Selecciona Edición
Iniciar sesión

La CUP exige la “paralización inmediata” del VISC+

Los anticapitalistas rechazan que Salud pusiese en marcha el plan de venta de datos sanitarios anónimos sin el beneplácito del Parlament

El proyecto VISC+ de venta de datos sanitarios que impulsó el ex consejero de Salud, Boi Ruiz, ha vuelto a ser el detonante de la indignación entre los diputados de la oposición. Después de que EL PAÍS revelase ayer que Salud desoyó una moción parlamentaria y puso en marcha el VISC+, la diputada de la CUP, Eulàlia Reguant exigió al nuevo consejero, Toni Comín, que paralizase "ipso facto" el controvertido proyecto. Según la web del Departamento, Salud cedió datos anónimos a nueve centros de investigación públicos desde el pasado junio pese a que el Parlament había ordenado frenarlo hasta que no se celebrasen unas jornadas participativas con los actores sociales.

"Es especialmente grave que el gobierno de la Generalitat y, concretamente el exconsejero Ruiz hayan hecho caso omiso a un acuerdo parlamentario y hayan iniciado el desarrollo del proyecto", criticó Reguant. De hecho, el VISC+ es uno de los temas que contempla el plan de choque pactado entre JxSí y la CUP y, según el documento, el acuerdo entre las dos formaciones pasaba por repensar el proyecto y prohibir que empresas privadas hiciesen uso de los datos anónimos. Actualmente, el VISC+ está en su primera fase, que consiste en ceder la información sensible sólo a centros públicos. Sin embargo, la Agencia de Calidad y Evaluaciones Sanitarias (AQuAS) de la Generalitat, que gestiona estos datos, prevé que en una segunda fase entren empresas privadas. 

Pese a que la CUP no votó a favor de la moción parlamentaria que frenaba el proyecto —los anticapitalistas, contrarios al plan, no veían suficiente frenarlo temporalmente y exigían que se paralizase definitivamente—, Reguant mostró su "indignación más enérgica" a la actitud del anterior equipo que dirigía el Departamento de Salud.

Asimismo, la diputada de Catalunya Sí Que Es Pot e impulsora de la misma moción, Marta Ribas, reprochó al gobierno no haber realizado un "debate serio y responsable" con consenso social sobre el proyecto. "Hace un flaco favor al avance científico saltándose el paso previo, que es un debate social, público, abierto y amplio", criticó la diputada.

Argimon sigue en Salud

En pleno traspaso de carteras, el director del AQuAS e impulsor del VISC+, Josep Maria Argimon, será uno de los altos cargos de Boi Ruiz que se mantenga en la nueva etapa con Comín al frente de Salud. Según Europa Press, Argimon se perfila como subdirector del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut). 

El hasta ahora director del AQuAS, médico de formación, se convertiría así en el número dos del nuevo titular del CatSalut, David Elvira.