Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta incluye en un plan la lucha contra el ciberacoso de adultos a alumnos

La Consejería de Educación andaluza diseña los pasos para gestionar abusos por las redes

Evitar resquicios que permitan que un menor sea acosado por un compañero o por un adulto a través de las nuevas tecnologías. Es el objetivo de la Consejería de Educación andaluza, que ha creado un protocolo específico de actuación en centros educativos para situaciones de ciberacoso. Entre las novedades, se establece una ruta de coordinación para luchar contra los acosadores adultos. "El protocolo contempla la gestión tanto entre propios compañeros como de adultos que se hacen pasar por alumnos en las redes", ha dicho la consejera del ramo, Adelaida de la Calle, durante la presentación de la medida en Sevilla al grupo multidisciplinar de expertos que ha trabajado en su diseño durante un año. 

En relación con el acoso ejercido por los adultos se detalla en el texto el grooming o establecimiento de una relación de amistad o un vínculo afectivo con un menor utilizando una identidad falsa, "normalmente con una finalidad sexual explícita o implícita", se lee en el documento aprobado, en el que se detallan instrucciones de prevención, y los pasos ante la sospecha o evidencia de que un alumno pueda ser víctima. "La dirección del centro debe poner el caso en conocimiento de la inspección educativa, que deberá asesorar sobre los pasos a seguir, y trasladar la información disponible al padre, la madre o representantes legales del menor o la menor, recordando la obligación de denunciar el caso ante la Fiscalía o las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Sin perjuicio del deber legal de poner en conocimiento de la autoridad judicial un delito público, que tiene cualquier ciudadano o Administración, máxime cuando se trata de menores de edad", describe el texto.

Entre las novedades, que se suman al protocolo sobre acoso aprobado en 2011, la consejera ha destacado también la inclusión de un equipo provincial, integrado por el jefe de orientación educativa, un inspector educativo, el gabinete de asesoramiento sobre la convivencia escolar y la igualdad y un representante del equipo de orientación, para gestionar los casos. "No lo hacemos en soledad, ya que a nivel provincial se ha generado también un grupo en el que se actúa para coordinar todas la acciones, lo que hace que cuando se presenta un caso se pueda actuar a todos los niveles", ha dicho De la Calle sobre este plan, que será de aplicación en todos los centros docentes sostenidos con fondos públicos, a excepción de las universidades.

El presidente de la Confederación Andaluza de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Confedampa), José Manuel Nieto, ha pedido por su parte más agilidad en la aplicación del protocolo de 2011. "Pedimos que se lleve a la práctica con una intervención rápida sobre el problema. Es un protocolo burócrata y que se dilata en el tiempo, donde el afectado puede verse expuesto a la convivencia con los acosadores durante un tiempo", ha criticado.

Más información