Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Malos tiempos para la música en Madrid

Dos conservatorios y 13 escuelas de música municipales tienen problemas para desarrollar su actividad

Alumnos del Conservatorio de Móstoles en la Puerta del Sol de Madrid.
Alumnos del Conservatorio de Móstoles en la Puerta del Sol de Madrid.

Menos sueldo, mal estado de las instalaciones o instrumentos antiguos. Estos son algunos de los problemas que sufren los más de 6.000 alumnos de las 13 escuelas municipales de música y danza de Madrid. Esto es debido al expediente de regulación de empleo (ERE) que sufrió hace años la empresa privada Música Creativa, la misma que ganó el último concurso para gestionar las escuelas en enero con un contrato de 4,9 millones de euros. El ERE provocó una bajada del salario de los trabajadores, el aumento de las tasas mensuales de los alumnos y un descenso en el número de estudiantes, según CC OO.

La anterior alcaldesa, Ana Botella, del PP, cortó las subvenciones a los centros en 2012. La actual regidora, Manuela Carmena (Ahora Madrid), las ha recuperado, por lo que los trabajadores quieren que su sueldo vuelva a ser el mismo que hace cinco años. Por su parte, fuentes municipales explican que están intentando mediar para mejorar la situación de los empleados. A su vez, las escuelas municipales se manifestaron hace semanas delante del Ayuntamiento.

Ania de Isla trabaja desde 2009 en la Escuela Municipal de Música y Danza del Retiro. "Cuando vi reducido mi sueldo tuve que pluriemplearme para llegar a fin de mes. Llevo aguantando esto cuatro años pero hay otros compañeros que no pueden pagar sus facturas"”, protesta. 

Conservatorios indignados

El Conservatorio Teresa Berganza, del barrio de La Latina, y el Rodolfo Halffter, de Móstoles, también viven una situación difícil. En 2009 la financiación del centro de Móstoles era de 1.840.000 euros, presupuesto que se redujo hasta los 600.000 que recibieron de la Comunidad este año.

El centro, que cuenta con casi 500 alumnos, tiene instrumentos muy antiguos y múltiples goteras. Además, cuentan con un presupuesto muy ajustado con el que casi no pueden reponer el material y apagan la calefacción por las mañanas como medida de ahorro. “Disponemos de un tercio del presupuesto que teníamos”, explica Mateo Lorente, el director. Lorente alega que una de las soluciones sería convertir el conservatorio en una escuela de música [hacerla municipal] o despedir a profesores. “Si hacemos los despidos, supondría el cierre del conservatorio como tal”, cuenta.

En el Teresa Berganza los problemas no son menores. El centro, que fue reconocido con el Premio Nacional de Educación en 2013, estuvo hace dos meses a punto de cerrar sus puertas, pero finalmente prosiguió con su actividad. "La Comunidad nos dio 250.000 euros para que el conservatorio consiguiera cumplir los mínimos de seguridad que exigen los bomberos", afirma Guillermo Dorda, padre de tres alumnos.

El conservatorio cuenta con 700 inscritos y lleva 24 años funcionando sin licencia. Varios padres aseguran que lo que hace falta es hacer el conservatorio en un nuevo edificio, "porque las instalaciones incumplen los requisitos mínimos de los Centros Docentes de Enseñanzas Artísticas Profesionales de Música". Hace unas semanas los alumnos tocaron sus instrumentos en la Puerta del Sol para llamar la atención sobre su situación.

Fuentes de la Comunidad aseguran que el Rodolfo Halffter “sin depender de la Comunidad, está apoyado por el Gobierno regional con subvenciones que en la última década sumaron 18 millones de euros”, explican.

 Escuela municipal arte dramático

Este centro comenzó su actividad hace 15 años y está gestionado por La Teatral de Arniches. Tiene alrededor de 400 alumnos anuales, que van desde los 6 a los 80 años. El problema que sufre la escuela, según CCOO, es que el Ayuntamiento no subroga trabajadores y la financiación es a la baja. "Nosotros sabemos que cualquier concurso público que supere los 300.000 euros conlleva la subrogación de los trabajadores. La escuela cumple las premisas y nos sorprendió que el pasado mayo el Ayuntamiento modificara los criterios de subrogación", asegura Rocío Bello, directora de la escuela.

Bello explica que la modificación de los criterios afecta a los trabajadores y "desestabiliza por completo al centro". El personal inició movilizaciones para protestar por su situación. "El Ayuntamiento no recibe al delegado sindical ni a CCOO. Los únicos que nos atendieron fueron la concejala de cultura de Ciudadanos, Sofía Miranda, y la del PSOE, Mar Espinar, "pero tampoco ofrecen soluciones", denuncia Bello. 

Más información