Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CULTURA LGTBQ

Salvemos Berkana

La crisis y los cambios de hábitos amenazan a una librería, referente de la cultura LGTBQ en España

En 1993 Mili Hernández, una de las fundadoras de la librería Berkana, recibió una llamada de Galicia. Al otro lado del teléfono una mujer, casada y con hijos, amenazaba con quitarse la vida. Había descubierto que era lesbiana y desesperada buscaba respuestas. Por aquel entonces, pocos lugares ofrecían respuesta a la inquietud de la mujer. Berkana, la primera librería de temática gay y lésbica fundada en España ese mismo año, era uno de ellos.

Mili Hernández (izquierda) y Mar de Griñó, propietarias de Berkana, ayer a la puerta de su librería. Ampliar foto
Mili Hernández (izquierda) y Mar de Griñó, propietarias de Berkana, ayer a la puerta de su librería.

“Berkana ha sido, desde sus inicios, mucho más que una librería”, explica Mili Hernández, “ha sido una herramienta para personas con problemas para aceptar su sexualidad”. “Un espacio para resolver dudas que en muchos casos ha salvado vidas”, añade. Aquella mujer de Galicia nunca llegó a suicidarse. Hace dos días, Mar de Griñó y Mili Hernández anunciaban, a través de la página web de su negocio, que la librería, especializada en temática LGTBQ (lésbica, gay, transexual, bisexual y queer —un apelativo a lo diferente que no se encasilla en las categorías anteriores—), atraviesa una situación complicada y que podrían verse obligadas a cerrarla.

La crisis económica, la aparición de vendedores por Internet como Amazon, la piratería o los cambios en los hábitos culturales de la comunidad LGTBQ son algunos de los factores que han ido mermando los ingresos de la librería en los últimos años. “Hemos ido devolviendo reveses como hemos podido, invirtiendo nuestros ahorros, pidiendo créditos… todo por mantenerla abierta”, explica entre lágrimas Hernández.

Las madres de Berkana han hecho un llamamiento y la respuesta no se ha hecho esperar. “Jamás habíamos recibido 15 pedidos de fuera de Madrid en una hora”, cuenta Hernández. También han iniciado una campaña de crowfunding (Salvemos Berkana, en la plataforma GoFundMe). El dinero recibido será para pagar el alquiler del local.

Situada en el número 62 de la calle Hortaleza, en Chueca, Berkana nació en un momento donde la comunidad LGTBQ era prácticamente invisible y cuya vida social era relegada a la noche. Sin embargo, la apertura de un negocio diurno como una librería, supuso un gran avance para la normalización del colectivo. “Berkana nos enseñó que era posible expresarse a la luz del día, sin esconderse ni avergonzarse; demostró que la cultura LGTB podía formar parte de la ciudad”, explica el presidente de FELGTB, Jesús Generelo. En poco tiempo se convirtió en una referencia. “Chueca surgió en torno a Berkana; su presencia ha significado mucho en la consecución de los derechos del colectivo. No podemos permitir que desaparezca”, dice Hernández.

Su gran catálogo de libros abarca todos los aspectos de la temática gay, lésbica y transexual en un inmenso abanico de géneros como ficción, ensayo, poesía, biografía, cómic, infantil, educación, fotografía o cine. Según su cofundadora “el 80% de los títulos que alberga Berkana no pueden encontrarse en cualquier librería”. “Si cerramos, la perdida cultural sería inmensa”, añade Hernández, que cree que la literatura gay, lésbica y transexual ha hecho muchísimo por la sociedad en general y considera necesario que, ante su posible cierre, las bibliotecas públicas tengan una sección LGTBQ.

“Sería una tragedia que un referente de activismo como Berkana cerrase precisamente el año que celebramos el cuarenta aniversario del movimiento”, advierte el presidente de FELGTB. Y añade: “Vamos a hacer todo lo posible para evitar su cierre”.