Telemadrid paga a 32 empleados readmitidos pero no les da trabajo

Una protesta recuerda que hace tres años 861 profesionales se quedaron sin empleo por el ERE de la cadena pública

Las camisetas blancas con el logotipo de Telemadrid han vuelto a tomar el centro de Madrid este martes para recordar que hace tres años un ERE dejó sin trabajo a 861 empleados del ente público. En abril de 2013, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TJSM) consideró los despidos "no ajustados a derecho", y así lo ratificó el Tribunal Supremo en junio de 2014. Ganaron el juicio colectivo, pero los trabajadores siguen inmersos en una maraña judicial, ya individual, para recuperar sus puestos. Los tribunales le han dado la razón a 43 profesionales, de los que solo 11 han sido ubicados, según Telemadrid. Al resto, 32 empleados, les paga, pero no les coloca en ningún puesto y solo se les permite el acceso a las instalaciones como invitados. Los sindicatos elevan la cifra de readmitidos a 55.

"Solo han permitido la vuelta de cinco o seis compañeros, redactores y administrativos. Al resto no les quieren", explica José Hermida, de 48 años y desde 2001 trabajando en Telemadrid. A finales de 2011 había sido padre y cuando se anunció el ERE disfrutaba de un permiso de paternidad. "La ley dice que si te coges el permiso no te pueden echar, así que a todos los que estaban en mi situación, y a los responsables sindicales, los han tenido que readmitir", cuenta. Él ganó su juicio en diciembre y la sentencia es efectiva desde el 4 de enero. "He ido a Telemadrid y no me dejaron pasar. Me dicen que se pensarán si recurren la decisión y me dan el sueldo aunque me quede en casa, o si empiezo a trabajar en febrero".

Hermida era operador de cámara. Se lamenta de la situación actual del ente público madrileño: "Nos echaron a todos para meter a gente externa. La cadena se quedó sin cámaras propios. Tienen que contratar a empresas externas, lo que les sale más caro, aunque los trabajadores ganen menos dinero". En la misma situación se encuentran el técnico Jorge Rodera y la productora Mónica del Álamo. Ambos pertenecían al comité de empresa. Salieron de Telemadrid con el ERE, pero un juez dictó que los suyos eran despidos improcedentes. Volvieron hace unos meses, cobran de las arcas públicas, pero el ente público no les considera trabajadores. "Voy todos los días, pero únicamente me dan pase de invitado", se queja Del Álamo.

En los 300 metros que separan la plaza de Jacinto Benavente, donde 150 personas han iniciado la protesta según cálculos de la policía, hasta la Puerta del Sol, donde ha terminado con la banda sonora de El Padrino, los manifestantes han reivindicado el ingreso de todos los despedidos por el ERE. Se han parado durante unos minutos ante la sede del Gobierno regional, donde se encontraba reunido el Consejo de Gobierno. Durante el recorrido, los manifestantes lanzaban proclamas diversas, entre ellas: "Queremos una tele que diga la verdad, donde la gente sea lo importante y no Cifuentes y el Partido Popular".

ampliar foto
Una extrabajadora de Telemadrid grita en la protesta celebrada este martes.

Luis Lombardo, presidente del comité de empresa, denuncia que mientras ellos siguen despedidos, Telemadrid está "ocupada" por directivos que "ganan sueldos millonarios" y que son "responsables de la ruina y la manipulación de la cadena". Además, Lombardo critica que mientras los trabajadores con oposición luchan por sus empleos, "se siguen haciendo contrataciones a dedo de personas afines a la dirección". La portavoz del Grupo Socialista en la comisión de RTVM, Isaura Leal, que ha estado en la protesta, reprocha al PP que no les haya facilitado ninguna información sobre la gestión de la cadena pública: "La transparencia brilla por su ausencia". Además, ha criticado el despilfarro del ente y la nueva ley de Telemadrid, que en su opinión abre la puerta a su privatización.

Nueva Ley

Respecto a la nueva ley, el presidente del comité de empresa ha asegurado que no soluciona nada. "Convierte a la empresa en sociedad anónima. Ahora, en minoría en la Asamblea, el PP puede cerrar el ente. Además, no se apuesta por la producción propia ni se controla la pluralidad del medio". Sus compañeros avanzaban en la marcha cantando "qué barbaridad, los de Ciudadanos son peor que los del Partido Popular", en referencia al apoyo que la formación naranja prestó al PP para aprobar la nueva ley en la Asamblea.

"Saldremos en televisión, pero no en Telemadrid, donde nos ignoran", comentaba en tono jocoso Ana Pérez, una de las trabajadoras despedidas con el ERE. Entró en Telemadrid en marzo de 1989, dos meses antes de que el canal emitiera en abierto. El ente público regional llegó a tener más de 1.200 trabajadores en plantilla, una cifra que algunos de sus responsables consideraban muy superior al de las cadenas nacionales.

El nuevo ente público

En la actualidad, la plantilla de Telemadrid en la actualidad está formada por 343 profesionales, el número de trabajadores que se quedó en el ente público tras el ERE, ya que no se han producido nuevas incorporaciones, informan desde la cadena. En el ejercicio de 2012, el último anterior al ERE, Telemadrid requirió 128,8 millones de euros en aportaciones públicas, por los 67,9 millones (un 45,1% menos) de 2016, según fuentes oficiales.

Telemadrid cuenta con redactores en su plantilla, pero sus programas y sus informativos los realizan empresas externas, ya que no hay contratados ni productores ni realizadores. Según la cadena, este ente público nunca ha tenido producción propia, sino que han sido sus sociedades instrumentales las que han llevado a cabo la producción.