Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CUP avisa de que su veto a los Presupuestos es irrevocable

El Gobierno remitirá este jueves un documento a los anticapitalistas para desatascar el proyecto

Joan Garriga y Anna Gabriel (CUP), tras la reunión con Puigdemont.
Joan Garriga y Anna Gabriel (CUP), tras la reunión con Puigdemont. EFE

El Gobierno catalán intentará seducir esta semana a la CUP con nuevas propuestas para que retire su veto, que aseguran irrevocable, al proyecto de Presupuestos. El Departamento de Economía, dirigido por el republicano Oriol Junqueras, remitirá este jueves un documento a la formación anticapitalista en el que procurará recoger algunas de sus propuestas para que las cuentas contemplen una fiscalidad más progresiva y puedan superar el primer debate a la totalidad previsto para el día 8.

La apertura de esta negociación in extremis se ha consumado después de una hora de reunión en el Parlament entre el presidente Carles Puigdemont y el vicepresidente Junqueras con los diputados Anna Gabriel y Joan Garriga. Las conversaciones estaban destinadas a que la CUP levantara su veto y diera marcha atrás a su enmienda a la totalidad, pero la reunión ha finalizado sin acuerdo. El Ejecutivo, en cualquier caso, no piensa retirar el proyecto de ley de las cuentas como reivindican los anticapitalistas. En la sesión de control de esta mañana, Puigdemont ha defendido las cuentas por ser de carácter social y prever una inversión en este capítulo de más de 800 millones de euros respecto a los de 2015.

La situación está enrocada y difícilmente se podrá desatascar. Los dos diputados han alertado al Gobierno que “no tiene ningún sentido” someter a votación las cuentas porque “no prosperaran bajo ningún caso” –el resto de la oposición ha registrado también enmiendas a la totalidad- y han aconsejado al Ejecutivo que “las retiren y trabajen de forma negociada en una nueva propuesta”. En un comunicado, la CUP ha insistido que su decisión es “firme” y que dejen de especular con una posible retirada.

La CUP se opone radicalmente al proyecto porque sostiene que no es "rupturista" ni despliega la declaración del 9-N del proceso de inicio de declaración de independencia. El texto, afirman, no desobedece al Tribunal Constitucional al no incorporar los tributos anulados o suspendidos; porque no contemplan una política fiscal redistributiva y porque no revierten los recortes y las privatizaciones. Los anticapitalistas sostienen que cuando las cuentas superan un primer debate a la totalidad ya no se puede modificar ni las inversiones ni los gastos previstos –tampoco el traspaso de partidas entre departamentos- con lo cual entienden que es inútil discutirlos. La mecánica parlamentaria tampoco deja al Gobierno aplicar modificaciones de calado en un proyecto de ley ya en curso y en trámite parlamentario.

Nunca en la historia del Parlament unos presupuestos han sido devueltos al ejecutivo. Las cuentas de la Generalitat se pueden prorrogar de forma indefinida –ahora mismo están en vigor las de 2015- al ser de carácter garantista para avalar el funcionamiento de los servicios públicos y las nóminas de los funcionarios.