Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de la mitad de los edificios del Barri Gòtic tienen pisos turísticos

Los datos figuran en un informe sobre el impacto de los visitantes en el centro de Barcelona

Una joven observa un edificio en el Barri Gòtic.
Una joven observa un edificio en el Barri Gòtic.

Más de la mitad de los edificios del Barri Gòtic de Barcelona (el 52%) albergan pisos turísticos y en global las camas de apartamentos y hoteles casi alcanzan al número de vecinos. Lo revela el informe Apartamentos Turísticos, Hoteles y Desplazamiento de Población del investigador Agustín Cócola, cuya tesis se centró en el impacto de los visitantes sobre el Gòtic. Cócola aportó su informe al debate sobre el plan de alojamientos turísticos que el Ayuntamiento aprobará inicialmente hoy jueves y que determinará donde pueden abrirse nuevos hoteles y donde no.

El Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT) regulará el sector (pisos turísticos, hoteles, pensiones, albergues...) en función de la presión turística y la trama urbana de cada barrio. El programa supondrá además el desenlace para los 35 proyectos hoteleros afectados por la moratoria de nuevas licencias que la alcaldesa Ada Colau dictó dos semanas después de llegar al poder, en julio pasado. El PEUAT delimitará zonas donde no se podrán abrir nuevas camas turísticas aunque cierren las existentes; zonas donde se podrán abrir si se cierra la oferta actual y otras zonas de crecimiento.

El autor del estudio, Cócola, que actualmente investiga para la Universidad de Cardiff y la de Lisboa, basa su informe en datos del portal de alojamientos turísticos Airbnb de octubre pasado, en trabajo de calle y en 40 entrevistas con vecinos. Alerta de que “la oferta real de apartamentos será siempre mayor de lo que se anuncia en Airbnb”, porque hay pisos anunciados en otros portales, pisos que no se anuncian en portales o propietarios de viviendas de uso turístico con licencia que declaran menos de los que tienen.

Una cama de hotel por cada 1,6 vecinos

“El impacto de los hoteles es menos mediático pero hay una gran concentración hotelera, que se agrava si se tiene en cuenta que ha desplazado vivienda para convertirse en hotel”, dice el investigador Agustín Cócola en su estudio. La proporción entre camas hoteleras y vecinos en Ciutat Vella es de una plaza por cada 4,9 vecinos; y aumenta en el Barri Gòtic: una cama por cada 1,6 vecinos.

De los 122 hoteles del distrito, 64 están en el barrio del distrito más presionado por el turismo. De los 51 establecimientos en proyecto, dice, la mitad está en Ciutat Vella. Y siete en el Barri Gòtic.

El informe señala como Ciutat Vella concentra la mayor proporción entre pisos turísticos y hogares. Si la media de Barcelona es de 2,2%, en Ciutat Vella asciende al 9,6%. La proporción en el Gòtic es de casi el 17%. Y si se comparan los edificios residenciales (1.029) y los edificios con apartamentos turísticos (540), el porcentaje es del 52,5%. “Más de la mitad de la población del barrio comparte edificio con turistas”, resume gráficamente.

El autor del informe también advierte de que el 85% de estos apartamentos no tiene licencia y que incluso algunos se han convertido en albergues encubiertos con decenas de camas. Sobre la proporción entre vecinos y turistas, si suman hoteles, pensiones y se estiman cuatro camas por apartamento, la cifra es de 14.585 camas por 15.269 vecinos.

Números a parte, Cócola también constata a través de entrevistas a vecinos como la llegada de los pisos turísticos a las escaleras de vecinos marcan un antes y un después. “La entrada de un piso turístico supone una devaluación para los pisos de los vecinos, que si algún día tienen que marcharse solo encontrarán un comprador: propietarios de pisos turísticos”.