Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imaz atribuye los resultados de Repsol a la competitividad y a reducir costes

El consejero delegado de la petrolera apuesta por incorporar la energía renovable para mejorar la industria

Josu Jon Imaz, este viernes en San Sebastián antes de dar una conferencia.
Josu Jon Imaz, este viernes en San Sebastián antes de dar una conferencia.

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha asegurado hoy que la empresa ha "aprendido" a trasladar a su interior la "competitividad" de la industria, lo que le ha permitido una reducción de costes de 1.600 millones que "están detrás de una parte importante" de los resultados del grupo.

La petrolera española Repsol firmó en 2016 su mayor beneficio neto en cuatro años -1.736 millones de euros- y logró recortar su deuda neta un 32%, hasta 8.144 millones, gracias a la contención de inversiones y a programas de eficiencia puestos en marcha para afrontar la caída de los precios del crudo.

El consejero delegado de la petrolera ha impartido este viernes una conferencia sobre la energía como invitado al IV Foro Empresarial Gipuzkoa celebrado en la Cámara de Comercio guipuzcoana que ha reunido a una amplia representación del mundo empresarial y político vasco.

Imaz, ha considerado que "apostar tecnológicamente" por la energía renovable, aunque ha resaltado que "hay que ir incorporando estas fuentes de energía a medida que van cumpliendo determinados estándares de competitividad" porque, a su juicio, "si no, estaremos lastrando a los consumidores y lastrando la competitividad de la industria".

Ha recordado que en los dos últimos años Repsol inició un "fortísimo" programa de reducción de costes con el objetivo de reducir 1.100 millones de euros en 2016, un reto en el que "se ha pasado de frenada" al alcanzar una disminución de 1.600 millones.

Para ello la compañía "aprendió de la industria que tiene alrededor" e incorporó "innovación" y grupos de ingeniería en las refinerías que analizaban "qué se podía mejorar". Así fueron estudiadas "todas y cada una de las operaciones" industriales, ha explicado Imaz quien ha reconocido que el refino ha pasado "años complejos y ha tenido que estar absolutamente volcado en la eficiencia de las inversiones".

Además de estas iniciativas, Repsol incorporó a su gestión decisiones "contracíclicas", ha agregado. Cuando en 2008 y 2009 la industria "se estaba cayendo", "nadie invertía" en Europa y los competidores "reducían fuertemente las inversiones" y abandonaban el refino, Repsol "apostó por invertir 4.000 millones de euros en las refinerías de Cartagena y Petronor".

Imaz ha asegurado que se tomó esta determinación porque "creen" en el modelo industrial y Repsol no es una empresa "que apuesta por el fácil pelotazo financiero". Durante la crisis Repsol "ha fortalecido la empresa industrial en España", ha apostillado.

Asimismo aprovechó la caída del precio del crudo para "duplicar" su producción e invertir en la compañía canadiense Talisman, que ha permitido la "migración de petróleo al gas" y le ha dotado de un entorno geopolítico a la compañía "más estable".