Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El PP valenciano actuó como un grupo criminal, según la investigación

Los indicios señalan al conjunto de la formación regional. Declaraciones de Taula apuntan a la participación de Camps y al conocimiento de la sede nacional de Génova

Rus, Barberá y Camps cuando eran líderes del PP provincial, local y autonómico de Valencia. FOTO: JORDI VICENT / VÍDEO: ATLAS

El PP de la Comunidad Valenciana actuó en su conjunto como una organización criminal. Esta es la tesis de los investigadores del caso Taula, que empezó como unas pesquisas en torno al supuesto amaño de adjudicaciones en la Diputación de Valencia y se extienden ahora al conjunto de la formación regional, incluyendo la presunta financiación irregular del partido en los tres niveles del partido, local, provincial y autonómico, y en las tres provincias de la comunidad autónoma. Esta financiación irregular se habría nutrido de las mordidas ingresadas por la organización de centenares de mordidas por contratos públicos. Ya hay cuatro campañas, las de 2007, 2008, 2014 y 2015 de las que existen pruebas concretas de aportaciones irregulares. En el procedimiento de Taula hay indicios, como declaraciones de testigos y conversaciones grabadas, de la participación del expresidente regional del PP y de la Generalitat valenciana Francisco Camps en los hechos. Y de que la sede nacional de la formación, en la madrileña calle de Génova, estuvo al menos al tanto de los hechos y pudo beneficiarse de los mismos.

Las fuentes han considerado "precipitado" describir a Camps como "recaudador" del PP valenciano, y tampoco confirman la existencia de cinco cajas b en la formación de la Comunidad Valenciana, como ha publicado este lunes la Cadena SER, aunque no descartan que así sea. Si hubiera constancia de ello, han añadido las fuentes, Camps habría sido detenido o llamado a declarar por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, que dirige la investigación junto a la Fiscalía Anticorrupción en Valencia bajo la coordinación del juzgado de Instrucción número 18 de Valencia.

Camps ha negado su implicación en la supuesta trama y ha calificado de "falsas en su totalidad" las informaciones que así lo indican.

Los investigadores mantienen que el cobro de comisiones, las más habituales del 3%, a cambio de contratos públicos no fue un hecho aislado, sino que formó parte de un "sistema" estructurado y jerarquizado. En la mayoría de las ocasiones una parte de las mordidas servían para alimentar la caja b del partido, con la que se pagaban actos de la formación. Y los amaños habrían afectado a contratos de muy distintos ámbitos de las Administraciones valencianas.

El PP gobernó el Ayuntamiento de Valencia entre 1991 y 2015. La Generalitat y la Diputación de Valencia, entre 1995 y 2015. Y las principales instituciones de la Comunidad Valenciana durante esas mismas dos décadas.

La investigación de Taula, en la que hay 80 imputados, ha encontrado conexiones con otras tramas vinculadas al PP valenciano que funcionaron durante el mismo periodo. Más de 15 causas judiciales investigan hasta ahora por separado esa presunta actividad corrupta.

La Fiscalía y la acusación que ejercen los socialistas en el caso Fórmula 1, en el que está imputado Camps, quieren incorporar a este procedimiento a los cabecillas del caso Gürtel, en otro ejemplo de la presunta conexión entre tramas, cuyo nexo común es el Partido Popular valenciano.

Más información