Selecciona Edición
Iniciar sesión

El nuevo presidente del TSJC reclama que no se judicialice el debate catalán

“No acudan a los tribunales para solucionarlo”, ha afirmado en su discurso de investidura Jesús María Barrientos

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña velará para "cumplir y hacer cumplir la Constitución" en Cataluña, pero su misión no es solucionar el problema independentista. Es el mensaje que ha enviado este viernes Jesús María Barrientos, en el acto en el que ha tomado posesión como nuevo presidente del alto tribunal catalán: "Que nadie acuda a los tribunales en busca de soluciones al debate social abierto actualmente en Cataluña. Solo a los responsables políticos les corresponde encauzar ese debate y articular respuestas imaginativas que puedan resultar aceptadas por amplias mayorías sociales", ha reclamado.

La demanda de Barrientos no quita que el magistrado, abiertamente contrario al proceso soberanista, haya advertido a la Generalitat y al Parlament que no permitirá que se salten la Constitución. "Ninguna ley puede pretenderse democrática si ignora el Estado de derecho", ha apuntado Barrientos, tras recordar que las instituciones catalanas deben cumplir la Constitución: "El Parlament está plenamente legitimado para emprender iniciativas de mejora en el marco de relaciones y convivencia [de Cataluña con el resto de España]. Sin embargo, el propio Parlament soporta su legitimidad en el Estatut, y antes, en la Constitución".

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, estaba invitado, pero ha delegado su presencia en el consejero de Justicia, Carles Mundó. Es la primera vez que el máximo dirigente catalán se ausenta de un acto de estas características. Mundó ha pedido que no se vean "segundas intenciones" y ha asegurado que todo se debe a un problema de agenda. El presidente tenía una visita institucional en L'Hospitalet.

Las relaciones entre la Generalitat y el TSJC se han enrarecido desde que el órgano investiga al expresidente Artur Mas y las exconsejeras Joana Ortega e Irene Rigau por si hubo delito en consulta soberanista del 9 de noviembre de 2014. En su informe al Consejo General del Poder Judicial para presentar su candidatura, Barrientos ya advirtió de las "serias dificultades" que tendría para establecer "cauces normales" de relación institucional con el Gobierno catalán. Tanto Barrientos como su predecesor, Miguel Ángel Gimeno, han insistido en que cumplirán su misión de garantizar el Estado de derecho con total independencia.

Más información