Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
CONFESIÓN PÚBLICA DEL EX LÍDER DE CONVERGÈNCIA

Pujol reconoce que su familia tuvo en el extranjero una fortuna sin declarar

El expresidente catalán confiesa que regularizó las cantidades “hace unos días”

Jordi Pujol, en el Museo de Arte Contemporáneo en una imagen de 2012.

Jordi Pujol Soley, el hombre que presidió la Generalitat catalana durante 23 años, hizo ayer un acto de contrición y confesó que su familia ha mantenido, fuera de España y sin declarar, una herencia millonaria. En un comunicado sin precedentes, Pujol admite que las cantidades acumuladas en el extranjero por su mujer, Marta Ferrusola, y sus siete hijos solo se han regularizado “en los últimos días”, de modo que han permanecido ocultas durante más de 30 años.

El dinero —cuya cuantía no especifica— procede de una herencia legada por su padre, el empresario Florenci Pujol. El expresidente catalán relata que su padre “dispuso como última voluntad específica que un dinero ubicado en el extranjero”, que no figuraba en el testamento, “fuera destinados a mis siete hijos y a mi mujer”. Pujol no fue designado heredero porque el padre, siempre según el comunicado, “consideraba errónea y de incierto futuro mi opción para la política, en lugar de seguir en el mundo de la actividad económica”. Su padre, agrega la confesión, vivió “la época difícil” de la Guerra Civil y la posguerra y “tenía miedo de lo que podía pasar”, en especial “a un político muy comprometido”.

Pujol, de 84 años, explica que el dinero que su padre poseía en el extranjero procedía “del rendimiento de una actividad económica de la cual ya se ha escrito y comentado”, aunque no especifica cuál. En 1959, el Boletín Oficial del Estado publicó una lista de 872 personas que habían evadido importantes sumas de dinero a través de un banco suizo. En ella figuraba los nombres de Florenci Pujol y de David Tennenbaum, un socio con el que había regentado un negocio de bolsa y cambio de divisas. Su aparición en esa lista les obligó a utilizar a testaferros para comprar el embrión de lo que más tarde sería Banca Catalana.

El empresario falleció en septiembre de 1980, apenas cinco meses antes de que su hijo tomase posesión como segundo presidente de la Generalitat tras la dictadura. Su fortuna “no estaba regularizada” en ese momento y los hijos eran menores de edad. Por ese motivo, Pujol decidió “encargar la gestión y regularización [de la herencia] a una persona de máxima confianza de mi padre y también mía”, cuyo nombre tampoco especifica. El expresidente admite que se desentendió del asunto: “No quise saber nunca el más mínimo detalle, hasta que llegados a la mayoría de edad todos mis hijos se decidió que esta persona cediera la gestión a uno de ellos”. Una vez más, la carta no dice quién fue.

Un largo escándalo

 Diciembre de 2012. El empresario Javier de la Rosa denuncia presuntas cuentas de toda la familia Pujol en Suiza y Andorra. El juez Pablo Ruz rechaza la denuncia.

Febrero de 2013. El espionaje de la conversación entre Alicia Sánchez-Camacho, líder del PP en Cataluña, y una exnovia de Jordi Pujol Ferrusola lleva al juez Ruz a investigar si Pujol se acogió a la amnistía fiscal del Gobierno del PP.

Abril de 2013. El juez Ruz investiga movimientos bancarios  de hasta 32,4 millones de euros en 13 países realizados por Jordi Pujol Ferrusola.

Marzo de 2014. El juez Ruz imputa a la exesposa de Jordi Pujol Ferrusola por blanqueo. En el auto, además de mencionar los 11 deportivos de lujo que posee Pujol, el juez denuncia que las empresas cobraron de contratistas de la Generalitat

Julio de 2014. El juez Ruz investiga los 15 millones que Pujol Ferrusola y su exesposa desembolsaron en diversas operaciones empresariales en solo cinco días.

En un intento por proteger a su familia ante los procedimientos judiciales que penden sobre ella —relacionados, en la mayoría de ocasiones, con los movimientos de grandes sumas de dinero en cuentas en el extranjero—, Pujol entona el mea culpa: “Es en ese momento que mi error original contaminó directamente a mis siete hijos y a mi esposa”. Pero Pujol no tuvo tiempo, en 34 años, para expiar su pecado original: “Lamentablemente, no se encontró nunca el momento adecuado para regularizar esta herencia, como sí han podido hacerlo otras personas” gracias a las tres regularizaciones extraordinarias aprobadas por los sucesivos Gobiernos. La última de ellas, la amnistía fiscal aprobada en 2012 por Mariano Rajoy, que pretendía aflorar 25.000 millones de euros defraudados a Hacienda. Los Pujol no llegaron a tiempo para acogerse a la amnistía, por lo que han presentado declaraciones adicionales admitiendo los rendimientos opacos en el extranjero.

Como hiciera el padre de Messi —que asumió toda la responsabilidad en el presunto fraude fiscal que afecta al astro argentino—, Pujol también pretende asumir las culpas para blindar a sus hijos. “De los hechos descritos y de todas sus consecuencias soy el único responsable, y quiero manifestarlo de forma pública”. El expresidente catalán remarca su “compromiso absoluto de comparecer ante las autoridades tributarias o, si es conveniente, ante instancias judiciales, para acreditar estos hechos y de esta forma acabar con las insinuaciones y los comentarios”.

El comunicado arranca, de hecho, como una respuesta a “las informaciones aparecidas desde hace casi dos años alrededor de los miembros de mi familia más directa” y de “las insinuaciones escritas sobre el origen de sus medios económicos”. Victoria Álvarez, exnovia de Jordi Pujol Ferrusola (el primogénito), fue quien puso el foco sobre el clan. Álvarez denunció que el hijo mayor llevaba bolsas con billetes de 500 euros a Andorra. La Audiencia Nacional investiga sus movimientos bancarios en paraísos fiscales.

Lo que comienza como una reivindicación termina, sin embargo, como una confesión en toda regla. “Expongo todo esto con mucho dolor, por lo que significa para mi familia y para mí mismo”. Pujol pide “perdón” a “la gente de buena voluntad que puede sentirse defraudada en su confianza”. Y les pide, también, que “sepan diferenciar los fallos de una persona y que esta declaración sea reparadora en lo que sea posible del mal y de expiación para mí mismo”.

El exlíder de CiU pide “perdón” y asume toda la culpa para  proteger a sus hijos

La confesión de Pujol supone un cambio radical de estrategia. Hasta ahora, el fundador de Convergència Democràtica había negado de forma taxativa la existencia de cuentas en el extranjero. Y había insinuado que las acusaciones eran un ataque a Cataluña, al partido y al proceso soberanista promovido por las entrañas del Estado. Esa fue su reacción, por ejemplo, cuando El Mundo publicó, en noviembre de 2012, que el clan Pujol dispone de 137 millones de euros en cuentas en Suiza. Más tarde, el mismo rotativo publicó que distintos miembros de la familia habían realizado ingresos de hasta 3,4 millones en un banco de Andorra en 2011.

La fortuna en el extranjero no es la única herencia que Pujol recibió de su padre. Otra iniciativa de Florenci Pujol —Banca Catalana— estuvo a punto de sentarle en el banquillo de los acusados y acabar, prematuramente, con su carrera política. En los años ochenta, la fiscalía se querelló contra Pujol por el desvío de 500 millones de pesetas de la entidad bancaria —que acabó intervenida por el Banco de España—, aunque el caso fue archivado.

Mas: "Es un asunto personal"

MAIOL ROGER

La confesión del expresidente Jordi Pujol sorprendió a toda la clase política catalana. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, pidió separar la herencia no declarada de Pujol de su vida política: “Lo que hoy ha explicado el expresidente Pujol es un tema personal suyo: nada que ver ni con CDC ni con el Gobierno”, dijo. Convergència, partido del que Pujol es presidente fundador, desconocía la confesión antes de que se produjera e insiste en que es un asunto privado de la familia Pujol. El argumento de CDC motivó las quejas en Twitter del diputado del PSC Germán Rodríguez: “Cuando salía en los diarios eran ataques a Cataluña. Ahora que Pujol reconoce las cuentas en el extranjero es un tema personal”.

ERC evitó valorar la confesión de Pujol. La dirección del partido considera que a los presuntos delitos de la familia Pujol se suma un interés del Estado para que afloren en pleno proceso soberanista.

Iniciativa vio insuficientes las explicaciones de Pujol y consideró que su carta constituye “un triple insulto: a la gente que cotiza y también tiene incertidumbres en la vida; a quien ha defendido el país de verdad y no por ello ha guardado el dinero fuera; y un insulto a la inteligencia que diga que en treinta años no ha encontrado un momento para regularizar esto”, dijo la ecosocialista Dolors Camats.

El PP catalán también vio “confusas” las explicaciones. Su portavoz Enric Millo consideró que la confesión de Pujol supone “el reconocimiento de un engaño a todos los catalanes que ha durado demasiado tiempo”. Matías Alonso, de Ciutadans, afirmó que los hechos “ponen en duda la trayectoria del patriarca de CDC durante toda su etapa como presidente”.

Por su parte, David Fernández, de la Candidatura d’Unitat Popular, rememoró un lema de los punks en los ochenta: “Que pague Pujol”.


Más información