Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atriles integradores en San Sebastián

19 personas con discapacidad intelectual tocarán con la Orquesta de Euskadi en un alegato por la integración

Discapacitados intelectuales en un ensayo en San Sebastián.

El cuatro de febrero es la cita. 19 personas con discapacidad intelectual se sentarán junto a los músicos de la Orquesta Sinfónica de Euskadi en el Kursaal de San Sebastián, cada uno con su instrumento, para interpretar una partitura escrita por Emilio Aragón con el objetivo de mostrar el poder integrador de la música. El programa se denomina "Mosaico de sonidos", y en ella participan 14 orquestas españolas que han aceptado incluir entre sus músicos a personas con diversos grados de discapacidad para tocar "La flor más grande del mundo", inspirada en el cuento del mismo nombre de José Saramago. Algunos de ellos tenían conocimientos de música. Otros han comenzado desde cero. "Es conmovedor escucharles" explica Mikel Cañada, el coordinador del proyecto a nivel nacional

El proyecto "Mosaico de sonidos" nació de la colaboración entre la OSE y la Federación Vasca de Asociaciones de Personas con Discapacidad Intelectual o del Desarrollo (FEVAS) y ha ido creciendo desde 2009. Tras los primeros talleres en Bilbao y San Sebastián se puso en marcha la iniciativa a través de la Asociación Española de Orquestas Sinfónicas (AEOS), la Confederación Plena Inclusión y la Fundación BBVA. A lo largo de 2015 se llevó a cabo la primera fase consistente en definir los músicos de la OSE que participarían en las actividades de los talleres de creación sonora.

El pasado mes de enero comenzó el trabajo con las 19 personas con diversidad funcional pertenecientes a las asociaciones Aspace, Gautena y Uliazpi. Tan solo tres cuentan con conocimientos musicales de piano o acordeón, pero el resto han partido de cero. Una vez por semana durante tres horas se han reunido para "explorar" en un primer momento cuál es el instrumento que más se ajusta a cada uno de ellos con el objeto de crear "un lazo entre las personas y la música", ha explicado esta mañana Cañada.

Improvisación

De la colaboración y de las improvisaciones han nacido unas "micropiezas" con maracas, palos de lluvia, triángulos, tambores, triángulos o xilófonos que se intercalarán entre los pasajes de la obra de Emilio Aragón. A partir del 24 de enero comenzarán los ensayos con el conjunto de la orquesta y el día del concierto tocarán todos mezclados esas pequeñas improvisaciones que se fundirán en "La flor más grande del mundo".

Cada taller ha funcionado como un estímulo para estas personas que desde que tuvieron el calendario con las fechas de los talleres estaban deseosos de tomar parte en ellos, ha agregado. El concierto podrá ser escuchado además la semana previa al concierto especial del 4 de febrero dentro del programa de abono, ya que es "importante" que esta experiencia "atrevida" y "conmovedora" se incluya en el quehacer normal de la orquesta, ha señalado el director general de la OSE, Oriol Roch.