Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los grupos municipales piden a Cifuentes la destitución de Aguirre como portavoz del PP

Los socialistas sostienen que "el cerco se cierra cada vez más" sobre la expresidente de la Comunidad de Madrid

La portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, Purificación Causapié.
La portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, Purificación Causapié.

Todos los grupos del Ayuntamiento de Madrid, excepto el PP, pidieron este miércoles a la presidenta de la Comunidad y de este partido en la región que relevara a Esperanza Aguirre como portavoz municipal. Esas peticiones se produjeron tras conocerse la detención de su vicepresidente primero y sucesor después al frente del Gobierno regional. González es el último de una serie de altos cargos de Aguirre arrestados por corrupción.

Las referencias y alusiones a Esperanza Aguirre se multiplicaron tras conocerse que el expresidente de la Comunidad de Madrid había sido arrestado por un caso de desvío de fondos públicos en la empresa de aguas Canal de Isabel II. "El cerco se cierra cada vez más [en torno a ella]", afirmó Purificación Causapié, líder de los socialistas en el Consistorio. La edil pidió a Cifuentes la "retirada" de Aguirre de la portavocía del grupo del PP en el Ayuntamiento por "dignidad" hacia el Ayuntamiento.

Ignacio González sucedió a Aguirre como presidente de la Comunidad de Madrid en 2012 y se mantuvo en el cargo hasta 2015, cuando el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, le retiró su confianza y la puso en Cristina Cifuentes como candidata a las últimas elecciones autonómicas.

Bajo el gobierno de González, concretamente en octubre de 2014, Francisco Granados, exconsejero de Presidencia de la Comunidad durante el gobierno de Aguirre, fue arrestado por su vinculación en varios casos de corrupción, entre ellos la trama Púnica, en la que fueron detenidos 51 sospechosos: políticos, funcionarios y empresarios. Tanto Granados como González eran los hombres más cercanos a Aguirre durante su época al frente de la Comunidad y del PP madrileño.

Begoña Villacís, portavoz de Ciudadanos, habló en este sentido de "fin de una era". "El PP se está descomponiendo", afirmó, y calificó a Aguirre como "una más" del "caso PP de Madrid". En una reciente entrevista con este periódico, Villacís se mostró abierta a gobernar con los populares, siempre que Aguirre se apartara de la dirección del grupo municipal. "Ella no representa la regeneración", afirmó.

El equipo de gobierno del Ayuntamiento, liderado por la alcaldesa, Manuela Carmena, también opinó sobre el asunto. Rita Maestre, su portavoz, instó al PP a reflexionar sobre la continuidad de Aguirre como líder de los populares en el Consistorio. "Es una responsabilidad que no solo recae en el grupo municipal, sino en el PP de la Comunidad de Madrid, que sigue manteniendo en la ciudad a una persona absolutamente salpicada y cercada por escándalos de corrupción", agregó.

En relación con las palabras de la expresidenta madrileña en el sentido de que algunos de sus cargos le salieron "rana" —en referencia, entre otros, a los exconsejeros Granados y López Viejo—, Maestre consideró que "ya no son solo algunos", sino que "se acercan bastante a una mayoría" las personas relacionadas con casos de corrupción.

La portavoz del PP decidió no contestar a estos comentarios. Fuentes del grupo municipal revelaron que Aguirre llegó a su despacho a primera hora de la mañana, pero mantuvieron un pacto de silencio alrededor de la dirigente. La expresidenta madrileña tuvo, probablemente, que dedicar el día a ultimar su declaración ante la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, encargada de juzgar a los 37 acusados por la primera época de actividad de la trama Gürtel (1999-2005).

Ante el juicio por Correa

Aguirre está citada a declarar hoy como testigo por el fraccionamiento de las facturas de los servicios prestados por las empresas de Francisco Correa cuando ella dirigía la región. La portavoz del PP, que no comparecerá como imputada sino como testigo, aclarará si puede "aportar algo sobre los hechos", tal y como subrayó el tribunal en el auto. El pasado 27 de marzo, Aguirre aseguró que iría a declarar "con muchísimo gusto" y que diría todo lo que sabe.

La Operación Lezo, lanzada este miércoles por la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) y dirigida por el juez Eloy Velasco, se ha cerrado, de momento, con 12 arrestos. Entre los registros realizados en la operación figura el de la sede del Canal de Isabel II, organismo que presidió González entre 2003 y 2012, años en los que fue vicepresidente del Ejecutivo madrileño, mientras estaba presidido por Esperanza Aguirre. La operación tiene su origen en una investigación de la Fiscalía Anticorrupción abierta en 2015.

Veinte cargos públicos salpicados

ayeLas últimas investigaciones por casos de corrupción en la Comunidad han arrojado cerca de una veintena de cargos políticos detenidos o imputados por presuntas irregularidades y delitos.

Además de Ignacio González, presidente de la Comunidad desde 2012 a 2015, y de Francisco Granados, consejero de Presidencia durante la presidencia de Esperanza Aguirre, en las tramas de corrupción, como el caso Gürtel, aparecieron involucrados, entre otros, el exgerente del PP de Madrid, Beltrán Gutiérrez; el exconsejero de la Comunidad Alberto López Viejo, y los exregidores de Boadillla y Pozuelo, Arturo González Panero y Jesús Sepúlveda, respectivamente. Los exdiputados Alfonso Bosch Tejedor y Benjamín Martín Vasco también se vieron salpicados por ese caso cuando en su día se cursó su imputación.

En el caso Púnica aparecieron involucrados los exconsejeros de la Comunidad Lucía Figar y Salvador Victoria. En la trama de Francisco Correa también resultó acusado otro exconsejero del Gobierno regional, Carlos Clemente, responsable de Inmigración.