Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos dicen que las urgencias viven una situación de “guerra”

CatSalut admite que los servicios atraviesan un momento de “mucha intensidad”

Los servicios de urgencias del Hospital de Bellvitge en una foto de archivo.
Los servicios de urgencias del Hospital de Bellvitge en una foto de archivo.

La epidemia de gripe en Cataluña ha llenado durante los últimos días los servicios de urgencia de los hospitales catalanes y ha obligado a algunos centros a habilitar más camas para atender a los pacientes. El secretario general del sindicato, Josep Maria Puig, ha denunciado que los profesionales “están trabajando como si estuvieran en una guerra". La directora d'Atenció Sanitària del Servei Català de Salut (CatSalut), Cristina Nadal, ha admitido que los servicios de urgencias atraviesan un momento de “mucha intensidad” aunque ha negado que la situación fuera de “colapso”. Según el CatSalut, la congestión puede alargarse hasta tres semanas más. 

Metges de Catalunya ha detectado esta situación en el Hospital Josep Trueta de Girona, el Joan XXIII de Tarragona, el Vall d'Hebron y el Hospital del Mar de Barcelona, el Parc Taulí de Sabadell, el de Mataró y el de Terrassa. Tras recoger datos de estos centros, el sindicato ha asegurado que se estaba atendiendo a pacientes en los pasillos y que algunos llevaban “hasta 12 horas” esperando para ser trasladados a planta.

El Hospital Vall d’Hebrón habilitó entre esta semana y la pasada 10 camas del servicio de traumatología para atender a pacientes con dolencias genéricas, aunque dicha medida “no ha ocasionado que ningún paciente del servicio de traumatología se haya quedado sin cama”, han explicado fuentes del hospital.

Durante esta mañana de miércoles, 63 pacientes del Vall d’Hebrón estaban pendientes de ser dados de alta o ser derivados a otros hospitales. El portavoz de este hospital ha informado de que la afluencia de pacientes se ha disparado casi un 40% el lunes respecto a la media de este centro (295 urgencias diarias), cuando se atendieron 404 personas. El martes, los pacientes atendidos bajaron a 344.

Sin previsión de traslados

Sobre el aumento de derivaciones a otros centros hospitalarios, Nadal ha explicado que este tipo de medidas “son habituales cada año”, y que no existe una previsión exacta de cuánto pueden aumentar dichos traslados durante las semanas de gripe. Otros usuarios consultados han explicado que durante esta mañana algunos pacientes han sido atendidos en los pasillos, aunque la situación había mejorado considerablemente por la tarde.

Otro de los hospitales que se vio obligado a tomar medidas es el Hospital de Bellvitge, que abrió 12 nuevas camas la semana pasada. Si la media de atención en urgencias del hospital es de 290 pacientes al día, estos días han llegado a 360, han explicado fuentes del hospital. El Parc Taulí también habilitó 15 más el pasado martes.

Para este año, el Departamento de Salud aumentó en un millón de euros el plan integral de urgencias de Cataluña respecto al año pasado para descongestionar las urgencias. Nadal ha matizado que la congestión que se está viviendo estos días en los hospitales catalanes “no es más grave que la de otros años” y que la situación se puede alargar hasta tres semanas más, cuando la epidemia de gripe empiece a bajar. 

El sindicato denuncia que esta situación “no viene de ahora” y que, a su juicio, se explica por los recortes que se han producido en Cataluña durante los últimos años. “Desde 2010, se han cerrado 1.200 camas”, explicaron fuentes sindicales. La portavoz parlamentaria del PSC sobre Salud, Assumpta Escarp, ha asegurado este miércoles que “el colapso de las urgencias evidencia que hay que recuperar camas en los hospitales”.