Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid ya no es destino

El turismo internacional cae un 10,7% en el último año. Empresarios, hoteleros y comerciantes exigen un nuevo modelo de promoción turística para la ciudad

El descenso de tráfico en Barajas, la degradación de la imagen de la capital y la falta de promoción en los países emergentes relegan a Madrid a una segunda liga del turismo europeo

Una pareja de turistas miran un mapa a las puertas del Museo del Prado. Ampliar foto
Una pareja de turistas miran un mapa a las puertas del Museo del Prado.

Un paseo por la Plaza Mayor a mediados de agosto traslada al viajero la clásica estampa de una ciudad turística: terrazas en las que se escucha más inglés, alemán o italiano que castellano,transeúntes arrastrando maletas y parejas de jóvenes que, mapa en mano, buscan un lugar en el que refugiarse del intenso sol de mediodía. Sin embargo, a medida que uno se aleja del kilómetro 0 del turismo nacional, los viajeros desaparecen y emerge una realidad que casa mejor con la que dejan entrever las estadísticas: la crisis del turismo internacional ha llegado a Madrid. Y lo ha hecho para quedarse.

La región recibió en julio un 10,7% menos de turistas que el año anterior, frente al incremento del 2,9% en el resto de España. En junio, la tónica fue similar y, la caída del 12% en la llegada de turistas a Madrid contrastaba con el aumento del 5,3% de la media nacional, según datos del Instituto de Estudios Turísticos (IET). En lo que va de año los datos son igualmente esclarecedores: Madrid recibió algo menos de 2 millones y medio de visitantes internacionales entre enero y julio, un 5,7% menos que en el mismo período de 2012. Mientras, el total de turistas que llegaban a España subía un 3,9%.

Inversión real a la baja

La partida presupuestaria de “inversiones reales”, aquella que se destina a la mejora de la ciudad, ascendió en 2012 a 193 millones de euros (el 4,4% del gasto total del Ayuntamiento). En contraposición, Barcelona, con casi

la mitad de presupuesto, invirtió 438 millones (el 18,2% del total) en la renovación de sus espacios urbanos. Según el Partido Socialista de Madrid (PSM), el Consistorio ha optado por “no prestar atención” al atractivo turístico

de la ciudad. Los socialistas también denuncian que la ciudad “únicamente” dedica el 4,8% del gasto total a la promoción económica, frente al 7,1%

de Barcelona, el 7,5% de Málaga y el 17,5% de Bilbao. “Apostar por el turismo significa hacer más cosas, con más gente y con mejor criterio”, apunta el portavoz del PSM en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky.

¿A qué se debe este declive del turismo internacional en Madrid?
Las explicaciones oficiales se reducen a dos: el desplome del mercado italiano, que hasta 2012 ocupaba el segundo puesto y que en el primer semestre del 2013 ha descendido un 33,5% y el nulo efecto del trasvase de turistas de Túnez, Turquía o Egipto a España, que está beneficiando a destinos de la costa mediterránea española, vinculados con el turismo de sol y playa y de cruceros, y que no tiene reflejo sobre Madrid, según Madrid Visitors & Convention Bureau, el organismo municipal encargado de la promoción turística de la capital.

“Oficialmente se maquillan las cifras con las del resto de España, que sí son positivas, pero la realidad es otra bien diferente”, señala, visiblemente enfadado, un empresario del sector hostelero. Él, como las principales organizaciones de empresarios de sectores en relación directa con el turismo dibuja un duro diagnóstico y lanza un aviso claro: o las instituciones atienden a las necesidades del sector o el turismo tendrá, a medio plazo, un peso residual en la economía madrileña.

Madrid ya no es destino

La primera causa identificada por los empresarios es la “brutal” caída del tráfico del aeropuerto de Barajas, provocada por el desplome en el número de vuelos operados por las compañías de bajo coste. La caída en el tráfico de pasajeros en el aeropuerto de Barajas ascendió en julio al 14,4% a lo que hay que sumar descensos similares en los meses de mayo y junio, tradicionalmente favorables para el turismo en Madrid. En el caso de las aerolíneas low cost, el hundimiento rozó el 20% interanual, según el IET. Ryanair, la mayor aerolínea de bajo coste del mundo, trajo en julio un 31,5% menos de viajeros tras cancelar el pasado verano 11 de sus rutas con origen o destino Madrid. Además, la irlandesa redujo el número de frecuencias en otras 24 rutas, y retiró 3 de los 14 aviones que operaban en el aeropuerto de Barajas, reorientando su negocio hacia otros aeropuertos europeos. Su máxima competidora, Easyjet, cerró en paralelo su base de Madrid y recortó a casi la mitad su oferta en Barajas.

Tres turistas, a la entrada del Palacio Real. ampliar foto
Tres turistas, a la entrada del Palacio Real.

Ambas aerolíneas y Aceta (la asociación que agrupa a las grandes compañías aéreas españolas) achacaron su paulatina retirada del aeródromo madrileño al incremento de las tasas aeroportuarias decidida por AENA. Según sus cifras, el encarecimiento acumulado en el periodo 2010-2013 fue del 113%. Es decir, las compáñías aéreas tuvieron que afrontar un incremento de más del 28% año tras año. Con estos costes, muchos vuelos con origen y destino Madrid han dejado de ser rentables para las aerolíneas de bajo coste.

De media, las tasas aeroportuarias llegan a suponer hasta un 30% de los costes de operación de una de estas aerolíneas, según Aceta. Sin embargo, el impacto de las tasas no se ha limitado a las compañías low cost: el pasado año el grupo Iberia —Iberia, Iberia Express y Air Nostrum— se dejó un 21,3% en el número de pasajeros en Madrid y la caída no parece reversible en el corto plazo.
En términos globales, el aeropuerto de Barajas pasó de ser el cuarto aeródromo europeo en 2010 a ser el séptimo en junio de 2013, según datos de Eurocontrol. Y el impacto de este declive no solo afecta al turismo. Con cerca de 55.000 empleados, entre directos e indirectos, Barajas es el principal centro de trabajo de la ciudad y uno de los motores de la generadores de riqueza para economía madrileña, a la que aporta cerca de 3.000 millones de euros anuales.

Una turista fotografía el patio, vacío, del Palacio Real. ampliar foto
Una turista fotografía el patio, vacío, del Palacio Real.

Declive en los rankings

El bache por el que atraviesa el turismo internacional no se circunscribe, únicamente a la percepción del empresariado o a las estadísticas públicas. En el Ranking de Ciudades Europeas, Madrid viene perdiendo, desde 2010, un puesto por año. Desde la meritoria tercera plaza lograda entre 2007-2010 ha pasado a ocupar el quinto lugar, por detrás de Berlín, Londres, París o Frankfurt. Esta clasificación, analiza la evolución de las ciudades europeas, a través del estudio de cuatro dimensiones clave: economía y mercado laboral, transporte y comunicaciones —en la que tiene gran peso la actividad aeroportuaria—, calidad de vida y sociedad del conocimiento. A excepción de esta última, Madrid ha empeorado su evaluación en todas las subclasificaciones. Y este ranking, repleto de cifras y de apariencia fría, sí recoge pequeñas variables que minan la confianza de los turistas extranjeros en los lugares en los que pasar unos días de vacaciones.

En el Global Destination Cities Index 2013, elaborado por la marca de tarjetas de crédito MasterCard, Madrid ni siquiera figura entre los 20 principales destinos mundiales por número de pernoctaciones. En esa lista sí están, en cambio, capitales europeas como Londres, París, Estambul, Barcelona, Milán, Roma, Ámsterdam o Viena, todas ellas con más de cinco millones de pernoctaciones cada año. Para encontrar el nombre de Madrid, donde se hospedaron 4,7 millones de viajeros en 2012 hay que remontarse al vigesimotercer lugar.

El vicepresidente de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid, Emilio Villar, no duda en calificar el verano de “devastador" para su sector. Según Villar, el desplome empezó en septiembre pasado y se ha agravado en estos meses de verano, en gran medida, por la “criminal” caída de tráfico de Barajas. Sin embargo, el empresario no circunscribe la “catastrófica” situación a la debacle aeroportuaria y exige cambios en el ente de promoción turística de Madrid. En la actualidad, esta corresponde exclusivamente al Ayuntamiento y a la Comunidad, y el gremio hotelero reclaman un nuevo marco de promoción de Madrid en el extranjero, diseñado por ellos mismos —“los que verdaderamente conocen el sector”, según sus palabras—, como ya ocurre en otras urbes europeas. El sector solicita que se equipare el menguante presupuesto de promoción turística de la capital (que este año apenas alcanza los 6 millones de euros) al del resto de autonomías españolas. Para ejemplificar este desequilibrio, Villar pone en perspectiva esta cifra con los cerca de 130 millones que invierte el País Vasco, los 20 millones de la Comunidad Valenciana y los 46 que, solo la ciudad de Barcelona, destina cada año. “Han conseguido que la ciudad desaparezca del mapa: hoy, el destino Madrid no existe”, concluye.

La patronal hotelera propone un plan de choque a 10 años con una inversión media de 16 millones de euros por ejercicio en los primeros años. Todo este dinero iría encaminado a la promoción de Madrid en el extranjero y, según sus cifras, generaría un retorno de 4,5 euros por euro invertido sobre el PIB regional, “algo al alcance de muy pocas industrias”, según Villar. Este estudio, al que ha tenido acceso EL PAÍS, también prevé un retorno de 1,5 euros por euro invertido para el sector público, con lo que el gasto inicial se tornaría en una inversión rentable.

El comercio exige cambios

Los comerciantes madrileños también coinciden en calificar de “auténtico desastre” el momento que atraviesa el turismo internacional en Madrid. El presidente de la Confederación del Comercio Especializado de Madrid, Hilario Alfaro, se suma a la súplica de los hosteleros y reclama un plan estratégico “serio” que trace la senda a seguir en los próximos años y añade a su lista de prioridades el fomento de las conexiones aéreas entre Madrid y China, “dónde se está jugando el partido del turismo a medio y largo plazo”. 

Un autobús turístico con muy pocos viajeros en la calle de Felipe IV. ampliar foto
Un autobús turístico con muy pocos viajeros en la calle de Felipe IV.

Según sus datos, mientras la salida de ciudadanos chinos al extranjero crece a un ritmo del 30%, su llegada a Madrid se ha estancado en poco más de 52.000 visitas al año. Entre las causas que baraja Alfaro, la escasa conectividad aérea entre las principales ciudades chinas y Madrid tiene un peso específico. Con menos de 4.250 asientos mensuales por sentido, España figura a la cola de la lista de países de la zona euro que lideran Alemania (111.000 asientos) y Francia (80.000 asientos). “Madrid ha de emular a las grandes capitales europeas, que llevan años apostando por el turismo de los países emergentes y, de momento, no lo estamos haciendo”, señala el presidente de los comerciantes.

En este punto, en el de la llegada de turistas de países emergentes, Alfaro también reclama una flexibilización de los visados para ciudadanos colombianos, con un altísimo potencial de crecimiento, algo que ya ha hecho Estados Unidos. La decisión, que corresponde a la Unión Europea, afecta especialmente a Madrid, “la puerta natural de entrada a Europa”, según Alfaro.

Para cuadrar el círculo de grandes damnificados por la sequía turística que atraviesa Madrid, no podía faltar la voz de los hostales, el nicho que más sufre la ralentización del turismo de bajo coste. Su presidente, Jesús Martín, añade un factor más: la degradación de la imagen que proyecta Madrid, una ciudad “en decadencia” que se está “empobreciendo” con la ausencia de turismo y que ha visto como el 15% de los hostales cerraban sus puertas en los últimos dos años.

El consenso de los expertos consultados coincide en situar a Barcelona como la referencia en lo que a promoción turística se refiere, con un ente único de titularidad público-privada y cuyas líneas maestras las fijan los empresarios del sector. Los resultados de esta política hablan por sí solos: según cifras de Premier Tax Free, el 50% de las compras hechas por los extracomunitarios que visitaron España en 2012 fueron realizadas en Barcelona frente al 34% de Madrid. Según datos de las emisoras de tarjetas de crédito, los turistas que emplearon este medio de pago dejaron 2.384 millones en la Ciudad Condal, frente a los 1.052 millones que se quedaron en Madrid.

Si Barcelona 92 cambió la cara de la ciudad, los Juegos de 2020 podrían hacer lo mismo con Madrid. Aún así, empresarios, hoteleros y comerciantes de la capital, advierten de que, con o sin Juegos, la ciudad tendrá que recuperar un lugar en el mapa del turismo mundial.