Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Unió Democràtica solicita el preconcurso de acreedores

El partido, sin representación parlamentaria, tiene una deuda de 17 millones

Duran, tras su derrotal el 20-D.

La dirección de Unió Democràtica de Catalunya ha decidido acogerse a un preconcurso de acreedores para resolver su alarmante situación financiera producto de la deuda acumulada. El partido debe 17 millones de euros, según el Tribunal de Cuentas. La pérdida de representación en el Parlamento catalán y en el Congreso de los Diputados, sumada a la fuga de concejales y militantes desde su ruptura con CDC, ha afectado a las cuentas de Unió hasta el punto de tener que someterse a un preconcurso de acreedores, una figura legal que implica un plazo de negociación de tres meses para tratar de evitar el paso posterior, el concurso de acreedores.

El partido también sopesa replantear su congreso, convocado para el próximo 16 de abril. El comité de gobierno del partido se ha reunido hoy en Barcelona y ha acordado convocar para este sábado un consejo nacional en el que se explicará la situación a los cuadros del partido. Tras la dimisión de Josep Antoni Duran Lleida, la dirección de Unió, ahora bajo la batuta de Ramon Espadaler, se ha puesto manos a la obra para equilibrar las cuentas: ha reducido personal y está negociando la venta de su sede central, situada en la calle Nàpols,

El procedimiento de preconcurso de acreedores puede llevar al partido a replantear sus planes más inmediatos: una de las hipótesis que está encima de la mesa es celebrar dos congresos en lugar de un único cónclave. La dirección democristiana sopesa que haya un primer congreso extraordinario de forma inminente para cambiar los estatutos, con el fin de reducir las estructuras, y dejar para más adelante el segundo, que sería ordinario y estaría dedicado a renovar la dirección y el rumbo ideológico.