Uno de los heridos: “El autobús ha zigzagueado antes de estrellarse”

Dennis, holandés de 23 años, viajaba en el autobús accidentado en Freginals

Miembros del personal de emergencias en el lugar del accidente del autobús de Tarragona. Josep Lluís Sellart

Dennis tiene 23 años, es holandés de Leiden y y viajaba en el autobús siniestrado en Freginals, en el que 13 personas han fallecido. Dennis está realizando lo que él define como "internship", las prácticas, en Barcelona. "Yo ya no estudio", explica, pero se apuntó a la excursión de universitarios hacia Valencia.

Dennis, de abundante pelo ensortijado, aparenta estar tranquilo. Descansa en un rincón apartado del jardin del Hotel Corona de Tortosa, en el que la Generalitat atiende a los heridos más leves y a los familiares de las víctimas, mientras dos de sus compañeros de viaje, un griego y un chico que viste unos pantalones llenos de sangre reseca y que no desea hablar, fuman. Dennis cuenta que recuerda las maniobras zigzagueantes que ha hecho el autobús antes de estrellarse. "Ha ido de un lado a otro" indica mientras mueve las manos a modo de explicación. "Después del golpe todo fueron gritos y pánico". El joven holandés explica que, tras el choque, han estado "más de dos horas" en el lugar del accidente antes de que les hayan trasladado.

Victor Manuel Pano Torres tiene 21 años. Es mexicano, natural de Guerrero, y también viajaba en el autobús. "No recuerdo nada, iba dormido y me despertó el choque", explica en el hotel de Tortosa en el que la Generalitat atiende a los heridos más leves y a los familiares de las víctimas. Víctor Manuel lleva un collarín para proteger sus cervicales y cojea visiblemente al andar, pero no tiene heridas graves. Aturdido y asustado, solo atina a explicar que su amigo Hans, peruano, iba delante de él. "Está bien", celebra.

Estudiante de Administración y Dirección de Empresas, el mexicano cursa el segundo semestre en la Universidad de Barcelona. Llegó el 25 de enero y tiene previsto quedarse hasta finales de junio. Quería conocer Valencia en días de fallas. Después de toda la noche de fiesta, recuerda que se montó en el autobús alrededor de las 4 de la madrugada. No puede precisar quien iba sentado a su lado. Víctor Manuel ha contactado con su familia para contarles la tragedia. "Vía texto, por la diferencia horaria en casa están acostados y no quería despertarles".

Otro de los viajeros accidentados es un joven japonés de 21 años que había emprendido el viaje con un amigo y, por tanto, no es un estudiante Erasmus. "Estoy pasando unos días de vacaciones y he ido a Valencia con un amigo que estudia en la Universidad de Barcelona", ha explicado. Sobre el accidente ha dicho: "Todo ha sucedido en un momento". El joven ha sido atendido por los equipos de apoyo psicológico, que le han recomendado que no hablara con los medios.

Un total de ocho heridos del accidente de autobús  han sido trasladados al hospital Verge de la Cinta, en la localidad de Tortosa. En el caso de cuatro de ellos el pronóstico es grave. En concreto, uno de ellos está siendo operado en estos momentos, mientras que otro se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). El pronóstico de los otros cuatro pacientes es leve.

Los familiares, en estos casos de víctimas españolas, han ido llegando en cuentagotas hasta este recinto sanitario, pero todavía son pocos a estas horas de la mañana. Desde la dirección del hospital están en coordinación con Protección Civil para elaborar un listado de los heridos, pero por el momento no se han facilitado datos personales, de edad ni de nacionalidad. No obstante, no se prevén más traslados hasta este centro de heridos en el accidente.

A través de las redes sociales, se ha hecho un llamamiento para que la ciudadanía acuda a donar sangre y el hospital ha habilitado las instalaciones para las extracciones, aunque la Generalitat ha avisado de que el aviso es un bulo y hay suficientes reservas para atender las víctimas del accidente.

20 euros para bajar a las fallas

Alfonso L. Congostrina

El viaje donde han muerto 13 estudiantes fue organizado por la asociación Erasmus Student Network (ESN) de la Universitat de Barcelona. Una asociación fundada en 1989 que se encarga de la ayuda y el intercambio de estudiantes. Minutos después de conocerse el siniestro, ESN ha emitido un comunicado donde expresa las condolencias a los allegados a las víctimas y se pone a disposición de “familiares, amigos e instituciones”.

La asociación se dedica a organizar excursiones como la que este fin de semana llevaba a decenas de estudiantes a las Fallas de Valencia. Habían conseguido llenar hasta cinco autocares para ir de fiesta. Los autobuses partieron a las 6.15 de ayer sábado de la plaza España de Barcelona rumbo a Valencia donde llegaron sobre las 11.00. Los estudiantes pudieron disfrutar allí de la mascletà justo antes de hacer un poco de turismo y comer paella.

Según la programación de los organizadores, por la noche todos los estudiantes pudieron disfrutar de las diferentes verbenas de la ciudad y entre las 3.30 y las 4.00 regresaron al autobús donde la mayoría dormía de camino a Barcelona donde debían haber llegado a la plaza España a las 8.00. El viaje les costó 20 euros y no incluía los ágapes.

Más información