Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Convergència tras el ‘no’ de la CUP: “No hay candidato alternativo a Mas”

El PP ve las elecciones como "el mal menor" y el PSOE pide dejar el desafío soberanista

Dirigentes de Convergència Democrática de Catalunya (CDC) han confirmado este domingo que no ofrecerán un "candidato alternativo" a Artur Mas después de que la CUP haya votado en contra de su investidura como presidente de la Generalitat. La convocatoria de nuevas elecciones en marzo parece irreversible, salvo que Junts pel Sí proponga un sustituto. Los últimos comicios autonómicos fueron el pasado 27 de septiembre. "No es una cuestión de personas, es lo que presenta", han asegurado a Efe fuentes convergentes.

ERC ha convocado a su ejecutiva nacional este lunes para analizar la situación. Su líder, Oriol Junqueras, se ha limitado a opinar a través de su cuenta de Twitter: "Jamás nos cansaremos, jamás abandonaremos, jamás nos rendiremos. No lo hemos hecho nunca y jamás lo haremos. ¡Seguimos!".

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, que también forma parte de la ANC, se ha sumado al coro de críticas contra la decisión de la CUP de no investir a Artur Mas como president de la Generalitat. "Me equivoqué y mucho", ha dicho. "Siempre he pensado que al final la CUP ayudaría a hacer realidad el mandato democrático del 27S. No ha sido así", ha añadido en un mensaje colgado en su cuenta de Twitter.

El presidente de la Asamblea Nacional Catalana, Jordi Sànchez, ha sido uno de los primeros en levantar su voz . Durante las elecciones y mientras han durado las negociaciones entre Junts pel Sí y la CUP, la ANC ha intentado limitarse a pedir el voto por cualquier formación independentista. Hasta hoy. Tras conocer el 'no' a Artur Mas, desde su cuenta de Twitter ha pedido disculpas "a todos los independentistas cuando pedimos el voto para cualquier opición independentista". 

En otro mensaje, el líder de esta entidad ha asegurado que ha llegado la hora de "rehacer la voluntad del pueblo", para intentar transmitir ánimos a los independentistas que tras confirmar que no habrá gobierno, se puedan sentir decepcionados.   

El miembro de la CUP y hermano del concejal de esta formación en el Ayuntamiento de Girona, Lluch Salellas, también ha sido crítico. Salellas ha lamentado: "Sabéis que desde Girona hemos trabajado internamente por otro escenario. No lo hemos logrado. Debemos asumir la responsabilidad".  

El PP considera la convocatoria de nuevas elecciones en Cataluña es "el mal menor"."Pero esas nuevas elecciones para nosotros no serían una segunda vuelta de ese supuesto plebiscito independentista que planteaban, sino una oportunidad para pasar página", asegura Andrea Levy, vicesecretaria de Estudios y Programas del PP.

Los populares creen que Artur Mas ha agotado su "legitimidad" y debe retirarse. "El culpable es Convergencia y no puede seguir. Ya no es asumible. Todo esto haría gracia sino fuera un ridículo monumental", añade Levy.

El candidato del PP catalán, Xavier García Albiol, ha añadido a través de su perfil de Twitter que su proyecto pasa por devolver Cataluña a la "normalidad" después de cuatro elecciones autonómicas en cinco años.

Rafael Simancas, diputado del PSOE y de la confianza de la dirección federal de los socialistas, ha pedido a la CUP, Convergencia y ERC que "reflexionen y dejen de avergonzar a la mayoría de catalanes y de españoles con un espectáculo bochornoso”. A la espera de aclarar si Junts pel Sí pudiera proponer otro candidato a la presidencia de la Generalitat, Simancas les ha instado a “abandonar” el proceso soberanista —"no beneficia a nadie"— y comenzar a resolver "los problemas de los catalanes: precariedad laboral, recortes y privatizaciones que Mas y Rajoy llevaron a cabo en plena armonía”.

“Llevamos tres meses perdidos en negociaciones que no han sido fructíferas”, ha criticado la portavoz del PSC, Esther Niubó, que ha calificado de “fracaso político” el proyecto soberanista. La responsable de los socialistas catalanes ha afirmado que su partido trabajará para que Cataluña deje atrás el proyecto independentista y opte por un gobierno “de progreso y estable”.

En Ferraz recuerdan que el líder del PSC, Miquel Iceta,ofreció un acuerdo de gobierno de "unidad catalanista y progresista" a Junts pel Sí siempre que la coalición “rectificara en su error", revocando la resolución secesionista. Ese gobierno de unidad se centraría en "fortalecer el autogobierno, mejorar la financiación y llegar a un nuevo pacto con el resto de España". Y debería impulsar un programa de reformas y "proeuropa", cuyas prioridades fueran la creación de empleo, la defensa del Estado social y del bienestar, la reducción de desigualdades y la lucha contra la corrupción. "El grave error ha sido hacer una resolución rupturista que nos sitúa fuera de la ley. En un momento en que se producen tantos cambios y problemas en todo el mundo, no podemos añadir una crisis de Estado. Hay que añadir propuestas de estabilidad y reformas para avanzar, y dentro de la ley", advirtió Iceta en noviembre. "El PSC tiene todo el apoyo del PSOE si finalmente vamos a elecciones", han indicado desde el entorno del secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, que se ha mantenido en contacto con Iceta.

"Saldremos de esta todos juntos", ha opinado Inés Arrimadas, de Ciudadanos, a través de su cuenta de Twitter. "Ya hemos perdido suficiente tiempo, dinero y oportunidades en Cataluña con este debate que nos divide", ha añadido.

Fernando de Páramo, diputado autonómico catalán de la formación de Albert Rivera, cree que el portazo de la CUP a Mas plantea "la oportunidad definitiva de poner fin a esta etapa de corrupción, injusticia social y división entre los catalanes. Artur Mas ha fracasado. Ya lo dijimos en la noche electoral del 27-AS: la mayoría de catalanes le habían dado la espalda".

Con información de Natalia Junquera, José Marcos y Juan José Mateo.

Más información