Los sindicatos se manifiestan contra los pliegos del servicio de ambulancias

Los trabajadores alegan que Sanidad licitó la asistencia por una cantidad que no cubre sus salarios

Un centenar de trabajadores del servicio de ambulancias se ha concentrado este jueves ante la Asamblea de Madrid para pedir la nulidad de los pliegos de condiciones con los que se debía adjudicar, para los próximos cuatro años, el transporte de pacientes con origen o destino a las urgencias hospitalarias. Los sindicatos alegan que la mejor oferta, de 72 millones (10 menos del importe de licitación), no cubre sus salarios. Según cálculos de Comisiones Obreras (CC OO), para ello harían falta 76 millones, una cantidad a la que habría que añadir el gasto en material y el mantenimiento de los vehículos. La consejería de Sanidad ha pedido información complementaria a la empresa con la mejor oferta para estudiar su viabilidad.

"Nos manifestamos para que los pliegos se anulen, porque no son viables. No solo por la cantidad presentada por Alerta S. L., que hizo la mejor oferta (a la baja). Tampoco se puede llevar a cabo un servicio digno con las cuantías propuestas por las otras cuatro empresas que se presentaron al concurso", explica Alejandra Sobrino, responsable de transporte sanitario en CC OO de Madrid. Su sindicato, CSI-F, USO y FSTES han registrado ante el Parlamento regional un documento en la que se describe la situación y en el que piden que se anulen los pliegos. "Es un texto contra la precariedad", relata Sobrino. En él se asegura que los planes económicos presentados por las empresas "no garantizan una correcta prestación del servicio y ponen en evidencia la calidad del sistema asistencial".

La concentración de este jueves es la primera de las tres previstas por los sindicatos para que el Gobierno regional deje sin efecto los pliegos presentados para este servicio. "No se pueden anular, por tanto, los pliegos siguen. No se ha concedido nada en absoluto, sino que hemos pedido un documento de viabilidad a la empresa con la mejor oferta", ha explicado el consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, este jueves en una rueda de prensa. "Ellos (los sindicatos) hablan de unos pliegos que se aprobaron en mayo. Yo les convoqué a una reunión en octubre, en la que me comprometí a hacer todo lo posible para que los pliegos se anularan", ha insistido Sánchez Martos, informa Natasha R. Silva.

El consejero también subrayó que el miércoles, un día antes de esta manifestación, se reunió durante casi tres horas con los sindicatos y que, al finalizar, le dijeron que tenían que manifestarse, aunque llevara razón el titular de Sanidad. "Yo les dije que tenían todo el derecho del mundo a hacerlo y de manifestar sus opiniones", ha asegurado Sánchez Martos. Fuentes sindicales presentes en la reunión certifican que el consejero no acabó el encuentro y que fue su número dos, Manuel Molina, quien les comunicó que están esperando a que la empresa que mejor oferta hizo presente los documentos que les han requerido para ver si su oferta es viable. De no serlo, pasarían a la segunda mejor propuesta, tal y como se les comunicó a los sindicatos.

La segunda empresa que mejor oferta económica hizo en el concurso, 77 millones por los cuatro años, tampoco es solución para Alejandra Sobrino. “La inviabilidad no es quien se lo queda, sino por cuánto dinero sale”. Esa oferta pertenece a la empresa que actualmente da el servicio, Ferroser, que forma parte del Grupo Ferrovial. En 2010, la Comunidad le dio la adjudicación por cuatro años y 74 millones de euros, una cantidad también insuficiente para cubrir salarios según los cálculos de CC OO. Su asistencia terminó en 2014, pero como aún ninguna empresa se ha hecho con el servicio, la consejería lo ha ido prorrogando, según CC OO.

El desencuentro

La Consejería de Sanidad publicó el 7 de octubre en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (Bocam) el pliego de condiciones para optar al contrato de prestación de transporte sanitario con un valor de licitación de 82 millones de euros. Cinco empresas pujaron por el servicio, que sería adjudicado a la sociedad con mejor oferta (la más baja), ya que el criterio económico era el más valorado (hasta en un 90%). El 12 de enero se abrieron los sobres con las ofertas de las cinco empresas. La mejor fue la de Alerta S. L., que ofreció 72 millones. Pero los sindicatos iniciaron entonces una batalla contra la administración porque, según sus cálculos, la nómina de los 442 trabajadores, a los que hay que subrogar, superaba los 76 millones en los cuatro años que dura el contrato.

La Asociación Madrileña de Empresarios de Transporte en Ambulancia (AMETRA) y la Federación Nacional de Empresarios de Ambulancias, interpusieron días después de que se abrieran los sobres con las cinco ofertas una impugnación ante el Tribunal de Contrataciones Públicas de la Comunidad de Madrid. Según CC OO lo hicieron al considerar inviables las condiciones que proponía el concurso. Este periódico no ha podido contactar con ninguno de los dos organismos. La oferta está en fase de valoración y debe de ser publicada en el Bocam para que se convierta en oficial.

 

Más información