Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jurado descarta llevar a la final el plan más votado para plaza de España

Los empadronados mayores de 16 años podrán participar en febrero en la primera consulta organizada por Carmena

La propuesta 'Welcome mother Nature'. AYUNTAMIENTO DE MADRID

El Ayuntamiento de Madrid desveló este martes los dos proyectos de remodelación de la plaza de España que competirán en la final de la primera consulta ciudadana organizada por la alcaldesa, Manuela Carmena. La comisión técnica del Consistorio descartó en su criba el proyecto más votado por los ciudadanos en las fases preliminares (Pradera urbana) y eligió al tercero y al décimo. Entre el 13 y el 19 de febrero podrán emitir su voto 2,7 millones de madrileños empadronados y mayores de 16 años. El gasto de la consulta, que no exige quórum, oscilará entre los 100.000 y 600.000 euros, según la participación.

Los madrileños comenzaron a recibir ayer la papeleta de votación para participar en la primera consulta ciudadana de la era de Carmena. En ella se elegirá el proyecto de remodelación de la plaza de España, por el que compiten dos diseños, titulados Welcome mother Nature, good bye Mr. Ford y Un paseo por la cornisa. Ambos pretenden incrementar la vegetación y abrir un espacio urbano peatonal, de paso y de estancia, disminuyendo el tráfico y ampliando carriles bici.

Pero también difieren en varios aspectos. El primer proyecto, Welcome mother Nature, good bye Mr. Ford, diseña un corredor verde entre el Palacio Real, Madrid Río y el Templo de Debod a través de la prolongación del túnel de Bailén. Mantiene el arbolado existente, pero prevé modificar, entre otras cosas, la dirección de la estatua del Quijote (que miraría hacia la Gran Vía), además de crear jardines de olivos y de magnolias.

El proyecto 'Un paseo por la cornisa' de la Plaza de España. Ayuntamiento de Madrid

El segundo aboga por una plaza diáfana —manteniendo la estatua del Quijote y su fuente— y sin barreras, con más árboles y más sombras. También quiere crear un corredor verde, pero propone diversificar el número de usos actuales en la plaza a través de puntos de actividad colocados sobre las praderas: "Gradas, escenarios urbanos, puntos de agua, zonas para tertulias, tumbonas, microplayas, puntos de ocio para todas las edades (niños, fitness, skate, baloncesto), estanques, terrazas, quioscos, etcétera", según reza la memoria del proyecto.

En octubre, en la última votación sobre el futuro de la plaza de España, participaron 7.600 ciudadanos, que, junto a una comisión técnica formada por miembros del gobierno municipal y arquitectos, designaron cinco proyectos semifinalistas. Sin embargo, los dos diseños entre los que los ciudadanos votarán en febrero han sido seleccionados únicamente por representantes del Consistorio y miembros del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid y del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Madrid, que han valorado los planteamientos más adecuados para el entorno.

Este jurado técnico ha decidido descartar el proyecto más votado por los ciudadanos. En concreto, el diseño Pradera urbana, que fue el más respaldado (903 votos), no llega a la final. Planteaba crear un bosque de hamacas y zonas de picnic. Pasan en cambio a la última fase Welcome mother Nature, good bye Mr. Ford, que cosechó 401 votos, y Un paseo por la cornisa, con tan solo 170.

Para la elección de los dos finalistas, los miembros de este jurado han tenido en cuenta la adecuación al paisaje, la viabilidad técnica, urbanística y económica, y los criterios relativos a la eficiencia energética, social y ambiental, además de las condiciones del pliego del concurso, que fue elaborado sobre la base de una primera consulta.

El concejal de Participación Ciudadana, Pablo Soto, que pilota la consulta con el edil de Urbanismo, José Manuel Calvo, cifró en 100.000 votos el nivel de participación aceptable. Hasta ahora, en el proceso participativo de la plaza de España —algo inédito en la capital— se han involucrado más de 30.000 personas. Se trata, aproximadamente, del 1% del censo. Una cifra que desde el Consistorio consideran "escasa" pero aceptable.

En febrero también se votarán un plan de 14 puntos para hacer Madrid 100% sostenible y una proposición de billete único para el transporte público, cuya competencia corresponde al Consorcio Regional de Transportes, controlado por la Comunidad de Madrid. Los madrileños podrán votar tanto por Internet como presencialmente en urnas, o por correo postal con papeletas que se podrán enviar con sobres prefranqueados.

Más información