Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
TEATRO

La mujer toma el Surge

La muestra teatral celebra su cuarta edición con 41 estrenos en 18 salas

Promoción del festival Surge Madrid 2017.
Promoción del festival Surge Madrid 2017.

En la muestra Surge, que celebra su cuarta edición, la escena de las salas y compañías de teatro alternativo madrileño —la llamada escena off— se arrejunta, se compacta, se pone un lazo bajo los auspicios de la Comunidad de Madrid (que pone el dinero) y se presenta a la sociedad. Son 41 estrenos absolutos en 18 salas (dos fuera de la capital), durante todo el mes de mayo, en las que las compañías madrileñas, de nacimiento u adopción, mostrarán sus últimas creaciones. Entre los creadores participantes están Nuevo Teatro Fronterizo, María Velasco, El Montacargas, Bululú, El Curro DT, Paula Quintana, Los Torreznos, Adolfo Simón o Santi Senso.

Aquí no hay temas ni líneas: las propias compañías proponen sus espectáculos, que son seleccionados mediante votación de los directores de las salas implicadas. De ahí que se llame muestra y no festival. Al no haber dirección artística, es una buena manera de ver lo que surge (precisamente) de manera silvestre en el burbujeante caldo alternativo: “El año pasado hubo muchas propuestas de temática política y social; en esta edición aparecen gran número de obras que giran en torno a personajes históricos femeninos, muchos de ellos olvidados. Hay ganas de hablar sobre la mujer”, dice Natalia Ortega, coordinadora de Surge junto a Alberto García.
Entre esas obras están Pecadoras, de Vita Brevis; Mujer olvido, de Clara Santafé y Cristina Canudas, o La (Mujer en obras), de Javier Ballesteros. Otros temas recurrentes son la identidad, la memoria, el cuerpo y la sociedad. Abunda la comedia y hay fuerte presencia de la danza y otras disciplinas.

Los organizadores también han detectado una mezcla de géneros teatrales: “La creación es cada vez más multidisciplinar, unos usan tecnología multimedia, otros efectos sonoros, todo se va mezclando”, explica Ortega. También dice que hay propuestas para todos los gustos, incluidas las basadas en el texto. Está bien saberlo, dadas las polémicas encendidas con el Centro Internacional de Artes Vivas en Matadero, donde se vivió una falsa disyuntiva cultural (y política) entre defensores a ultranza del teatro de texto y otras formas más modernas y performáticas.
El presupuesto de este año es de 300.000 euros. Y la fórmula es como sigue: cada compañía puede realizar entre tres y cuatro funciones, la Comunidad paga el estreno y el resto de las funciones van a taquilla. “Creemos haber llegado a una forma que satisface a todo el mundo”, afirma Ortega.

Otros 60.000 euros se dedican a tres laboratorios: Mirage Teatro, El Conde de Torrefiel y La Tristura, que presentan sus trabajos. Paralelamente, se celebran ocho actividades transversales que incluyen paseos, juegos, investigaciones performáticas o charlas íntimas con las cadenas propias.La precaria situación del off es siempre un jugoso tema de conversación: “Ahora mismo estamos notando que ya no es un tema que provoque indiferencia ni en el Ayuntamiento ni en la Comunidad”, dice Ortega. “¿Qué se necesita más dinero? Eso siempre”.

Este fin de semana en Surge

Petite Mort, de María Velasco. En Nave 73 (Palos de la Frontera, 5).

G.H., de Nuevo Teatro Fronteri<CJ4>zo. Teatro del Barri (Zurita, 20).

Y quizá sonría, de Narváez Arróspide. Sala Mirador (Dr. Fourquet, 31).

La colonia de vacaciones, de Javier Montero. Teatro del Barrio (Zurita, 20).

La extraña transformación del Sr. Smith, de Teatro de Operaciones. Teatro de la Usina (Palos de la Frontera, 4).

Siam, de La Irreal. El Umbral (Primavera, 11).

Más información