Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
TURISTIFICACIÓN DE MADRID

Madrid cobra impulso como destino turístico internacional

La capital, que en 2016 tuvo por primera vez más visitantes extranjeros que nacionales, ha incrementado sus conexiones aéreas y su presencia en ferias mundiales de turismo

Madrid, una ciudad que hace unos años no terminaba de impulsar su atractivo para los visitantes extranjeros, logró en 2016 un nuevo récord de turistas —más de nueve millones, según el Instituto Nacional de Estadística (INE)— y por primera vez en su historia recibió a más viajeros foráneos que nacionales. La capital, que durante la crisis económica sufrió un descenso en el número de visitantes españoles, ha apostado por la promoción internacional, con un incremento de las conexiones aéreas en el aeropuerto de Barajas y un aumento del 55% en su presencia en ferias mundiales de turismo desde 2012.

Una turista se retrata en los soportales de la plaza Mayor. Ampliar foto
Una turista se retrata en los soportales de la plaza Mayor.

En ese año, cuando ya se notaban los achaques de la crisis económica en el turismo madrileño, Madrid Destino —la empresa municipal que se dedica a promover este sector y la cultura en la capital— pasó por 12 ferias de promoción internacionales. Un lustro después, este organismo asistirá a 17, entre las que están la de París, Tel Aviv o Budapest, destinos donde nunca antes había estado. Miguel Sanz, director del área de Turismo de esta compañía pública, explica la apuesta por la internacionalización como la única salida posible para el turismo de Madrid: “Veíamos que el sector se nos caía porque había habido un descenso de los visitantes nacionales, y en la capital, al tener una gran dependencia de los viajeros españoles, el efecto era mayor que en otros destinos . Lo que hicimos fue lo que haría cualquier empresa, que es diversificarse e internacionalizarse buscando nuevos clientes”.

La apuesta de Madrid tenía que remontar no solo un turismo nacional que descendía en picado, sino también la bajada de visitantes extranjeros: si en 2012 habían sido 4,5 millones los viajeros foráneos que estuvieron en la capital, en 2013 la cifra menguó hasta los 4,2 millones, un declive de casi el 7%, según el Instituto de Estudios Turísticos (Frontur). Entre las razones por las que la capital perdía atractivo mundial estaba la degradación de la imagen de la ciudad —pasó del tercer al quinto puesto entre 2010 y 2012 en el Ranking de Ciudades Europeas— y el descenso del tráfico en Barajas, con una caída anual del número de pasajeros del 9,7% en 2013, según datos del Instituto de Turismo de España.

El mayor esfuerzo que realizó Madrid para renovar y ensanchar su turismo estos últimos dos años lo puso en la captación de nuevas rutas aéreas internacionales. “Buscamos ciudades en las que podíamos crecer o desarrollar una conexión. Algunas estaban en mercados lejanos, como los asiáticos, y otras en cercanos, como Alemania”, cuenta Sanz. En las rutas de media y larga distancia, por ejemplo, se lograron enlaces con nuevas ciudades como Tokio, Shangai, San Francisco, Delhi, Asunción o Hong Kong. “En noviembre de 2014 había 100 enlaces internacionales de largo radio con Barajas, pero en 2016 ya eran 110, un incremento del 10%”, explica otro responsable de Madrid Destino.

Otros puntos en los que también se ha mejorado son Francia —que trajo a más de 314.000 visitantes en 2016— y Alemania (253.000), el cuarto y el quinto país que más turistas proporcionan a Madrid tras EE UU, Reino Unido e Italia.

Grandes congresos

Del trabajo hecho por la capital en el extranjero, donde intenta diferenciarse a través de su patrimonio histórico y artístico —con piezas como el museo del Prado, el Reina Sofía, la Puerta del Sol o el Palacio Real— y su estilo de vida —el entretenimiento, la fiesta, la dieta mediterránea, etc.—, también está relativamente satisfecha la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM). Su presidente, el empresario Gabriel García, cree que poco a poco va calando la idea de posicionar la marca Madrid: “La imagen que se proyecta fuera de nuestras fronteras es la de un destino de calidad con una oferta inigualable en cultura, gastronomía y ocio, pero aún no podemos hablar de éxito cuando Madrid no se puede comparar con algunas capitales europeas”.

Aunque Madrid todavía es la décima ciudad del viejo continente más visitada, por detrás de urbes como Londres, Praga, Viena o Roma según el estudio MasterCard Global Destination Cities Index 2016, este mismo análisis lo sitúa como el cuarto municipio europeo en el que más gastan los turistas tras Londres, París y Barcelona. Las compras que hacen los visitantes en la capital y su fortaleza como referencia mundial en el turismo de convenciones son los dos elementos que explican esta desfase en los rankings. Solo este año Madrid va a celebrar siete grandes congresos internacionales —entre los que destacan el Annual European Congress of Rheumatology (14.000 asistentes) o el European Congress of Medical Oncology (20.000 visitantes)— que generarán más de 700.000 pernoctaciones y un gasto directo de 180 millones de euros, según cálculos del Ayuntamiento.

Las nuevas cifras, mientras tanto, siguen arrojando resultados positivos: los datos del Instituto de Turismo de España señalan que Madrid ya recibió hasta el pasado febrero 2,7 millones de visitantes extranjeros, más que ninguna otra región española en lo que va de año y un 7,7% más que en los dos primeros meses de 2016. Con la celebración en la capital del World Pride 2017, la mayor fiesta LGTBI del mundo, que se estima que acercará a 2,5 millones de visitantes a finales de junio —casi el doble que en las anteriores ediciones del Orgullo—, Madrid puede volver a romper otro récord este año con más extranjeros que nunca paseando por la Plaza Mayor o haciendo selfies en el templo de Debod.