Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere una niña de 12 años tras un coma etílico en una fiesta de Halloween

La menor se desmayó cuando estaba con unos amigos en un parque de San Martín de la Vega

Una niña de 12 años falleció el martes en el hospital Doce de Octubre de Madrid tras sufrir un coma etílico mientras participaba en un botellón durante las celebraciones de Halloween, la noche del pasado viernes. La menor ingresó en parada cardiorrespiratoria en el centro de salud de San Martín de la Vega (20.000 habitantes, a 30 kilómetros de la capital), de la que pudo ser reanimada por los sanitarios. Estuvo en coma hasta que murió.

La niña y sus amigos fueron a un descampado cercano a una nave industrial dedicada a la fruta, un lugar retirado del centro de la localidad y del lugar donde vivía con sus padres. Allí hicieron botellón. Alrededor de las once de la noche, cayó desplomada por lo que sus amigos la trasladaron al centro de salud, donde se personaron la Guardia Civil y la Policía Municipal.

En el ambulatorio la atendieron los sanitarios que estaban de guardia, pero entró en parada cardiorrespiratoria. Los facultativos avisaron a una UVI móvil del Servicio de Urgencias Médicas de la Comunidad de Madrid (Summa), cuyos responsables iniciaron las labores de reanimación cardiopulmonar. Al final pudieron revertir la parada y la trasladaron, con pronóstico muy grave, al servicio de urgencias del Doce de Octubre, en la capital.

La menor estuvo en coma hasta el martes, cuando falleció. Su cuerpo fue trasladado al Instituto Anatómico Forense, donde se le practicó la autopsia para determinar las lesiones exactas causadas por el alcohol. Este jueves ha sido inhumada, tras ser velada en localidad. Un juzgado de la plaza de Castilla ha abierto diligencias previas para esclarecer lo que ha ocurrido y para determinar si se cometió algún delito. Fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid explicaron que no se les había requerido para hacer ninguna investigación. La Guardia Civil, a cuya demarcación corresponde San Martín de la Vega, ha iniciado las primeras averiguaciones, entre ellas recabar los datos de los que acudieron al botellón.

La menor tenía la nacionalidad polaca, aunque siempre había vivido en España. Sus padres llegaron hace 18 años y siempre habían residido en la casa que tienen en el barrio del Quiñón, en la zona sur de San Martín de la Vega. “Tenía una hermana mayor, pero no salía con ella. Cada una tenía su propio grupo de amigos. No tenemos ni idea de lo que pudo pasar”, explicó el padre.
La fallecida estudiaba en el instituto Anselmo Lorenzo de la localidad. Sus responsables meditaban este jueves si convocar cinco minutos de silencio en señal de duelo. Los vecinos de la zona donde residía explicaron que era frecuente verla por la calle jugando con otros niños y que nunca se metía en problemas. “Se juntaba con todo el mundo y solía estar en los parques infantiles que hay delante de su casa con varios amigos. Por aquí no se la vio hacer botellón ni nada similar”, afirmó un joven vecino.

“Algunos van diciendo que se bebió dos botellas de whisky o de ron, pero son meras especulaciones. Los que estuvieron con ella no han querido hablar porque están destrozados con todo lo que ha pasado”, declaró otro muchacho del barrio. Sus vecinos también señalaron que el padre tiene una empresa de construcción y de reformas y que jamás se ha metido en problemas, al igual que la madre, que también trabaja fuera de casa.

Más información