Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas se reunió con Jordi Pujol justo antes de la operación policial

El presidente asegura en el Parlamento que le están haciendo "seguimientos"

Mas se reunió con Jordi Pujol justo antes de la operación policial

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, confirmó este viernes que el pasado miércoles se reunió con el expresidente Jordi Pujol a primera hora de la mañana, justo antes de la operación policial contra el 3%. Preguntado por el Partido Popular y por Iniciativa per Catalunya sobre este encuentro, Mas admitió en el Parlament que “no es la primera vez” que se reúne con Pujol desde su confesión por evasión fiscal el año pasado. “Le he visto cuatro o cinco veces, y lo volveré a hacer”, dijo.

Mas aprovechó esta reunión, anunciada ayer por Economía Digital, para insinuar que se le están haciendo seguimientos. “¿Quién hace seguimientos especiales? ¿Por qué motivo? ¿Por qué me meten a mí de por medio? ¿Esto no tiene relación con el momento político que estamos viviendo?”, se preguntó. Mas dijo que no cree necesario revelar el contenido de su conversación con Pujol y reprochó a la oposición que hablen de ello “como si fuera un delito”.

Mas sí explicó que se reunió con Pujol en un domicilio particular de un amigo común y que la reunión quedó interrumpida cuando los colaboradores del presidente catalán le comunicaron que la Guardia Civil estaba haciendo un registro en la sede de su partido.

 Sin sueldo ni oficina

Según Mas, se vieron a las 9.00 y él se fue a las 10.15 de la mañana: “En el momento que tuve conocimiento de lo que estaba pasando en la sede de CDC le dije: ‘President, me voy inmediatamente porque tengo que ocuparme de otras cosas”.

Mas ha evitado cualquier imagen pública con Jordi Pujol desde que el segundo confesara en julio de 2014 que tuvo dinero oculto en paraísos fiscales durante más de treinta años. Aquella confesión obligó a Mas a tomar medidas dentro del partido. El expresidente de la Generalitat tuvo que renunciar a todos los cargos honoríficos que tenía dentro del partido así como al sueldo y a la oficina a la que tenía derecho como exjefe del Ejecutivo catalán. Casi al mismo tiempo, el hijo menor de Jordi Pujol, Oriol, tuvo que dimitir como secretario general de CDC, en este caso salpicado por el presunto cobro de comisiones por la concesión de estaciones de inspecciones de vehículos.

Desde entonces, Mas ha asegurado en numerosas ocasiones que Jordi Pujol ha dejado de influir en CDC y que ya no toma decisiones que afectan al partido.

Más información