Artur Mas renuncia al acta de diputado

El expresidente dejará el Parlament y perderá la condición de aforado

Artur Mas completó este miércoles su “paso al lado” y renunció al escaño de diputado en el Parlamento catalán. El expresidente de la Generalitat corona su decisión de la semana pasada, cuando propuso para la investidura a Carles Puigdemont para facilitar un acuerdo entre Junts pel Sí y la CUP que evitara unas nuevas elecciones en Cataluña. Justo después de anunciarlo aseguró que no tenía claro qué haría con su escaño, pero ayer, un día después de la toma de posesión de su sucesor, dio el paso y formalizó su renuncia a la Cámara catalana.

El abandono del escaño implica que perderá la condición de aforado, aunque de momento no afectará al caso contra él, la exvicepresidenta Joana Ortega y la consejera de Enseñanza en funciones, Irene Rigau, por organizar la consulta soberanista del 9-N. Según una portavoz del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), la causa seguirá bajo su jurisdicción porque Rigau sigue siendo diputada, informa Alfonso L. Congostrina.

Rigau, que hoy traspasará la cartera de Enseñanza a Meritxell Ruiz, no tiene previsto, por ahora, abandonar su escaño, según explican en Junts pel Sí. Su intención tras dejar el departamento es volver a ser profesora, pero lo haría como maestra voluntaria. Mientras ella siga como aforada, el caso se mantendrá en el TSJC. Si perdiera ese privilegio, la causa pasaría a un juzgado ordinario.

La renuncia de Mas al escaño era esperada, puesto que la tradición de Convergència manda que cuando un presidente de la Generalitat abandona el cargo, por dignidad institucional, no debe buscar un acomodo menor en la política. Siguiendo este ejemplo, los nacionalistas fueron muy críticos con el expresidente socialista José Montilla cuando pasó a ser senador.

Mas renuncia a cualquier cargo, pero como él mismo se apresuró a anunciar el día que cedió la presidencia, no abandonará la primera línea política. Su misión será la de refundar Convergència, en pleno proceso de renovación por los casos de corrupción que la rodean y varios descensos electorales. El expresidente también colaborará con Puigdemont y el nuevo consejero de Exteriores, Raül Romeva, para explicar el proceso de independencia de Cataluña al resto del mundo.

Primer día del 'president'

El sucesor de Mas se estrenó ayer como presidente catalán después de su toma de posesión. Puigdemont llegó al Palacio de la Generalitat a las 9.45. El nuevo inquilino ha decidido, por ahora, mantener su residencia en Girona, alrededor de una hora en coche de Barcelona.

Su primer encuentro oficial fue con el alcalde de Artesa de Lleida, que fue premiado por ser el más rápido en pedirle audiencia. Cerró el día asistiendo al partido de Copa del Rey entre el Barça y el Espanyol.

El Ejecutivo de Puigdemont se reunirá por primera vez hoy, tras la toma de posesión de sus consejeros. La única incógnita por resolver de su gabinete, pactado hace semanas por Mas y el líder de ERC, Oriol Junqueras, era quién sería secretario de Gobierno. El presidente ha escogido al que hasta ahora era jefe de gabinete de Mas, Joan Vidal de Ciurana.

El líder de Convergència deja el Parlament tras más de 20 años ininterrumpidos en un escaño. Entró en 1995 y casi al mismo tiempo asumió la cartera de Política Territorial y Obras Públicas, un primer paso en su ascenso hasta ser el sucesor de Jordi Pujol. Durante siete años ocupó la bancada de la oposición, hasta que en 2010 ganó las elecciones y pudo ocupar el escaño reservado al presidente de la Generalitat.

El puesto de Mas como diputado de Junts pel Sí lo ocupará Fabián Mohedano, uno de los díscolos del PSC que abandonó las filas socialistas para formar Avancem, integrado en la lista de CDC y ERC. Mohedano es el impulsor de la Iniciativa para la Reforma Horaria, cuyo objetivo es racionalizar los horarios en Cataluña.