Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Carmena hará 33 carriles-bici en 2016

El Ayuntamiento de Madrid invertirá más de 40 millones en completar la red de ciclo-carriles

Ampliar foto
Un ciclista en el carril-bici de la calle de Alcalá.

El Ayuntamiento de Madrid (Ahora Madrid) construirá antes de que finalice 2016 una red de carriles-bici que cruzarán la ciudad, y que cambiará el modelo de implantación de este modo de transporte en la capital. El servicio municipal de alquiler de bicicletas, que seguirá creciendo hacia el sur, y las ciclocalles implantadas por la exalcaldesa Ana Botella (Partido Popular) se complementarán así con carriles-bici separados de la calzada y de los vehículos para mayor seguridad.

Ahora Madrid prometió antes de las elecciones elaborar un nuevo plan director ciclista “adaptado a las condiciones actuales, que desarrolle una red de carriles-bici integrada y coherente, no sólo recreativa”. El primer presupuesto del Gobierno municipal de Manuela Carmena, aprobado la semana pasada, sólo contemplaba dos millones de inversión para remodelar el anillo verde ciclista, pero Ahora Madrid y el PSOE pactaron además destinar más de 40 millones de euros a 33 nuevas vías ciclistas (carriles-bici en calles o sendas ciclistas en parques) de los 266 millones del remanente de tesorería destinado a inversiones sostenibles. Las condiciones impuestas por el Gobierno obligan a terminar las obras en 2016, lo que apresura los plazos.

Botella inauguró en junio de 2014 el servicio de alquiler municipal (BiciMad) con 1.560 bicicletas y 123 estaciones repartidas sobre todo por el centro de la ciudad. Tras los fallos iniciales, la iniciativa fue ganando usuarios hasta superar ahora los 55.000, y ha crecido hacia el norte, siempre dentro de los límites de la M-30, hasta las 165 estaciones y 2.080 bicicletas (sobre el papel: en la calle son menos por los robos).

“Baratitos y consistentes”

Carmena ha prometido extender BiciMad hacia el sur a partir de verano de 2016 (antes lo impide el contrato) y asumir el servicio en caso de que quiebre, como amenaza la concesionaria, Bonopark. Además, plantea a medio plazo implantar un servicio complementario en la periferia.

En paralelo a BiciMad, el Ayuntamiento implantó 70 kilómetros de ciclocarriles, también en el centro, marcando con pintura en el suelo un carril de la calzada para limitar la velocidad a 30 kilómetros por hora y obligar a los vehículos de motor a convivir con las bicicletas. Era una solución más rápida y barata que hacer carrilles-bici separados en la calzada (o en la acera); Botella sí optó por esa opción en el eje de la calle Mayor y de Alcalá (hasta O’Donnell), que costó 600.000 euros.

Solo el 1% de los trayectos

El plan de movilidad aprobado por el Ayuntamiento hace un año cifra en 283 las vías ciclistas (carriles, ciclocarriles, sendas, etcétera), el triple que en 2006. Respecto a 2008, la demanda en el interior de la M-30 se ha multiplicado por 2,5, pero aún no suma el 1% de los viajes.

Y concluye: “Aún no se dispone de una red suficiente que cubra toda la ciudad y la utilización es muy residual. Del mismo modo, también se reconoce que ese uso incipiente está generando conflictos de convivencia, principalmente con el peatón”.

El otro gran carril-bici en el centro está en la calle de Serrano y discurre por la acera. Este sistema ha probado ser contraproducente, según un estudio municipal de 2011 que, a partir de la experiencia de la calle de los Hermanos García Noblejas, concluye que desplazar las bicicletas a la acera no reduce la intensidad de tráfico ni promociona ese medio de transporte, y provoca problemas de convivencia con los peatones.

El resultado de los ciclocarriles es más controvertido: Álvaro Fernández Heredia, nombrado en septiembre gerente de la Empresa Municipal de Transportes, aseguraba hace un año en el blog Transxte que son una solución “directa, consistente, baratita y conveniente” que calma el tráfico (a más ciclistas, más despacio se circula) pero presenta problemas de seguridad. La asociación Pedalibre denuncia la falta de continuidad y los errores de señalización, y, sobre todo, el incumplimiento del límite de velocidad. La web Cazavelocidadesmadrid.tumblr.com certificó ese hecho, aunque el Ayuntamiento se ha negado hasta ahora a informar sobre las sanciones en los ciclocarriles.

ampliar foto
Un usuario del servicio público BiciMAD circulando por la calle de Goya.

Una de las ventajas más mencionadas de los ciclocarriles es que habitúa a conductores y ciclistas a convivir, lo que permite a estos últimos moverse por toda la ciudad, fuera de una zona restringida de carriles-bici. Por el contrario, los carriles-bici separados en la calzada ofrecen mayor sensación de seguridad y permiten atraer a nuevos usuarios.

Pero también son más caros: el anillo verde ciclista, de 64 kilómetros, costó más de 35 millones de euros (casi medio millón por kilómetro). El plan director ciclista elaborado por el Ayuntamiento en 2008 planteaba un coste de 78.000 euros por kilómetro para un carril-bici separado por bolardos (10.000 euros si sólo se marcaba con pintura). Usaba como referencia los planes de Barcelona (70.000 euros por kilómetro) y Bilbao (entre 191.000 y 297.000 euros) y concluía que, una vez repercutidos todos los costes urbanísticos y fiscales, el precio medio en Madrid quedaría en 480.000 euros por kilómetro (pero con diferencias, según el itinerario, de entre 184.000 y 1.443.000 euros).

Listado de los 33 carriles-bici y su coste estimado

  • Obras del carril-bici de la avenida de Barcelona con la calle de Doctor Esquerdo. Costará 879.000 euros.
  • Vías de movilidad ciclista en el paseo de la Dirección y la calle de Ofelia Nieto y Villaamil. 879.000 euros.
  • Vía ciclista de la avenida de los Toreros con el paseo de la Castellana. 888.000 euros.
  • Vía ciclista del arco de la Victoria con los paseos de Moret y de Pintor Rosales y la calle de Ferraz. 726.000 euros.
  • Vía ciclista de la Gran Vía de Hortaleza con el paseo de la Castellana (calle de Alberto Alcocer). 1.971.000 euros.
  • Vía ciclista del paseo de la Castellana con la calle de Marques de Viana. 1.053.000 euros.
  • Vía ciclista de la puerta de Toledo con la calle de Antonio Leyva. 1.212.000 euros.
  • Vía ciclista del paseo de las Delicias con la avenida de Andalucía. 1.971.000 euros.
  • Vía ciclista de la calle de Méndez Álvaro con San Diego. 1.375.000 euros.
  • Vía ciclista de la avenida de Burgos. 1.444.000 euros.
  • Vía ciclista de la calle de General Perón. 1.454.000 euros.
  • Vía ciclista de la calle de Arturo Soria. 2.385.000 euros.
  • Vía ciclista de la M-30 con el parque de Tierno Galván y Fuente del Berro. 1.878.000 euros.
  • Vía ciclista de la M-30 con la calle de Alcalá y la avenida de los Toreros. 551.000 euros.
  • Vía ciclista de Pedro Bosch. 299.000 euros.
  • Vía ciclista de Retiro a la M-30. 471.000 euros.
  • Vía ciclista de la calle de Príncipe de Vergara (tramo de O’Donnell a María de Molina). 638.000 euros.
  • Vía ciclista de la calle de Alcalá (tramo de Ventas a la plaza de Cibeles). 1.075.000 euros.
  • Vía ciclista de Camilo José Cela con Francisco Santos, Rafaela Bonilla, Campanas, Gómez Ulla y Doctor Esquerdo (hasta O’Donell). 534.000 euros.
  • Vía ciclista de la avenida de Brasilia con Camilo José Cela, Corazón de María y Alfonso XIII. 1.146.000 euros.
  • Vía ciclista de la avenida de Oporto con Mercedes Arteaga y Eugenia de Montijo. 1.347.000 euros.
  • Senda ciclista de la Dehesa de la Villa. 866.000 euros.
  • Vía ciclista de la avenida de la Peseta (tramo de enlace con el anillo verde ciclista). 659.000 euros.
  • Vía ciclista de la M-10 por los bulevares (Alberto Aguilera, Sagasta, Génova). 6.728.000 euros.
  • Vía ciclista del paseo de la Castellana. 3.887.000 euros.
  • Vía ciclista del paseo de la Castellana al arco de la Victoria. 875.000 euros.
  • Vía ciclista por las avenidas de Moncloa y Reina de la Victoria y la calle de Raimundo Fernández Villaverde. 842.000 euros.
  • Vía ciclista de la avenida de Islas Filipinas, Cea Bermúdez y José Abascal. 807.000 euros.
  • Vía ciclista de la calle de San Bernardo con Bravo Murillo. 692.000 euros.
  • Vía ciclista de la calle de Santa Engracia. 785.000 euros.
  • Vía ciclista de las avenidas de las Islas Filipinas y Pablo Iglesias con San Francisco de Sales. 891.000 euros.
  • Tramo ciclista de la prolongación de Madrid Río por la calle de Aniceto Marinas desde el puente del Rey hasta el puente de los Franceses. 1.645.000 euros.
  • Tramo de vía ciclista por avenida de Séneca. 394.000 euros.

Más información