Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Planeta ratifica que el grupo se irá de Cataluña si gana el independentismo

486 originales han sido presentados a la 64ª edición del premio que se falla mañana

El presidente del grupo Planeta, José Creuheras, durante la presentación del Premio Planeta
El presidente del grupo Planeta, José Creuheras, durante la presentación del Premio Planeta. EFE

Era la primer convocatoria del premio Planeta tres la muerte el pasado 31 de enero de José Manuel Lara Bosch y era previsible que se convirtiera en un acto de homenaje a la figura del editor pero también lo fue a su filosofía empresarial y política. Primero, de manera casi imperceptible; luego ya claramente en voz alta. Así, durante la presentación de la 64ª edición del galardón que se falla mañana, su hijo José Manuel Lara García, consejero delegado del grupo, ha dejado caer esta tarde entre medio de un recuerdo a su progenitor: “Muchos habrán venido aquí pensando en la frase que dijo mi padre en 2012 de que si Cataluña fuera independiente el grupo Planeta tendría que irse a Madrid, Zaragoza o Cuenca”. No tuvo continuidad. Parecía un mensaje casi subliminal. Luego, a preguntas de los periodistas, fue bien explícito: “El significado de la frase de mi padre es muy claro y no soy quien para rectificarle; pensamos absolutamente lo mismo que entonces”, se ratificó, sereno. Inmediatamente, el otro gran debutante, José Creuheras, presidente del grupo, le ha secundado: “La posición empresarial es inequívoca al respecto”.

Fue la culminación de un acto en el que nadie quiso dejar de aportar su recuerdo o su vivencia con el editor. Arrancó el propio Creuheras, que le calificó de “magnífico editor, lector empedernido, con una capacidad estratégica como empresario extraordinaria pero, sobre todo, una buena persona y muy transparente”. Como destacó que era muy amigo de los autores, Carmen Posadas, en su doble condición de escritora de la casa y miembro del jurado, evocó al detallista empresario que le consiguió una medicación que no encontraba. La siguieron casi todo el resto del jurado: Rosa Regás, “mi escritora roja favorita”, como recordó que la llamaba, habló de “un hombre de ideología tan sólida” que se permitía tener un imperio editorial de amplio espectro ideológico. En esa línea fue también Fernando Delgado, que le puso como “ejemplo de convivencia y tolerancia, sin cobardía, que es lo que hoy necesita España”. Otros optaron por la vertiente personal: Juan Eslava Galán habló de quien fue “confluencia de la sensibilidad de los números del padre con la que tenía por el libro su madre, Teresa Bosch”. Alberto Blecua sacó a colación la virtud “de ese ser transparente, muy humano dentro de una inmensa humanidad que a veces asustaba”, mientras Pere Gimferrer recordó la época en que compartieron pupitre en los Escolapios.

Para no perder la particular tradición de la presentación, Creuheras lanzó algunos mensajes sobre el sector, a imagen y semejanza de su predecesor. Así, salió a colación una de las grandes obsesiones de José Manuel Lara Bosch, la piratería digital: “Se han producido en España 335 millones de descargas ilegales que habrían comportado 900 millones de euros de facturación”, alertó quien conminó también al Gobierno a elaborar una ley que proteja a las librerías, como en Francia, de la misma manera que pidió una legislación que potenciara la lectura en un país donde “una de cada tres personas admite que no ha leído nunca un libro”. También rompió una lanza por el libro en formato tradicional: “Nueve de cada 10 personas prefieren el papel al soporte digital, que ha tenido un crecimiento de apenas un 5%”.

La cifra de 486 originales presentados este año al galardón, dotado con 601.00 euros para el ganador y 150.250 euros para el finalista, permitió a Creuheras alardear de que al histórico premio se han presentado ya hasta la fecha 21.000 originales (en otro mensaje subliminal, unas pantallas mostraron más tarde los 10 originales finalistas, con su correspondiente sello de entrada para el concurso) y de que se han vendido 41 millones de ejemplares, lo que significa, dijo, “que hay de media dos premios Planeta en cada hogar español”.

Creuheras, en ese sentido, tuvo un debut plácido porque las cifras del grupo familiar apuntan a que serán buenas este 2015: como hacía el evocado Lara Bosch, en pequeño comité avanzó que el Grupo Planeta prevé cerrar el año con una facturación que rondará los 3.000 millones de euros, con unos resultados de explotación de unos 310 millones de euros, casi 60 más, calculó, que el año pasado. El presidente del grupo se mostró satisfecho del comportamiento de todas las patas de la empresa (cinco de sus libros han superado este año los 200.000 ejemplares; Editis, la filial francesa, “está consolidada” y el crecimiento de la división de comunicación Antena 3 “ha sido mayor que el del mercado”. Pero hizo especial hincapié en las buenas cifras aportadas por el sector de la formación: “Somos la segunda universidad privada de España, con más de 100.000 alumnos”, recordó. Ese aspecto y el editorial, significa hoy el 55% de los ingresos del grupo, mientras que el 45% restante llega a través del área de los medios de comunicación.

La deuda, ahora sobre los 650 millones de euros, “se sigue amortizando” y no habrá inversiones, “pero tampoco desinversiones”. “Mi padre estará ahí en el premio presente de algún modo”, ha dicho José Manuel Lara García. Visto lo visto, al parecer estará bien tranquilo.

Más información