Selecciona Edición
Iniciar sesión

Comín quiere echar de la red pública a empresas privadas

El nuevo consejero de Salud avisa de que los temas prioritarios se decidirán tras hablar con el sector sanitario

ampliar foto

El nuevo consejero de Salud, Toni Comín, tomó ayer el mando del Departamento en tono conciliador, agradeciendo "la herencia recibida" de su predecesor, Boi Ruiz. Sin embargo, apenas 24 horas después del traspaso de carteras, las primeras palabras del titular del Departamento evidencian un cambio de rumbo en el sanidad catalana. "El modelo SISCAT [la red pública de hospitales] tiene que volver a su esencia. Sólo han de estar ahí operadores hospitalarios sin afán de lucro", ha apuntado Comin. Dentro del SISCAT (Sistema Sanitario Integral de Utilización Pública) se encuentran los más de 60 centros sanitarios que dan asistencia pública en Cataluña, algunos de titularidad pública (como los ocho del Instituto Catalán de la Salud), otros propiedad de entidades privadas sin ánimo de lucro u órdenes religiosas y otros—en concreto el Sagrat Cor, el General de Catalunya y la Clínica del Vallès—, gestionados por la empresa privada IDC Quiron Salud. Estos últimos son los que generan más suspicacias entre los defensores del sistema público.

El consejero, que ha declinado profundizar en las prioridades del gobierno en materia de salud,  sí ha reconocido su intención de "desprivatizar" el SISCAT. En declaraciones a los medios de comunicación antes de asumir el cargo, el ahora consejero de Salud también habló de reducir un 50% las listas de espera. "Las prioridades vendrán tras el diálogo con el sector. Lo que yo he explicado anteriormente es el marco programático, que ya es público, porque lo llevamos en el programa electoral de Junts pel Sí y en el acuerdo político con la CUP", ha justificado Comín. 

El consejero sí ha dejado claro, sin embargo, que próximamente pedirá la comparecencia de la comisión de Salud del Parlament para explicar a los diputados sus líneas de acción.

Sin conocimientos sanitarios

Comín ha rechazado que su nula formación en el ámbito sanitario —es filósofo, licenciado también en ciencias políticas y profesor en la escuela de negocios ESADE— pueda perjudicarlo en el desempeño del cargo. "El gobierno necesita un político en salud y el político necesita un equipo muy potente a su alrededor, gente prestigiosa en el sector", ha defendido. 

Aunque el consejero ha declinado revelar los nombres del equipo que lo acompañará en la legislatura, se baraja el nombre de David Elvira —miembro del consejo asesor de salud del expresidente Artur Mas— como mano derecha de Comín en el cargo de director de Servicio Catalán de la Salud (CatSalut). Lo que sí ha trascendido oficialmente es el nombre del secretario general del Departamento, que será Albert Serra, experto en gestión pública y alto cargo en ESADE.

Más información