Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El exvicealcalde de Valencia, investigado por presunto cohecho

La fiscalía sospecha que recibió relojes y se amañaron contratos por cinco millones

El exvicealcalde del PP de Valencia Alfonso Grau fue detenido ayer por la Guardia Civil por un presunto delito de cohecho continuado. Con Grau también fue arrestado el empresario Urbano Catalán, responsable de la agencia Transvia Tours. Ambos quedaron en libertad con cargos a primera hora de la tarde tras negarse a declarar.

La investigación comenzó a finales de 2015 después de que al juzgado de instrucción número 19 de Valencia llegase una denuncia de la Fiscalía Anticorrupción contra los dos arrestados. La instructora indaga la posible existencia de amaños en adjudicaciones del Ayuntamiento por importe de unos cinco millones de euros. Fuentes del caso señalan que, aunque en estos momentos la instrucción no forma parte del caso Taula, los hechos podrían acabar subsumidos en esta macrocausa de corrupción, en la que ya fue detenida la esposa de Grau, María José Alcón.

La operación se inició ayer en torno a las nueve de la mañana con la detención de Grau. Los agentes registraron el domicilio del exvicealcalde, así como una de las oficinas de Transvia y una joyería, donde se habrían comprado relojes entregados al vicealcalde.

Baleares avisa de que el banquillo espera a Grau

Joaquín Ferrandis, Valencia

La Audiencia de Baleares remitió ayer una providencia a la policía judicial de Valencia en la que comunicó a los investigadores que detuvieron a Alfonso Grau que el exvicealcalde de Valencia tenía obligación de comparecer hoy martes ante el tribunal que juzga el caso Nóos en Palma de Mallorca.

La comunicación, que se produjo tras conocer el tribunal de Baleares que se trataba de una detención policial y no judicial, precipitó la puesta en libertad de Grau.

La defensa de Grau confirmó que el exconcejal se sentaría hoy en el banquillo. El tribunal ha decretado que los 17 acusados estén presentes hasta que declaren todos.

El que fuera número dos del Gobierno de Rita Barberá durante dos décadas permaneció retenido por los agentes y uno de los fiscales anticorrupción durante el registro a su casa. Pasaba media hora de la una de la tarde cuando Grau, custodiado por los policías y sin esposar, abandonaba su domicilio y era trasladado a la Comandancia de la Guardia Civil de Valencia, donde fue puesto en libertad con cargos junto al otro detenido. Poco antes de las cuatro de la tarde, el exvicealcalde se marchaba de la comandancia en un taxi y unas horas después viajaba a Palma, donde hoy se sentará en el banquillo de los acusados en el juicio Nóos.

Transvía Tours es la empresa que explota comercialmente uno de los servicios de bus turístico que funcionan en la capital. Durante años también trabajó para otros servicios municipales como Juventud, Deportes o Bienestar Social, según fuentes municipales. El conjunto de la facturación con el Consistorio está siendo analizado.

La titular del juzgado precisó en un comunicado distribuido por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana que las diligencias no guardan relación con las que sigue el juzgado de instrucción número 18 por el caso Taula y que la detención no había sido ordenada por el juzgado. En Taula ya hay una pieza separada abierta sobre las contrataciones en el Ayuntamiento de Valencia distinta a la del supuesto blanqueo de capitales.

La detención provocó reacciones políticas y no solo fuera del PP. La presidenta de los populares valencianos, Isabel Bonig, prefirió guardar silencio hasta conocer el alcance de la operación policial. Sí habló la presidenta del PP de Madrid, Cristina Cifuentes: “Si este señor [ALFONSO GRAU] se ha corrompido que pague y devuelva lo que se ha llevado”.[/ALFONSO GRAU] El presidente de los populares andaluces, Juan Manuel Moreno, pidió tiempo “para que se hagan las actuaciones judiciales pertinentes y se esclarezcan los hechos”.

El presidente de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, mostró su “hartazgo” y “tristeza” por los últimos casos de corrupción y pidió dimisiones.

Más información