Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía y los cerrajeros alertan del incremento de robos en pisos

Los profesionales piden a los Ayuntamientos que prohíban las pegatinas de publicidad de su sector

Ampliar foto
Un cerrajero cambia la cerradura de una puerta en un piso asaltado este fin de semana.

Un total de 7.845 familias madrileñas han sufrido el robo con fuerza en su vivienda en el primer semestre del año. Este dato supone que la región ha registrado una subida del 4,6% en este tipo de delito con respecto al mismo periodo de 2015, según se desprende de la estadística del Ministerio del Interior. La policía ha hecho públicos unos consejos, mientras que los cerrajeros han pedido a los Ayuntamientos que prohíban las pegatinas de publicidad de su sector. Estas ocultan muchas veces mafias dedicadas a conseguir duplicados de las llaves, con las que después entran en las casas sin causar destrozos.

Una subida del 4,6% en el primer semestre

Los robos con fuerza en domicilios han subido un 4,6% en los seis primeros meses del año, al pasar de 7.500 casos en este periodo en 2015 a 7.845 en el actual, según la estadística del Ministerio del Interior. En la ciudad de Madrid, el incremento ha sido del 9% (de 3.442 a 3.751).

El municipio de más de 50.000 habitantes en el que más han crecido los robos es Alcorcón, con un incremento del 124,3% (157 denuncias en el primer semestre de 2016 frente a los 70 del año pasado). Le siguen Aranjuez, con un 100% de subida (68 frente a 34), y Pozuelo (un 58,7%; 100 casos frente a 63 en 2015).

Algunos municipios han roto la tendencia. En Collado Villalba han descendido un 26,1% (de 142 a 105 denuncias), mientras que en Rivas la bajada ha sido del 20,2% (de 119 a 95).

Los robos con fuerza en pisos ha sido el delito que más ha subido en la región en los seis primeros meses del año, salvo los homicidios. Estos se han triplicado al pasar de 7 a 22. Eso sí, el primer semestre de 2015 fue atípico, ya que se registró un número anormalmente bajo de muertes violentas, según reconocen fuentes policiales. La capital es con diferencia la que se ha sufrido el mayor número de denuncias, con cerca del 48% del total (3.751 casos).

Fuentes policiales explicaron ayer que la mayor actividad delincuencial proviene de bandas especializadas procedentes de Georgia y de Rumanía, que controlan muy bien esta técnica de robo. En lo que va de año, los agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial han detenido a cerca de 600 personas por este delito, pero de poco les ha servido. Los jueces suelen dejarles en libertad con cargos, pendientes de juicio. “El problema es que, cuando llega la hora de celebre la vista, muchos se han marchado a sus países y ya no se les puede juzgar”, reconocen fuentes policiales.

Los agentes hacen cada vez atestados más completos e incluyen delitos aún más graves que el robo con fuerza, como asociación criminal y blanqueo de capitales. Pero ni siquiera eso les sirve. Los jueces les exigen que les detengan in fragranti o con el botín antes de venderlo. “Hacemos muchos controles en las casas de compra-venta de oro o en las fundiciones para vigilar qué piezas les entran y si tienen un origen legítimo. Se investiga mucho a los receptadores y ya se han hecho algunas operaciones contra estas personas dedicadas a comprar los objetos robados”, destacan fuentes policiales.

Bandas itinerantes

El problema también es que se trata de bandas itinerantes que van de una ciudad a otra y que no dejan de robar, lo que dificulta el trabajo de investigación de la policía. “Tenemos escuchas telefónicas en las que dicen a sus compatriotas: ‘Veníos para España que esto es un chollo”, reconoce un mando policial. Muchos de los arrestados son reincidentes.

La Federación Estatal de Cerrajeros (UCES, 2.000 profesionales) también ha alertado de los riesgos de tener cerraduras antiguas. Su presidente, Manuel Sánchez, calcula que el 80% de las cerraduras se han quedado “obsoletas”. La mitad de ellas tiene más de 30 años. “Hoy en día se han incrementado las tecnologías de manipulación y las herramientas para cometer estos delitos”, reconoce Sánchez. “La gente no suele cambiarla porque le funciona bien, pero no se da cuenta del riesgo que corre. Muchas veces basta con el cambio del bombillo”, añade el presidente.

Un riesgo sobre el que alerta Sánchez es la proliferación de pegatinas colocadas en todos los puntos de la ciudad en la que se ofertan servicios de 24 horas de cerrajeros. En algunos Ayuntamientos se ha prohibido ante el riesgo de que detrás de ellos haya bandas organizadas dedicadas a cambiar bombines y cerraduras y a quedarse con copias de las llaves. Estas luego las venden a grupos dedicados a robar viviendas. “Muchas veces la gente no se entera de que le han robado hasta que echa en falta alguna pertenencia”, añade el presidente.

Al igual que la policía, la UCES alerta de los testigos puestos en las puertas. Son pequeñas piezas de plástico casi invisibles que controla el ladrón. Si están varios días en la puerta de entrada, significa que la vivienda está vacía. Algunas policías locales han avisado a las comunidades de propietarios para que difundan su existencia entre los vecinos.

La policía aconseja girar la llave para evitar que se quede solo el resbalón y abran la puerta con una radiografía, llamar al 091 en caso de encontrar testigos en las puertas y en fotografiar y apuntar los números de serie de los objetos de valor. Así se puede facilitar las investigaciones.

Los profesionales piden un plan renove para el sector

La Federación Estatal de Cerrajeros (UCES) ha pedido al Ministerio del Interior y a la Comunidad de Madrid que ponga en marcha un plan renove de las cerraduras de la región. El objetivo es reducir el número de robos en pisos que se producen. Según el presidente de este colectivo, Manuel Sánchez, se debería emprender la misma política de protección que se hace con las calderas de las calefacciones y el cambio de ventanas para mejorar el aislamiento térmico.

“Este cambio es una inversión en seguridad y las autoridades deberían darse de la importancia que tiene”, afirma Sánchez. Este asegura que se han puesto en contacto con el Gobierno regional para estudiar posibles subvenciones oficiales, pero hasta la fecha no han recibido ninguna respuesta. Todavía están a la espera.

“La gente no se da cuenta de que, pese a que su cerradura funcione bien, ahora mismo existen sistemas y herramientas muy modernas para abrir las puertas sin necesidad de reventarlas, como ocurría antes”, declara el presidente de la UCES. Este también recomienda que no se deje este servicio a cualquier profesional. Antes de contratarlo, deberían asesorarse y para ello les basta entrar en su página web (www.uces.es) y ver si el profesional está acreditado.

Más información