Arrimadas critica a Puigdemont por omitir la corrupción en su discurso

Xabier García Albiol, calificó la investidura como “uno de los días más tristes para la dignidad de Cataluña"

Ciudadanos y el PP coincidieron este domingo en criticar el procedimiento del debate de investidura en Cataluña. La líder de la oposición en el Parlament, Inés Arrimadas, acusó al candidato a la presidencia, Carles Puigdemont, de ser una réplica de Mas al compartir con él su apuesta por el plan independentista y le reprochó que no hablara de corrupción. “Es un presidente puesto a dedo. Más de lo mismo”, dijo en un juego de palabras. El líder popular, Xabier García Albiol, calificó la jornada como “uno de los días más tristes para la dignidad de Cataluña".

Inés Arrimadas, líder de la oposición, atribuyó la decisión de Artur Mas de renunciar a la investidura a su “miedo a las urnas” ante la posibilidad de que Convergència sufriera un descalabro en unos eventuales comicios anticipados. La diputada de Ciudadanos sostuvo que Carles Puigdemont es una réplica de Mas al compartir con su mentor su apuesta por el “desafío ilegal”, su decisión de incumplir las “leyes democráticas” y de haber omitido en su discurso la corrupción. “Es un presidente puesto a dedo. Más de lo mismo”, dijo.

Durante su discurso, Arrimadas alertó de que se iba a investir “por pasiva” de nuevo a Mas al recordar que no se va a su casa y que ya ha reclamado que se le tenga en cuenta para el presente y para el futuro. A su juicio, los dos políticos comparten varias cosas: su deseo de utilizar las instituciones para ponerlas al servicio del independentismo; que creen que pueden saltarse las leyes y la justicia; que no encabezaron las listas electorales el 27-S —Puigdemont fue tercero por la de Girona—; que culpan al Estado de “todos los males” y que se olvidan en sus discursos de hablar de la corrupción que afecta a Convergència. “¿No ha tenido tiempo en una hora de mencionarla? ¿Ni al 3%?”, se preguntó Arrimadas.

La diputada concluyó que el peor bagaje de Mas ha sido el de dividir a la sociedad catalana —“ha roto hasta a la CUP”— y avisó de que la medida de mayor gravedad ha sido la de crear un “cordón sanitario” en el Parlament para que los diputados anticapitalistas no puedan votar junto a los grupos contrarios a la secesión. En ese sentido, Arrimadas recordó que Ciudadanos, PSC, PP y Catalunya Sí que es Pot suman en conjunto más votos que los de Junts pel Sí y la CUP. “Usted [a Puigdemont] no está preparado para ser el presidente de todos los catalanes”, dijo. Tras reprocharle a Puigdemont algunos tuits, Arrimadas afirmó que su partido se “dejará la piel” para no permitir que el Gobierno utilice a funcionarios para aplicar la declaración de desconexión.

El líder popular, Xabier García Albiol, centró sus críticas en el ya expresidente: “Mas decía que llevaría a Cataluña hacia una dimensión desconocida. Esta es la única promesa que ha cumplido en estos años”. Albiol quiso aprovechar la situación para dirigirse directamente al PSOE en Madrid y pedirle que apoye a un Gobierno “fuerte y estable” de Mariano Rajoy. El diputado criticó al candidato que no hiciera propuestas sobre empleo y calificó los tres meses de negociaciones para llegar a la investidura como uno de los periodos “más vergonzosos” de Cataluña. 

Más información