Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

PDeCAT y Esquerra no repetirán coalición en las próximas elecciones

La preparación del referéndum independentista ha elevado la tensión entre ambos partidos, que competirán por la Generalitat

Oriol Junqueras, junto a Carles Puigdemont.
Oriol Junqueras, junto a Carles Puigdemont.

La desconfianza mutua que el PDeCAT (la antigua Convergència) y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) se tienen desde hace meses les llevará a no repetir la coalición de Junts pel Sí con la que se presentaron a las elecciones catalanas de 2015. Es un secreto a voces en Cataluña, pero ayer lo verbalizó Anna Simó, secretaria primera del Parlament y dirigente de ERC, justo en un momento en que el PDeCAT no tiene candidato para la Generalitat y aumenta la tensión entre ambas formaciones por la preparación del referéndum de secesión. 

Esquerra anuncia desde hace meses que irá sola a las próximas elecciones catalanas, para malestar del PDeCAT. Y ayer volvió a insistir en ello Anna Simó, diputada republicana. En su opinión, el “compromiso” entre ambos partidos para esta legislatura es “culminarla con el referéndum” de independencia.

La principal responsabilidad en la organización de esa consulta —que Puigdemont se comprometió a celebrar a finales de septiembre, como tarde, y que el Tribunal Constitucional ya ha dicho que sería ilegal— corresponde a Junqueras, en tanto que vicepresidente de la Generalitat. El líder de ERC asegura que “está todo a punto” para hacer posible la gran promesa del independentismo, pero desde el PDeCAT se recuerda que no se han iniciado los preparativos más importantes. Entre otros, la organización del sistema informático y la coordinación institucional, porque sin la colaboración de los Ayuntamientos para que cedan sus locales el referéndum es inviable.

Junqueras: “El primer paso es la república”

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) volvió a convocar ayer a su cúpula para conmemorar el vigésimo aniversario de la Fundación Josep Irla, el think tank del partido. Fue otro acto atípico, sin banderas esteladas (independentistas) ni la clásica decoración de un mitin político, sino con libros por los suelos y en la sala noble de la Escuela Industrial de Barcelona. Entre los oradores estaba el filósofo Josep Ramoneda.

El presidente del partido, Oriol Junqueras, afirmó: “Con cultura y amor superaremos los retos, pero nada justifica más nuestra implicación que hacer un mundo mejor para los nuestros”. En otro momento reclamó a los suyos concentrarse en “todos los retos” que se avecinan para los próximos meses y añadió que el primero de los pasos a dar es lograr “la república catalana”.

Tampoco se ha empezado a diseñar un plan de seguridad, ni se ha hablado con los sindicatos para explorar una fecha, pues se supone que los funcionarios deberían implicarse en ese referéndum y no dejarlo en manos de voluntarios, como la Generalitat sostiene que hizo con la consulta del 9-N de 2014.

Y después hay una serie de acuerdos imprescindibles para materializar el referéndum que tendrían que resolverse por concurso público y que tampoco se han tramitado aún: desde la compra o contratación de las urnas —las del 9-N, de cartón, las hicieron los presos catalanes en sus talleres— hasta la campaña institucional de publicidad.

Ejemplo de esa improvisación en la que se parece actuar, fuentes del PDeCAT destacan que desde la vicepresidencia de la Generalitat, en manos de ERC, se ha consultado hace apenas un mes a antiguos altos cargos del anterior Gobierno que estuvieron muy implicados en la organización del 9-N. “No están haciendo nada”, zanjan, y culpan a ERC de pensar más en las elecciones que se convocarán previsiblemente cuando se suspenda el referéndum que no en su organización, aunque finalmente no pudiera celebrarse. El partido de Junqueras aparece como vencedor en todos los sondeos electorales, mientras que el PDeCAT se hunde.

El discurso oficial de Junqueras es otro: que se está trabajando para tener “una amplia caja de herramientas”, legales y políticas, y que, llegado el momento, se emplearán las más apropiadas, también en función de la respuesta del Gobierno del PP.

Agencia Tributaria

Si el referéndum es importante en la estrategia independentista no lo es menos la creación de la Agencia Tributaria Catalana, también en manos de Junqueras como consejero de Economía. Esquerra ha explicado, en ocasiones sin discreción, que cuando llegaron al departamento no se había puesto en marcha ninguna actuación por parte del antecesor, Andreu Mas-Colell, en el último gobierno de Artur Mas.

El último episodio que ha enrarecido la relación entre ambos partidos es el nombramiento de Vicent Sanchis como director de TV3. Esquerra no lo ha criticado en público, pero el rechazo que mostraron en su grupo de whatsappel lunes los diputados de ERC revela el malestar por el nombre de Sanchis, muy próximo a Convergència.