La Ciudad de la Luz sale a subasta por 94 millones cuando costó 500

La Generalitat Valenciana logra evitar bajas superiores al 50% del precio de salida

La Ciudad de la Luz, el ruinoso proyecto de la Generalitat Valenciana para crear un Hollywood en Alicante, saldrá a subasta por 94 millones de euros cuando en realidad han podido "enterrarse" 500 millones de euros, ha calculado el consejero delegado Miguel Mazón durante su comparecencia este jueves. El Gobierno valenciano ha renegociado con la Unión Europea las condiciones de una segunda subasta del complejo, después de que la primera quedara desierta.

Mazón ha recordado que el pliego ha sido impuesto por la Unión Europea después de que Bruselas declarara ilegales las ayudas públicas recibidas en la construcción y ordenara la devolución a la Generalitat de 264 millones de euros, que deben saldarse con este segundo intento de venta. 

Esos 500 millones de euros, calculados por Mazón, incluyen los gastos de expropiación (algunos aún en litigio), construcción, gestión y mantenimiento de esta infraestructura edificada en la etapa del popular Eduardo Zaplana. Y también las ayudas al rodaje de más de 60 películas.

El Gobierno valenciano ha convencido a la UE, durante la renegociación del pliego de condiciones, para que los interesados presenten un plan de negocio que la mesa de contratación podrá rechazar, y a que su oferta no esté por debajo del 50% del precio de salida, establecido en 94,4 millones de euros.

La UE no ha cedido, sin embargo, en su exigencia de que el complejo se venda por lotes, una división que la Generalitat quería evitar. Las autoridades comunitarias han descartado también la posibilidad de dar preferencia a las ofertas que den un uso cinematográfico al complejo, ha explicado Mazón de uno de los fiascos más sonados de la comunidad autónoma.

El Boletín Oficial del Estado y el Diario Oficial de la Comunitat Valenciana publican hoy el nuevo pliego de la subasta, con el que se abre un periodo de dos meses para recibir ofertas. En el caso de que haya propuestas, entre el 18 de abril y junio se valorarán las ofertas y se procederá a la adjudicación, que antes de su aprobación definitiva deberá recibir el el visto bueno de Bruselas.

“No es el pliego que nos hubiera gustado porque queríamos un solo lote por la totalidad”, ha explicado Mazón, que, sin embargo, se ha mostrado esperanzado: “Puede ser un buen momento porque hay mucha liquidez en los mercados y los inversores buscan dónde invertir”.

Mazón cree que “por ubicación, condiciones e infraestructuras”, Ciudad de la Luz representa una excelente oportunidad para las empresas del sector cinematográfico, pero ha recalcado que la venta se producirá a la mejor oferta económica, independientemente de la actividad propuesta, siempre que ésta no suponga “el desarrollo de actividades molestas para el público, no atente contra el medio ambiente, no responda a fines especulativos ni resulte contraria a la normativa aplicable en materia urbanística, de licencias ambientales o de licencias de actividad”.

Nadie ha pedido los edificios disponibles

E. B., Alicante

Además de los seis platós, divididos en tres lotes, el edificio de talleres y almacenes, el foso de rodaje y los backlots, o áreas de rodaje al aire libre, que salen a subasta, en el ámbito de Ciudad de la Luz existen otras instalaciones y edificaciones que quedan excluidas expresamente de la licitación y seguirán en propiedad de la Generalitat Valenciana.

Se trata del edificio de restauración y un edificio de oficinas anexo, y del centro de estudios cinematográficos, verdadera razón de ser del proyecto que en su día Luis García Berlanga propuso a la administración. El Consell presidido por Alberto Fabra anunció en su día la posibilidad de ceder alguno de estos edificios al Ayuntamiento de Alicante, llegando a especularse con diversos usos, como la ubicación del traído y llevado palacio de congresos.

Mazón ha señalado que ni el Ayuntamiento de Alicante ni ninguna administración se ha puesto en contacto con la Generalitat Valenciana, por lo que no se ha considerado de momento la posibilidad de cesión ni se ha determinado el uso que vaya a darse a unos recursos que, en cualquier caso, es partidario de “optimizar cuanto antes”.

El pliego precisa que si la suma de varias ofertas por lotes individuales superara a una oferta realizada por el conjunto, se darán siete días a la empresa que haya presentado ésta para que iguale las otras. Con esta medida, la Generalitat quería facilitar la venta unitaria. La Unión Europea ha aceptado, pero con una salvedad: en caso de que la oferta se iguale, el resto de compradores tendrán a su vez la posibilidad de aumentar su puja. Es decir, que la Ciudad de la Luz se vende al mejor postor.

Más información