Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau descarta comprar el banco de Gràcia por su precio “desorbitado”

La plataforma Gràcia on vas se reúne esta tarde para tratar el desalojo y el concejal Garganté denunciará a los Mossos

Activistas del Banco Expropriado en Gràcia.

El Ayuntamiento de Barcelona se ha planteado comprar junto a las entidades de Gràcia el local del llamado Banco Expropiado para mantener su actividad, pero lo ha descartado y vuelve a la idea de ofrecer un local alternativo a los okupas. El concejal del distrito de Gràcia, Eloi Badia, ha explicado este martes que "se ha descartado la compra porque el precio es desorbitado". Badia ha aclarado que el empresario Manuel Bravo Solano ha pedido medio millón de euros, lo que pagó en su día.

El concejal ha precisado que la solución para mantener las actividades del Banco pasaría por "colectivizar" o "socializar" el espacio. "Que pudiera haber una iniciativa ciudadana que capitalizara la compra, con el Ayuntamiento con un papel que podría ser de avalador, tenemos que pensar nuevas fórmulas ante conflictos complejos, para que mantuviera su uso", ha dicho.

Badia no ha precisado qué entidades podrían estar interesadas en la compra. Esta tarde está prevista una reunión de "Gràcia, on vas?", la plataforma vecinal que lideró el proceso participativo paralelo a la redacción del Plan de Usos del distrito. La plataforma es plural y entre sus miembros figura la Asociación de Vecinos Vila de Gràcia.

El concejal de Gràcia, Eloi Badia, ha mantenido reuniones ayer y hoy con el dueño del Banco Expropiado de Gràcia, el empresario Manuel Bravo Solano, para intentar encontrar una salida a la crisis que vive el barrio barcelonés tras el desalojo, el lunes 23, del centro social ocupado hace cinco años. "No podemos permitirnos una escalada de incidentes y es importante que todos los actores sigamos dialogando", ha afirmado Badia.

Ayer, la alcaldesa Ada Colau apuntó que la solución podría estar cerca, y al explicar que esta pasa por hablar con todos los actores implicados, incluyó también al propietario. En una vuelta de tuerca, la tercera teniente de alcalde, Laia Ortiz, ha afirmado a primera hora de esta mañana que si el consistorio pacta un "precio razonable, comprar podría ser la solución". Unas palabras que han acabado resultando efímeras, pero que han provocado que, durante un debate de portavoces en BTV, la oposición se criticara duramente a Ortiz por la eventualidad de gastar dinero público para resolver la crisis tras criticar a Trias por haber pagado el alquiler a los okupas.

El empresario Manuel Bravo Solano es el principal enemigo del colectivo de la antigua sucursal bancaria, que considera la historia del local un ejemplo de las nefastas consecuencias del estallido de la burbuja inmobiliaria. Se trata de un local en la Travesserade Gràcia que había sido una oficina de Caixa Tarragona, que fue absorbida por Catalunya Caixa (rescatada con dinero público) y posteriormente esta lo vendió a Antartic Vintage, la empresa de Bravo.

En relación a los disturbios que se registraron durante tres noches de la semana pasada y el domingo a mediodía, la diputada de la CUP en el Parlament Eulàlia Reguant ha lamentado que hay unos 100 manifestantes heridos en las protestas que "no han sido contabilizados". Quien sí denunciará esta mañana la agresión sufrida será el concejal de la formación asamblearia en el Ayuntamiento, Josep Garganté