gremio de Hoteles de la ciudad acusa al gobierno que encabeza Ada Colau de haber “propiciado el deterioro de la imagen de Barcelona” y haber “puesto en riesgo su desarrollo económico”. Con esta contundencia se expresa el director general de la entidad, Manel Casals, quien culpa a la “irrupción creciente y descontrolada” de los pisos turísticos ilegales de haber afectado a la convivencia de los vecinos.

En la presentación de la memoria de 2016, Casals pone énfasis en el auge del turismo en Barcelona desde 1992. Casals atribuye el éxito de Barcelona a la creación, entre “todos los agentes sociales, públicos y privados”, de un “modelo de ciudad donde no todo se vale” y que apostaba por un crecimiento hotelero basado en “la excelencia, la sostenibilidad y la calidad”.

La asociación expresa la “preocupación” del sector ante la constatación de que esa aportación se ha “puesto en duda a partir de decisiones y manifestaciones de miembros del gobierno municipal de Barcelona”. Casals sostiene que el ejecutivo de Colau ha “roto” el “clima de estabilidad” que había en la ciudad, “poniendo en duda los derechos lícitos que marca la ley”.

Ataques a hoteles

El Gremio de Hoteles ayer emitió, además, un comunicado en el que exigía al Ayuntamiento que hiciera “una condena firme” a los ataquessufridos por algunos establecimientos durante las manifestaciones del pasado 1 de mayo y en una protesta organizada el viernes en el barrio del Poblenou por la plataforma vecinal Ens Plantem bajo el lema Los hoteles hunden el barrio.

La plataforma, que cifró en 300 el número de manifestantes, aseguró a través de su cuenta de Twitter que al acabar la protesta los mossos identificaron a ocho personas, cinco de ellas menores, y que “no les encontraron ninguna prueba inculpatoria”. El primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, dijo a través de la misma red social: “Condenamos los incidentes en Poblenou. Lo que es necesario es aplicar con firmeza el PEUAT, combatir los alquileres abusivos y la especulación en los barrios”. El grupo Demòcrata reclamó a Colau que ponga fin a al discurso que, según dijo, “criminaliza el turismo”.