Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres detenidos por cometer 26 delitos en un mes y medio

El grupo se había especializado en sucursales bancarias y en tiendas de telefonía

Sucursales bancarias y y tiendas de telefonía eran los establecimientos elegidos por un grupo delictivo desarticulado por la Policía Nacional en Madrid para cometer sus robos. Los arrestados habían formado una de las bandas más activas que operaban en la región. En apenas un mes y medio habían cometido 26 delitos, según ha informado esta mañana la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Para ello utilizaban vehículos de alta gama que habían sustraído previamente, a los que doblaban las placas de matrícula. En caso de ser sorprendidos no dudaban en intentar atropellar a los agentes.

El inicio de la actividad delictiva de este grupo comenzó en julio, cuando en menos de siete días cometieron cuatro atracos a bancos. Tres de ellos quedaron en tentativa, al frustrarse el robo. La forma de actuar siempre era la misma: los autores forzaban con picos y mazas las entradas de los locales de los bancos y una vez en su interior, y con las mismas herramientas, arrancaban de sus anclajes los dispensadores de efectivos.

En el robo consumado, los autores consiguieron sustraer un dispensador con 12.800 euros. En el resto de las ocasiones, su acción se vio frustrada por la rápida llegada al lugar de varias dotaciones policiales que impidieron el hecho delictivo. En una de las ocasiones, los detenidos embistieron con su vehículo a un radio-patrulla que llegó al lugar, teniendo que abandonarlo por los daños sufridos y huir en otro que les acompañaba para ejecutar la acción.

Tras varias gestiones, los agentes determinaron que el grupo criminal tenía una intensa actividad criminal. En apenas mes y medio estaban implicados en 26 hechos delictivos, llegando a cometer dos por noche o durante tres madrugadas consecutivas. Además de las sucursales bancarias, los arrestados también cometieron varios robos en tiendas de telefonía situadas en el interior de centros comerciales en los que, tras forzar el acceso principal, recorrían las galerías hasta llegar al local donde consumaban el robo. En una de sus acciones lograron sustraer material telefónico por valor de 71.000 euros.

Tras el análisis de todos los ilícitos penales, los agentes iniciaron un amplio dispositivo nocturno en las franjas horarias y en las posibles zonas de actuación del grupo criminal. Tras numerosas gestiones, los investigadores localizaron a los tres implicados en los robos y fueron detenidos. Todos ellos son conocidos por los investigadores por su participación en hechos similares.

Posteriormente, los policías nacionales registraron el domicilio y el garaje de uno de los detenidos así como tres vehículos implicados en los hechos. En total, los agentes localizaron numerosas herramientas que los arrestados utilizaban para cometer los robos como cizallas o destornilladores así como multitud de prendas que portaban en la comisión de los robos, como guantes, gorras o pasamontañas. Además, se localizó una llave “clonada” que correspondía a uno de los vehículos sustraídos y utilizado para la perpetración de los robos con fuerza.

Durante las investigaciones, han sido recuperas cinco vehículos sustraídos que ya han sido restituidos a sus legítimos dueños.

Más información