Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Junqueras ve “insostenible” el déficit y la CUP le pide que impague deuda

Los anticapitalistas piden subir impuestos a las clases altas ante la negociación de los Presupuestos

El vicepresidente y titular de Hacienda de la Generalitat, Oriol Junqueras, admitió ayer que pese a la recuperación de la economía el nivel del déficit público aún es “insostenible a medio plazo” por la falta de “suficientes ingresos”. Tras cinco años de recortes, Junqueras sugirió que la Generalitat cerró 2015 con un desfase superior al del año anterior (el 2,13% del PIB), en parte por una partida de 1.318 millones correspondiente a proyectos de obra pública financiados de forma extrapresupuestaria. El vicepresidente anunció que “los años de ajuste han pasado”, aunque apostilló: “En parte”. La CUP le pidió que una auditoría de la deuda para impagar la parte que los ciudadanos “crean innecesaria” y destinar esos fondos a políticas sociales.

Junqueras se estrenó ayer en el Parlament como titular de Economía y Hacienda esbozando las líneas maestras de unos Presupuestos que deberá negociar con sus socios de la CUP. Tras un tijeretazo en el gasto del 23% desde 2010, Junqueras sostuvo que este año se incrementará el gasto a través del fondo de políticas sociales y el plan de choque.

El vicepresidente admitió que en 2016 recibirá más recursos por la participación de la Generalitat en ingresos tributarios del Estado, pero dijo que estos serán “devorados” por el incremento salarial a los empleados públicos, el retorno de parte de la paga extra de 2012 y el plan de choque. Por ello, el titular de Economía apostó por “racionalizar” el gasto corriente, por ejemplo, agrupando la Administración en dos grandes campus y crear impuestos ambientales. El vicepresidente tampoco renunció a explorar una redistribución de los objetivos de déficit u obtener más recursos de un nuevo modelo de financiación con el próximo Gobierno central.

Ante el inminente inicio de las negociaciones para los Presupuestos, la CUP marcó perfil y propuso dos soluciones para obtener recursos que vayan a políticas sociales: aumentar impuestos a las clases altas y el “impago” de los créditos contraídos por la Generalitat que la población vea innecesarios. La portavoz de Economía de la formación, Eulàlia Reguant, pidió una “auditoría ciudadana” de la deuda para que la población conozca quiénes son los acreedores de la Generalitat y en qué condiciones prestan, y decida lo que considera innecesario devolver. Además, propuso elevar impuestos a las rentas más altas. “Tenemos margen y no lo aprovechamos ni parece que queramos”, lamentó.

Presión a la CUP

La propuesta del impago de la deuda llega justo cuando en el seno de la CUP toman fuerza de nuevo las voces críticas con el acuerdo firmado con Junts pel Sí (JpSí). Después de que el sábado Corrent Roig anunciara su salida del partido, ayer Endavant —el movimiento en el que milita la portavoz parlamentaria Anna Gabriel— reclamó una “revisión crítica” del acuerdo alcanzado con Junts pel Sí al considerar que la CUP ha aceptado cláusulas “destinadas exclusivamente a humillar” a los anticapitalistas. La presión también le llega por parte de JpSí. El expresidente de la Generalitat, Artur Mas, recordó ayer en Rac1 a los diputados de la CUP que el acuerdo de investidura de Carles Puigdemont les obliga a apoyar los Presupuestos.

También el portavoz de Catalunya Sí que es Pot (CSQP), Joan Coscubiela, se abrió a apoyar a Junqueras ante un eventual impago de la deuda. Sin embargo Junqueras rechazó de plano la posibilidad de dejar de devolver los préstamos a sus acreedores. “En ningún caso puedes hacer un impago unilateral cuando estás en situación de déficit”, atajó.

El vicepresidente sí afirmó, en cambio, que se convocará el grupo de trabajo previsto en el anexo de la declaración independentista del 9 de noviembre para renegociar los préstamos con la banca nacional y la financiación extrapresupuestaria. Junqueras planteó que dará batalla para renegociar las condiciones de los créditos Fondo de Liquidez Autonómico, que tiene más de la mitad de la deuda catalana. Los intereses de este año, recordó Junqueras, serán del 0,834%, “cuando el Estado se financia al 0,005%”, se quejó Junqueras.

La “inconcreción” del consejero con Sucesiones

La oposición, que arremetió contra Oriol Junqueras por “inconcreto”, insistió sobre sus planes para el Impuesto de Sucesiones y Patrimonio. PSC, CSQP y la CUP defendieron su revisión al alza y el PP abogó por suprimirlo. Junqueras, que hace apenas dos semanas se negó a subirlo, se limitó a expresar que existe un debate académico sobre si hay una doble imposición con estos tributos. “Hacer ese debate con la que está cayendo nos parece de juzgado de guardia”, dijo el diputado socialista Òscar Ordeig.

Más información