Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Salud recortó hasta un 70% la asignación a sus empresas públicas

La Generalitat redujo en unos 1.000 millones los conciertos a una quincena de entidades

Manifestación contra los recortes en el hospital de Bellvitge (ICS) el pasado verano

No sólo el Instituto Catalán de la Salud (ICS), la gran empresa pública que gestiona ocho hospitales y el 80% de la atención primaria, ha sufrido la tijera de la Generalitat durante la crisis. Las políticas de ajuste ejecutadas por el entonces consejero Boi Ruiz penetraron en todas las empresas públicas que dependen del Departamento de Salud. Según recoge una respuesta parlamentaria, la Generalitat recortó hasta un 70% el presupuesto de estas entidades. En total, 100 millones menos de asignación a una quincena de consorcios.

La entidad peor parada fue el Consorcio Sanitario de Barcelona (CSB), que hace las veces de gestor de toda al área metropolitana de la Región Sanitaria de Barcelona. Bajo su paraguas se encuentran hospitales como Vall d’Hebron, que pertenece al ICS, o el hospital del Mar, gestionado por el Parc Salut Mar. El CSB pasó de recibir un presupuesto de 23 millones en 2010 a siete en 2015.

Lo sigue en la lista de recortes la empresa pública Gestión y Prestación de Servicios de Salud (GiPPS), ubicada en Tarragona. La entidad sufrió un tijeretazo del 33% en su presupuesto en cinco años, pasando de tener una asignación de 20 millones a una de 13. GiPPS gestiona varios centros sociosanitarios y de salud mental y ejecuta actualmente una controvertida alianza estratégica con proveedores de la zona como la Xarxa Santa Tecla y el propio ICS (a través de su hospital en Tarragona, el Joan XXIII). Su cuasi homólogo en Girona, el Instituto de Asistencia Sanitaria (IAS), que comparte gerencia única con el hospital Doctor Josep Trueta (ICS), también sufrió un recorte del 13% y entró en 2015 con una asignación de 87,7 millones de euros.

El Instituto Catalán de Oncología (ICO) sólo sufrió una reducción del 2,4% y el Parc Sanitari Pere Virgili, cerca de un 10%

Consorcios a la baja


El ICS pierde un 11% de asignación y 5.000 empleos

El Instituto Catalán de la Salud (ICS) sigue siendo uno de los organismos públicos peor parado por la tijera. La entidad ha perdido un 11,7% del presupuesto en cinco años: su asignación pasó de 3.069 millones a 2.719.

Esta reducción de la partida se tradujo en un goteo de empleos en el gran ente público, que pasó de dar 43.700 trabajos en 2010 a 38.400 en 2014. El ICS perdió más de 5.300 trabajadores en cinco años. La plantilla fija adelgazó cerca de un 10% (casi 4.000 empleados) y el número de sustitutos bajó en más de 1.400 (un 51% menos).

Los consorcios sanitarios, muy controvertidos en los últimos años por las suspicacias que levanta su gestión —la Sindicatura de Cuentas aseguró que incurrían en irregularidades “recurrentes”, como contratos a dedo—, tampoco se libraron de los recortes. El consorcio de Vic perdió un 15% del presupuesto desde 2010 y el del Alt Penedès otro 16%. El Parc Taulí de Sabadell y el consorcio sanitario de Terrassa también vieron cómo su asignación se reducía en torno al 12%. El consorcio de Anoia, más afortunado, sólo perdió el 4% de su asignación, que se quedó en 62,4 millones.

El Consorcio sanitario del Maresme, al que pertenece el hospital de Mataró, también sufrió un recorte del 15%. La institución, que el año pasado fue intervenida por la Generalitat al cerrar 2014 con un déficit de 2,5 millones de euros, vio adelgazar su presupuesto en casi 20 millones en cinco años. Del Parc Salut Mar, por su parte, sólo se recogen los datos desde 2011 y su recorte fue mucho menor: de 300 millones ese año pasó a 294,5 en 2015. El Consorcio Sanitario Integral redujo su presupuesto un 13%.

Las únicas empresas que incrementaron su asignación en los últimos años fueron el Sistema de Emergencias Médicas (SEM), que aumentó un 23%, y la empresa Gestión de Servicios Sanitarios (GSS) de Lleida, que amplió su presupuesto un 11%.