Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Mossos investigan la muerte de un hombre que fue testigo protegido contra los Casuals

La policía local de Mataró ha detenido al presunto autor y otra mujer ha resultado herida

Una pareja de Mossos d'Esquadra en Barcelona.
Una pareja de Mossos d'Esquadra en Barcelona.

Los Mossos d'Esquadra investigan la muerte de un hombre de 43 años, Juan Selma, que fue testigo protegido contra la banda criminal de los Casuals, una facción violenta que nació en las gradas de afición del Camp Nou, según fuentes del sector del ocio nocturno consultadas por EL PAÍS. El apuñalamiento se ha producido pasadas las dos de la madrugada de este sábado, en la calle de Galicia de Mataró.

Al llegar, los Mossos encontraron a una mujer de 49 años con heridas en la cara y a un hombre de 43 en estado crítico. Tres unidades del SEM le atendieron y trasladaron aún con vida al hospital de Can Ruti, donde finalmente acabó muriendo. Poco después la policía local detuvo al presunto autor del crimen, que inicialmente había huido, según fuentes policiales.

El detenido es miembro de una banda motera, y había pertenecido al grupo de los ángeles del infierno, investigados en diversas ocasiones por la policía catalana y por la Guardia Civil. Ambos estaban en un local relacionado con el grupo de moteros Metrauners.

Selma fue uno de los testigos protegidos en una de las macrocausas contra los Casuals, un grupo que se dedicaba a la extorsión y a asaltar a narcotraficantes, dirigido por Ricardo Mateo. Selma declaró después de que varios Casuals le agrediesen en 2009, en Isla Fantasía, donde ejercía como portero por haber hecho de guardaespaldas de un subastero enemistado con el grupo radical. 

Durante el día el juicio, Selma contó que fue herido cuando ejercía de portero en el parque acuático. Pero cuando llegó el momento de ratificar si los Casuals se dedicaban a organizar peleas en locales nocturnos para extorsionar a los locales, Selma se desdijo.

"A veces se me va la olla. Nunca he dicho nada de Ricard. No tengo por qué denunciar nada de nadie”, respondió cuando fue preguntado por la fiscal sobre el jefe de la banda, que en la actualidad cumple condena en prisión. El resto de los testigos protegidos también sufrieron episodios de amnesia durante la vista.

Los Mossos investigan ahora los motivos que hay detrás del apuñalamiento de Selma. Hasta el momento no hay ningún indicio que relacione la muerte del portero y boxeador con su declaración contra la banda.