Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Gobierno de Puigdemont ya trabaja en la independencia

Los consejeros toman posesión de su cargo y prometen “cumplir con la ley”

Los consejeros de Carles Puigdemont ya han empezado a trabajar en su plan de independencia de Cataluña tras tomar posesión de sus carteras. El protocolo se desarrolló ayer sin sorpresas, manteniendo la fórmula de anteriores años en la que los cargos se comprometen a “cumplir con la ley”. Sin embargo, la mayoría de ellos tiene como prioridad preparar la secesión, que esperan lograr en 18 meses y que es ilegal e inconstitucional. Las áreas sociales también piensan en aplicar el plan de choque pactado con la CUP para revertir los recortes de sus antecesores.

Al contrario que en su toma de posesión, en la que Puigdemont omitió las referencias al Rey y a la Constitución y ofreció un discurso marcadamente soberanista, ayer solo hizo referencias veladas a la independencia en su bienvenida a los consejeros. “Sois conscientes del encargo que os hace el pueblo”, les arengó, antes de invitarles a “no renunciar a nada” y “a hacer lo que haga falta para explicarnos bien”. Puigdemont también tuvo palabras para los consejeros salientes, a los que agradeció que hayan “aguantado el tipo” en los momentos difíciles.

Los nuevos miembros del Gobierno asumen el reto de preparar las instituciones catalanas para la independencia. “Seremos capaces de afrontar todos los retos”, proclamó el vicepresidente Oriol Junqueras, líder de ERC. Lo hizo tras el traspaso de carteras con la que ahora será titular de Presidencia, Neus Munté, que le invitó a “perseverar en la llama de la libertad, el progreso y la justicia social”.

Puigdemont cuenta para su misión con un Gobierno nítidamente independentista, donde todos los consejeros están concienciados en trabajar por la secesión. Un paso adelante respecto al Ejecutivo que deja Artur Mas, en el que el relato era el mismo pero había altos cargos que no tenían clara la vía de la independencia unilateral.

Viabilidad jurídica

Prueba de ello es el relevo en el Departamento de Justicia. Germà Gordó, que pese a ser estrecho colaborador de Mas no era el más entusiasta con la independencia en el anterior Ejecutivo, cedió su testigo a Carles Mundó. El nuevo consejero, propuesto por ERC, subrayó que su misión será asegurar la viabilidad jurídica de “la desconexión” de Cataluña.

El pacto para formar Junts pel Sí permite que los miembros del Gobierno se configuren su equipo al gusto. Tanto Convergència como de Esquerra han evitado obligar a los consejeros a colocar de número dos del departamento a un contrapeso político del otro partido, como pasó con el tripartito de izquierdas.

Más información