Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Las tres generaciones de la Bienal de Flamenco

Vicente Amigo, José Mercé, Farruquito, Pastora Galván o Isabel Bayón estarán en la cita de 2016, que cuenta con 1,6 millones de presupuesto

Foto de familia de la 19º edición de la Bienal de Flamenco de Sevilla.

La 19ª edición de la Bienal de Flamenco de Sevilla arrancará a principios de septiembre por todo lo alto. Lo hará con un espectáculo encabezado por el guitarrista Rafael Riqueni y en el que participarán artistas como Tomatito, Estrella Morente, Carmen Linares, Antonio Canales, Pepe Habichuela, Belén Maya o José Acedo. Las campanas de santa Ana es solo un ejemplo del objetivo que el festival se ha fijado para este año: condensar lo mejor del cante, el baile y el toque de la mano de grandes clásicos, artistas ya consagrados y, por supuesto, de jóvenes talentos. Esta edición, que se celebrará entre el 8 de septiembre y el 2 de octubre, cuenta con un presupuesto que ronda los 1,6 millones de euros, un 10% más que en la de 2014. Las entradas se ponen a la venta el lunes 15 de febrero.

De los 66 espectáculos, muchos de ellos diseñados expresamente para la Bienal, se ofrecerán 70 funciones en espacios tan emblemáticos como el Alcázar de Sevilla y tan castizos con el patio del antiguo Hotel Triana, además de en los teatros de la capital y el claustro del Convento de Santa Clara. Al escenario del Teatro de la Maestranza se subirán artistas como Vicente Amigo; Farruquito con Baile moreno; Esperanza Fernández y Gonzalo Rubalcaba estrenarán ¡Oh vida!; la Premio Nacional de Danza Isabel Bayón con el espectáculo de Israel Galván Dju-dju; o José Mercé junto a Tomatito, Pepe Habichuela y Manuel Parrilla. "Mercé se atreverá a grabar un disco en directo", ha asegurado este jueves el director del festival, Cristóbal Ortega, al frente de la Bienal desde 2014. Este concierto cerrará la programación el 2 de octubre. El Maestranza también acogerá Bailando una vida, con Merche Esmeralda, Milagros Menjíbar, Ana María Bueno, Manolo Marín y José Galván. 

Entre las principales novedades de este año, la Bienal recupera el pregón literario, que se celebrará el día 8 y que correrá a cargo de un escritor de fama internacional, según se ha limitado a apuntar Ortega. A los tradicionales escenarios se suma este año la iglesia de San Luis de los Franceses, una joya barroca cerrada al culto diseñada por el arquitecto Leonardo de Figueroa y construida entre 1699 y 1730. Este espacio acogerá, entre otros espectáculos, Diálogos de viejos y nuevos sones, con Rocío Márquez y Famhi Alqhai. "El espectáculo mezcla el flamenco con la música antigua y demuestra, una vez más, cómo el flamenco se puede fusionar con otros estilos", ha explicado el responsable del festival.

Con siete meses aún por delante en los que se celebrarán jornadas, conferencias... para mantener "viva" la Bienal, el festival guarda algunos secretos. Además del nombre del pregonero, de espectáculos como el que Rocío Molina ofrecerá el 1 de octubre en el Teatro Central y que solo se verá en la Bienal. "La obra no tiene título, será un espectáculo diferente y tendrá una duración que no es la habitual", se ha limitado a señalar Ortega. Asimismo, el director ha anunciado que se está trabajando en un programa para conmemorar el centenario del nacimiento de Juan Valderrama. Otro de los platos fuerte mejor guardados es la puesta en escena, por primera vez, del disco póstumo Paco de Lucía, canción andaluza, que se celebrará el día 22 en el Real Alcázar. 

Durante los 25 días que dura el festival, con una media de tres funciones al día (19.00, 20.30 y 23.00), también podrá verse el espectáculo dirigido por Juan Peña El lebrijano De Sevilla a Cádiz (1969-2016), con José Valencia y Pastora Galván; a Antonio Canales en Trianero; a Marina Heredia en Contra las cuerdas —"un espectáculo en el que se encerrará con cuatro guitarristas", ha apuntado Ortega; el concierto que ofrecerán Dani de Morón, Israel Galván, Arcángel, Rocío Márquez, Pitingo, Jesús Méndez y Duquende en el Real Alcázar el día 21; a la compañía María Pagés en Yo Carmen; o a Dorentes con Taksim Trío. Por su parte, el Hotel Triana acogerá una reunión de artistas malagueños y dedicará otra noche a Jerez, con Capullo de Jerez, Juana la del Pipa y Antonio Agujetas, entre otros.

El festival no solo continuará con el programa La Bienal va a la escuela, dirigido a escolares de seis a 12 años y puesto en marcha el año pasado, sino que va más allá en su objetivo de acercar el flamenco a los pequeños. "Ofreceremos actividades para niños de entre cero y tres años y también habilitaremos ludotecas en los espacios donde se celebren las actuaciones y en las que los pequeños realizarán actividades relacionados con el espectáculo que se ofrezca", ha asegurado Ortega, quien confía en que la iniciativa duplique el número de escolares conseguido en 2014 (unos 5.000). Asimismo, se trabaja en desarrollar actividades en la provincia. "Sevilla tiene que ser la capital del flamenco", ha señalado el alcalde de Sevilla, Juan Espada, quien ha apuntado que se está trabajando para crear una fundación que sea la encargada de gestionar esta cita.