Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 42% defiende una tercera vía pese al auge soberanista

Un 60% quiere mantenerse dentro de España

El ascenso del independentismo va en paralelo a otra corriente de fondo que defiende mantenerse dentro de España a cambio de un nuevo encaje que blinde las competencias de la Generalitat. Esta tercera vía es la que, de una u otra forma, apoyó CiU durante décadas y que ahora propone, con diferentes versiones, el PSC o Unió. De existir una propuesta clara en este sentido la apoyarían un 42% de los catalanes. Si a ellos se les suman los partidarios de mantener la actual situación resultaría que un 60% quiere mantenerse dentro de España.

El independentismo plantea las elecciones del próximo domingo como un plebiscito de sí o no a la independencia pese a que los comicios han sido convocados como una votación ordinaria y hay hasta siete partidos con posibilidades de obtener representación parlamentaria. El plan que impulsan Artur Mas y Oriol Junqueras para declarar la independencia no incluye ningún referéndum específico sobre la misma. Pero ambos consideran que las urnas les darán el próximo domingo el mandato para iniciar un proceso que culminaría con la ratificación de una constitución catalana.

Esta vía no convence ni a la mayoría de los independentistas. El sondeo de Metroscopia sí afirma que en caso de celebrarse un referéndum de independencia plenamente legal habría una situación de empate técnico entre los favorables y los contrarios a la misma, con una ligera ventaja de los que prefieren mantenerse dentro de España.

Los votantes de Junts pel Sí y de la CUP son, por este orden, los más favorables a votar sí con mayorías abrumadoras. En el otro extremo están los votantes de Ciudadanos, del Partido Popular y del PSC que votarían “no” con porcentajes superiores al 90%. Los principales matices aparecen en Catalunya Sí que es Pot, la confluencia de Iniciativa y Podemos. Hasta el 23% de sus votantes optarían por el sí en un referéndum independentista.

El grado de apoyo a la independencia disminuye cuatro puntos cuando el precio a pagar para lograrla es salir de la Unión Europea. Con todo, tanto los votantes de la candidatura de Artur Mas como los de la CUP siguen apoyando la secesión con porcentajes superiores al 80%. Ello puede explicarse por el argumento que han venido repitiendo a sus bases para contrarrestar las advertencias de los líderes comunitarios sobre una eventual expulsión.

Permanencia en la UE

Según los líderes independentistas, llegado el momento, la UE buscará una salida intermedia para que Cataluña pueda mantenerse dentro del club. Y, si esto no ocurre, confían en que la salida de la UE sería temporal. En círculos independentistas estas ideas han calado por más que la Comisión Europea haya advertido reiteradamente que, si una región se separa de un país miembro de la Unión Europea, los tratados dejan de aplicarse de forma inmediata a la parte segregada.

Si en el referéndum sobre el futuro de Cataluña se ofreciera una tercera alternativa entre secesión y statu quo, esta sería la opción preferida por un 42%. Los partidarios que seguirían apostando por la independencia quedarían en un 31%, y un 18% preferiría el mantenimiento de la situación actual. O sea, que de alguna manera, hasta el 60% está dispuesto a seguir en España. Estos porcentajes son idénticos a los que se han ido obteniendo en los distintos sondeos llevados a cabo por Metroscopia en los dos últimos años.

Cabe destacar que entre los votantes de Catalunya Sí que es Pot el 75% se declara favorable a esta alternativa intermedia. En el caso del PSC esta opinión la comparten también dos tercios de sus votantes. Ello explica que ambas candidaturas lleven toda la campaña presentando el 27-S como la antesala de un cambio político en el conjunto de España que facilite un nuevo encaje de Cataluña.

En el caso de que Cataluña llegue a independizarse, el 62% de sus ciudadanos dice que optaría por la doble nacionalidad catalano-española; un 23% optaría solamente por la nacionalidad catalana; y un 14%, sólo por la nacionalidad española. Y, lo que resulta especialmente significativo, entre quienes en principio se muestran favorables a la independencia, la mayoría (52%) dice que optaría por la doble nacionalidad: un 46% desearía tener solamente la nacionalidad catalana.

Más información