Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Puigdemont dice que no teme a Rajoy y recuerda que este está en funciones

El nuevo presidente catalán: "No me interesa lo que diga un proyecto que se acaba"

El nuevo presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha respondido de forma irónica al presidente Mariano Rajoy, que afirmó que el Estado está ahora más fuerte y unido para responder al desafío separatista. “Rajoy es un presidente en funciones que hace declaraciones en funciones”, ha subrayado Puigdemont. En esta línea ha mantenido que no le "interesa un proyecto que se acaba", sino "el que tenga que venir si es que tiene que venir alguno". Ante el temor a acciones del Ejecutivo español, Puigdemont ha sido claro: "Nunca he tenido miedo". 

"Si dejamos que el miedo nos paralice, nunca progresaremos ni haremos nada por la gente", ha afirmado el presidente catalán en relación a los posibles movimientos de Rajoy ante el desafío soberanista: "Como alcalde de Girona ya los he conocido. De hecho, todavía estamos siendo investigados por la Audiencia Nacional por el apoyo del Ayuntamiento a la declaración de desconexión del Parlamento de Cataluña”, ha afirmado. 

Puigdemont ha hecho estas declaraciones tras el pleno extraordinario de poco más de una hora en el que ha oficializado su renuncia al cargo de alcalde de Girona. Medio centenar de personas desde la Sala de Plenos y 200 desde el salón de descanso del Teatre Municipal han seguido en directo el acto, entre ellos los consejeros en funciones Santi Vila, Irene Rigau y Meritxell Borràs.

En un breve discurso, Puigdemont ha destacado el bagaje que le ha conferido la política municipal y la importancia del municipalismo para aspirar a cargos de responsabilidad. “Soy de los convencidos de que es la verdadera escuela de la política y estoy enormemente agradecido a Girona por haberme permitido aprender”. Además ha dicho que "en las bases fundacionales del nuevo país que estamos dispuestos a construir" tiene que haber un "municipalismo fuerte, reconocible e imprescindible". 

Puigdemont ha destacado que gobernar en minoría le ha enseñado a rectificar, corregir o modificar cuanto ha sido necesario por interés de la ciudad. Considera que ha reforzado su vocación de llegar siempre a un punto de entendimiento. Igual que se ha mostrado agradecido por haber podido servir a su ciudad como alcalde, espera poder hacerlo también a su país como máximo representante de la Generalitat, al lado de los otros 947 municipios. Asimismo ha reflejado su voluntad de “ser fiel al espíritu gerundense de hacer política" —espíritu al que algunos de los portavoces municipales se han referido en sus intervenciones que, "a pesar de las discrepancias profundas políticamente, no nos ha alejado en el terreno personal”.

“A pesar de que todos tenemos nuestras legítimas diferencias religiosas, deportivas, culturales, lingüísticas, todos somos uno, y es este uno el que cultivamos a partir de las relaciones personales, de respeto, que obligan también al lenguaje y las formas adecuados”, ha dicho para destacar su voluntad de gobernar para todos: "No es verdad que en este país las diferencias políticas nos dividan”. 

El máximo mandatario catalán ha destacado que si las circunstancias hubieran sido normales “este pleno de renuncia nunca se habría celebrado, pero las circunstancias en las que vive el país son extraordinarias y me han afectado a mí”. El hasta hoy alcalde de Girona se comprometió con la ciudad a estar al frente durante dos legislaturas. La segunda no la ha podido culminar. “Ninguna de las posibilidades imaginadas me hubiera conducido en ningún caso a la renuncia de la alcaldía, pero asumir la presidencia de la Generalitat no formaba parte de ninguno de mis escenarios de futuro”, ha asegurado.

Puigdemont ha dicho que había aceptado este encargo por su compromiso con el servicio público; por su lealtad al presidente Mas y al proyecto de un gran número de catalanes; y por la mayoría absoluta del Parlament de Catalunya”. “Cuando Mas toma la decisión dolorosa, difícil e injusta de dar un paso a un lado, cuando él hace un sacrificio de esta magnitud pensando en el interés general para no ser un problema en el sueño y anhelo de una gran parte de este país, yo no podía rechazar la propuesta de sustituirlo porque hubiera sido cobarde, poco leal y de poca capacidad de servicio al país”. Ya fuera de la sala de plenos, el president ha asegurado que tuvo que tomar de forma rápida la decisión, pero que puso como condición la temporalidad del cargo y que Mas estuviera a su lado.

En sus intervenciones durante el pleno, los portavoces del resto de formaciones lo han felicitado por el cargo y le han instado a no olvidarse de Girona. La salida de Puigdemont del Consistorio gerundense ha comportado la entrada del candidato que iba en la undécima posición en la candidatura que se presentó a las elecciones municipales del pasado 24 de mayo. Se trata de Vicenç Estanyol, el actual director de los servicios territoriales de Agricultura. Este no ha sido el único cambio en el cartapacio municipal, ya que también ha renunciado este lunes a su cargo de edil de Ciudadanos Jean Castell para ser diputado del Parlament. Ha sido sustituido por Manuel Vázquez.

Ahora se abre un periodo de 10 día hábiles en el que el grupo municipal de CiU deberá elegir nuevo alcalde de Girona. Entre los nombres que más suenan está el de la segunda teniente de alcalde de Urbanismo, Marta Madrenas, y el del concejal de Sostenibilidad, Carles Ribas.De manera provisional la alcaldesa será la regidora de Educación y primera teniente de alcalde, Isabel Muradàs.

Puigdemont ha dejado hoy atrás nueve años dedicados a la política municipal. En 2007 entró al Ayuntamiento gerundense como líder de la oposición y desde 2011, cuando ganó las elecciones después de 32 años de hegemonía socialista, ha sido el alcalde. 

Más información