Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Carmena impone restricciones de tráfico y de aparcamiento en la ciudad

Los vehículos no podrán aparcar en los estacionamientos regulados de superficie salvo que sean residentes en la zona

 Atlas

El Ayuntamiento de Madrid aplica este viernes todas las restricciones por contaminación que incluye el llamado escenario 2. En primer lugar, se mantienen las reducciones de la velocidad en la M-30 y en las vías de acceso a la capital que ya entró en vigor ayer jueves. La novedad es que a partir de este viernes los conductores no residentes no podrán estacionar en los aparcamientos regulados en superficie (la llamada zona SER azul y verde), que están en la almendra central de ciudad. La prohibición, de la que están exentos vehículos comerciales, de transporte escolar, los autotaxis, vehículos de personas con movilidad reducida y vehículos 0 emisiones, es efectiva desde las seis de la mañana, hora en la que se han desactivado los parquímetros.

Minutos antes de que la Concejalía de Medio Ambiente hiciera públicas estas nuevas restricciones, la alcaldesa de Madrid había apuntado en una entrevista en la cadena SER que se daban las condiciones necesarias para levantar todas las restricciones y que estaba en contacto permanente con el grupo operativo que se dedica a estudiar cómo evoluciona la contaminación en Madrid. "En este momento no hay alarma, lo que es esperanzador", señaló la regidora, de Ahora Madrid.

A la hora a la que fue entrevistada, solo tres estaciones de medición de la contaminación registraban valores superiores al índice que obliga a avisar a la población: 200 miligramos de dióxido de nitrógeno por metro cúbico. Se trata de las estaciones de Escuelas Aguirre (Retiro), la del Barrio del Pilar (Fuencarral-El Pardo) y en el Ensanche de Vallecas (Villa de Vallecas).

El comunicado de la Concejalía de Medio Ambiente y Movilidad es muy explícito: "Ya se han producido los índices de concentración de NO2 que activan el Escenario 2 del Protocolo de medidas a adoptar durante episodios de alta contaminación por dióxido de nitrógeno, por consecución de dos días de preaviso y uno de aviso".

Esto supone que desde las seis de la mañana del viernes queda restringido el aparcamiento en zona SER dentro de la almendra central para los no residentes. Esta medida se añade a la restricción de velocidad de 70 kilómetros por hora que ya se había impuesto este jueves en la capital

Los 3.954 parquímetros de la ciudad no estarán en servicio e incorporarán información en cada uno de ellos relativa a la alta contaminación y a la prohibición de estacionamiento. Los usuarios abonados a las distintas aplicaciones móviles del SER recibirán un SMS informando de la prohibición de estacionar en plazas del SER y 1.100 agentes de control de este servicio estarán regulando el uso e informando a los usuarios del protocolo activado y sus medidas.

Unos 400 agentes de movilidad y 1.000 policías municipales se encargarán de regular el tráfico y de evitar que se produzcan atascos en la capital.

La concejal de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés, ya había advertido por la mañana de que, en el caso de que el viernes persistieran los niveles de contaminación de dióxido de nitrógeno (NO2) actuales, los vehículos que circularan por Madrid no podrían aparcar en las zonas de estacionamiento regulado a no ser que sean de residentes. Se exceptuaban, entre otros, los vehículos comerciales, los taxis en servicio, vehículos de personas con movilidad reducida y vehículos cero emisiones. Esta medida, incluida dentro del protocolo por alta contaminación de NO2, se sumaría a la limitación de velocidad a 70 kilómetros por hora en las vías de acceso a la ciudad y en la M-30 que se ha puesto en marcha el jueves, a las seis de la mañana. La Policía Municipal de Madrid ha desplegado cuatro radares móviles para controlar que los conductores cumplen las restricciones de tráfico impuestas.

La Empresa Municipal de Transportes (EMT) tiene previsto reforzar en ese caso el servicio en 55 líneas diurnas de la red. El aumento se dirigirá sobre todo a las líneas que cubren las relaciones entre la periferia y el centro de la ciudad y en las que realizan itinerarios transversales entre los distritos externos a la almendra central (el 35 % de las rutas).

Al mismo tiempo, aumentarían las medidas informativas, que hasta ahora se dirigían a los ciudadanos. Se activaría el sistema de alertas de Salud Ambiental, con la notificación a los servicios competentes en salud ambiental y atención sanitaria, asociaciones médicas y de pacientes y colegios profesionales. También se aconseja limitar la realización de ejercicio al aire libre a personas con problemas respiratorios. 

Más información