Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El único conservatorio de Madrid con premio nacional está bajo amenaza de cierre

Este viernes puede cesar la actividad de este centro que tiene más de 700 alumnos

Padres y alumnos frente al conservatorio Teresa Berganza.
Padres y alumnos frente al conservatorio Teresa Berganza.

El conservatorio Teresa Berganza, reconocido con el Premio Nacional de Educación en 2013, puede verse obligado a cesar su actividad este viernes. El centro, que tiene 700 alumnos, acumula dos informes desfavorables de inspección de prevención de incendios emitidos por los Bomberos en 2008 y este año. Además, las instalaciones incumplen los requisitos mínimos de los Centros Docentes de Enseñanzas Artísticas Profesionales de Música. Debido al informe desfavorable de los bomberos, el Ayuntamiento de Madrid emitió una orden de cese de la actividad para garantizar la seguridad del centro cuyo plazo de alegaciones terminó ayer. Por su parte, la Junta Municipal de Latina aprobó en 2016 la cesión de una parcela para un nuevo conservatorio. Según la Consejería de Educación, tienen programadas unas obras en el centro presupuestadas en 250.000 euros y enviaron una solicitud de prórroga sobre el cese de la actividad al Ayuntamiento que aún no ha sido respondida. Varios padres de alumnos consideran insuficiente el presupuesto de la Consejería y contemplan como única solución válida la construcción de un conservatorio nuevo.

Antonio Terrones, es padre de una alumna de nueve años y miembro de la asociación vecinal Lucero. Terrones afirma que el conservatorio ya sufrió dos intentos de cierre hace años y que hacer obras en él no es viable porque la estructura es antigua. "Es un edificio de los años 70 con cinco plantas y poca altura. Por muchas obras que se hagan es imposible que las aulas consigan tener los tres metros de altura que deberían para desarrollar la actividad", aclara. Además, asegura que el ruido de los instrumentos es insoportable ya que el patio de la asociación de vecinos da a una de las fachadas del conservatorio. "Muchas veces es insoportable el ruido. El edificio no se va a caer pero si algún día hay un incendio ahí será una catástrofe", asegura. 

Terrones considera que el presupuesto de 250.000 euros de la consejería no es suficiente. "Quieren hacer otra salida en el edificio y ese dinero no va a llegar. Esa obra vale más y además quitaría capacidad al centro", explica. Misericordia Gómez, es madre de un alumno de 16 años que lleva cuatro en el conservatorio y comparte la misma postura que Terrones. Admite que tanto ella como su hijo están nerviosos por lo que pueda pasar con el centro, ya que su hijo cursa el segundo curso de profesional de piano. "Los chicos se juegan mucho, es un conservatorio con una trayectoria impecable. Intentamos que afronten esto positivamente, que confíen en que tendrán un nuevo conservatorio y sobre todo que no pierdan la pasión por la música", dice. 

Guillermo Dorda también es padre de tres alumnos del centro. El progenitor pone en valor el prestigio de la entidad, y demanda que se haga algo ya que el conservatorio lleva funcionando 24 años sin licencia. "Estamos pendientes de que Ciudadanos apoye la construcción de un conservatorio en condiciones pactando con el PP incluir una partida presupuestaria para iniciar las obras en la parcela concedida por el Ayuntamiento", afirma. 

Los informes emitidos por los Bomberos tanto en 2008 como este año informaron claramente de las deficiencias del edificio. "Se indica la necesidad de disponer de otra salida del edificio, sin la cual la normativa de aplicación considera que las condiciones de evacuación no cumplirían los requisitos mínimos de seguridad exigibles al uso pretendido", afirmaron fuentes del cuerpo de bomberos hace nueve años. En el informe de este año, se pide la legalización de la actividad en el edificio. Además, se especifica que "las salidas de las distintas plantas y del salón de actos no constituyen recorridos alternativos de evacuación" o que "existen numerosos recintos que carecen de la instalación de detección de incendios".

Por su parte, la Consejería de Educación es consciente de los informes desfavorables emitidos por el cuerpo de Bomberos, y además es la responsable de la actividad y del uso del inmueble. La presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, envió una carta al conservatorio en la que se informaba de la intención de realizar unas obras de mejora durante este verano presupuestadas en 250.000 euros. "A pesar de todo se podría terminar el curso sin peligro para los alumnos. Hay salidas de emergencia pero se necesitan más", afirman fuentes de la consejería basándose en los estudios realizados en el edificio por los técnicos de la Dirección General de Infraestructuras.

A su vez, las mismas fuentes aseguran que el consejero de educación, Rafael Van Grieken, explicó durante una asamblea que el conservatorio dispone de división de sectores para evitar la propagación de incendios, sistemas de extinción portátiles y bocas de incendios equipadas y conectadas a la red de distribución del canal de Isabel II. "Con las obras que están programadas se va a abrir una nueva salida en el edificio, se implantarán aljibes y grupos de presión para las bocas de incendios, además de la instalación de barreras ignífugas que permitan la sectorización de la cubierta y la fachada del edificio", según la Consejería. Sin embargo, alegan que presentaron una solicitud de prórroga al Ayuntamiento sobre el cese de la actividad de la que aún no obtuvieron respuesta. 

Más información