Selecciona Edición
Iniciar sesión
Desafío independentista de Cataluña

Esquerra asume parte del poder y enfila la hegemonía

ERC asumirá en el nuevo Gobierno más poder del que tuvo nunca: prácticamente la mitad del Ejecutivo

Esquerra Republicana (ERC) asumirá en el nuevo Gobierno más poder del que tuvo nunca: prácticamente la mitad del Ejecutivo, más que los siete años que el tripartito estuvo en la Generalitat. Una cuota que hubiera podido ser mayor de haberse celebrado elecciones en marzo, en las que ERC aspiraba a la victoria. Pese a esto último, la satisfacción parece absoluta en el partido de Oriol Junqueras, que se jacta de ser el que más ha peleado por el pacto cuando parecía imposible. ERC podrá foguear a toda una generación de jóvenes dirigentes en el nuevo Gobierno: pocos quedan de los que tuvieron responsabilidades en el tripartito, después de una gran crisis interna que en 2011 renovó casi por completo la estructura de los republicanos.

ERC afrontará desde el Gobierno, con Junqueras al frente de la vicepresidencia y del área económica, una misión paradójica con las alianzas tejidas: ocupar la hegemonía del catalanismo que históricamente ha pertenecido a su socio, CDC. Los republicanos han logrado, con la crisis del PSC, llegar a ser el segundo partido de la comunidad, pero aspiran a superar a los nacionalistas. Lo han conseguido en dos ocasiones: en las europeas de 2014 y en las generales del 20-D. Con las responsabilidades del Ejecutivo, esperan completar la atracción a sus filas de votantes tradicionales de los socialistas con una gestión de Gobierno visible, que no regale todos los méritos a CDC.

Aparte de la vicepresidencia para Junqueras, varias carteras de carácter social tendrán un consejero republicano. En las altas esferas del partido ven posible lograr la cuadratura del círculo: convertirse en el partido hegemónico de Cataluña al tiempo que la comunidad logra su independencia, un objetivo que ERC defendía casi en solitario en el Parlament hasta hace pocos años.