Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Comín echa de la red pública de hospitales a dos clínicas privadas

La Clínica del Vallès y el hospital General de Catalunya, propiedad de un grupo empresarial, dejarán de prestar asistencia pública

El consejero de Salud, Toni Comín, se ha apurado a cumplir, o al menos en parte, el gran compromiso que asumió cuando tomó el cargo: sacar de la red pública a centros con ánimo de lucro. El titular de Salud anunció ayer en su primera comisión parlamentaria que la Clínica del Vallès y el Hospital General de Cataluña (HGC), que están en la red pública de hospitales pero son de titularidad privada, dejarán de prestar asistencia dentro del sistema público de Salud una vez finalicen sus respectivos contratos.

“Este es el paso más importante que se habrá hecho en muchos años para reforzar el carácter público del sistema de sanitario público”, dijo, grandilocuente, el consejero. En realidad, esta propuesta era una de las líneas rojas que marcó la CUP a JxSí para apoyarlos en la investidura y aparece recogida dentro del plan de choque pactado por ambas formaciones.

El titular de Salud emplazó al 22 de febrero, durante el próximo consejo de administración del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), para sacar de la lista del Sistema Sanitario Integral de Utilización Pública de Cataluña (Siscat) a estos dos centros. Estas clínicas son dos de los cuatro hospitales de agudos de la red pública que pertenecen a una empresa con ánimo de lucro. En este caso, la clínica del Vallès y el HGC son propiedad del grupo empresarial Quironsalud. Fuentes del Departamento de Salud explicaron que el HGC finaliza su contrato con el CatSalut en agosto y la clínica del Vallès ya “de forma inminente”. 

Los dos centros de Quirónsalud estaban en la lista del Siscat pero no hacían actividad ordinaria, sino que su contrato correspondía con actividad complementaria para aligerar las listas de espera que tenían otros hospitales de la red pública. En 2014, la Clínica del Vallès recibió 2.573 derivaciones para operaciones quirúrgicas y el HGC, 663. Fuentes de Salud aseguraron que la actividad que realizaban estos dos centros será asumida por hospitales públicos del territorio. De hecho, Salud ya dio la orden hace unos días al hospital público Parc Taulí de Sabadell, que es el centro que más deriva a la clínica del Vallès, que empezase a prepararse para asumir las 2.600 operaciones quirúrgicas y las 1.000 hospitalizaciones que hasta ahora se derivaban a la clínica privada. Con todo y pese al cambio de tercio en las políticas sanitarias, fuentes del Departamento revelaron ayer que no descartan volver a recurrir a estos centros privados en un momento puntual si el volumen de trabajo obligase a volver contratar actividad complementaria.

En el aire quedan los casos del hospital Sagrat Cor —también gestionado por Quirónsalud— y la clínica Girona, los otros dos centros de titularidad privada dentro del Siscat. Comín se refirió al Sagrat Cor como “un caso más complejo” y aseguró que Salud ha de estudiar “en manos de qué operador público deja la gestión” del centro sanitario, mucho más grande y de mayor complejidad que las otras dos clínicas de Quironsalud. “El Sagrat Cot hace actividad ordinaria pero está operado por Quirónsalud. El convenio con el CatSalut tiene una duración más dilatada en el tiempo que las otras dos clínicas y tenemos que ver cómo asumir esta actividad. Hay que ver qué operadores y dónde se realizará”, apuntaron fuentes del Departamento. En cuanto a la Clínica Girona, las mismas fuentes manifestaron que todavía no han entrado “en esa parte de planificación”.

Comín insistió en que esta medida se centra, específicamente, en el ámbito hospitalario, por lo que no se hace extensible al resto del Siscat, en el que también está toda la red pública de proveedores de salud mental y sociosanitarios, gran parte de ellos de titularidad privada y con afán de lucro.