Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid y Barcelona se movilizan para acoger a refugiados

Colau pondrá en marcha un registro para quienes quieran ayudar con alojamientos y Carmena destinará una partida para viviendas

Ada Colau y Manuela Carmena Ampliar foto
Ada Colau y Manuela Carmena, el pasado mayo.

Madrid y Barcelona se movilizan para cooperar en la atención a refugiados. El Ayuntamiento de la capital pretende sumarse a la red de ciudades de acogida propuesta por Barcelona y en los próximos días planteará "recursos y medidas" para afrontar este drama. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, había anunciado previamente que pondría en marcha un registro de familias que quieran ayudar a los refugiados, bien con alojamiento o con contribuciones materiales.

Carmena ha afirmado este miércoles en Onda Cero que el próximo viernes tendrá una reunión con la alcaldesa de Barcelona para abordar la situación. "Hablaré con Colau, estoy interesada porque somos dos grandes ciudades, distintas, pero de acogida. Estamos elaborando una partida para viviendas y acogimientos para posibles cuotas de refugiados que nos correspondan". Preguntada por quién fijará esa cuota, la alcaldesa ha señalado que se someterán a los criterios del Gobierno. "Estamos dispuestos a hacer lo necesario para acoger a quien lo necesite, pero estamos deseando que sea el Gobierno el que nos diga cuántas personas van a llegar a Madrid".

La vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mònica Oltra, de Compromís, que gobierna en coalición con los socialistas, ha señalado a EL PAÍS que Valencia ofrecerá, de acuerdo con el Ayuntamiento, instalaciones públicas como centros de acogida para refugiados. La portavoz del Gobierno valenciano y consejera de Igualdad y Políticas Inclusivas, también ha confirmado la adhesión de la ciudad a la red propuesta por Barcelona y Madrid.

Otra de las medidas que estudia el Consell pasa por crear una red municipal de ciudades valencianas de acogida. "Es un drama al que hay que dar respuestas con recursos. La consejería dispone de 110 mediadores sociales en la Comunidad Valenciana que pueden ayudar a facilitar el asilo a las personas que huyen de la guerra. Más del 40% niños", ha destacado Oltra, que califica de "vergüenza" lo que está ocurriendo.

El Gobierno valenciano también ha propuesto, junto a la Cruz Roja y la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), hablar con las entidades bancarias para que consideren la posibilidad de ceder algunos de los pisos vacíos, informa María Josep Serra.

El Ayuntamiento de A Coruña, presidido por la Marea Atlántica, también está estudiando la propuesta por considerarla "interesante" y ya se ha puesto en contacto con ONG de la ciudad para analizar qué puede hacer el municipio con los recursos de los que dispone, informa Sonia Vizoso.

El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron (EH Bildu), ha afirmado que la capital navarra se sumará a la red de ciudades-refugio para acoger a personas refugiadas, informa Javier DoriaAsiron ha manifestado que Pamplona, "como no podría ser de otra manera, va a estar a la altura". "Existe la decisión política de sumarnos a esta propuesta", ha señalado el alcalde.

El Ayuntamiento de Zaragoza, dirigido por Zaragoza en Común, cree que el plan debe ir más allá de una acción puntual. No obstante, según la concejal de derechos sociales, Luisa Broto, están a disposición del Gobierno central, informa Concha Montserrat.

Varios Ayuntamientos respaldan la propuesta para acoger refugiados

Las Palmas de Gran Canaria estaría dispuesta a acoger refugiados, pero el alcalde, Augusto Hidalgo (PSOE), pide que sea el Gobierno central quien ponga las infraestructuras y los recursos, informa Txema Santana.

El Ayuntamiento de Eibar (Gipuzkoa), gobernado por el PSE-EE, con el apoyo de todos los grupos políticos, también ha mostrado su voluntad de acoger a refugiados que huyen de la guerra e intentan reiniciar sus vidas en Europa y aprueba una ayuda de emergencia de 2.000 euros que se canalizará a través de ACNUR. "Como ciudad, nos ofrecemos a acoger a algunos de los refugiados, para lo cual disponemos del recurso de la colonia de Arrate", ha afirmado el alcalde, Miguel de los Toyos.

Las instituciones vascas no han realizado por el momento ninguna gestión para acoger a refugiados, aunque el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha expresado la voluntad de estas de ofrecer recursos para atender la crisis humanitaria. "Todo está muy verde aún", asegura un portavoz del Departamento vasco de Política Social. El Ejecutivo autónomo asegura estar dispuesto a facilitar la llegada de refugiados, aunque se mantiene a la espera de las decisiones que deben adoptar el Gobierno español y las autoridades europeas.

Valencia ofrecerá, de acuerdo con el Ayuntamiento, instalaciones públicas

Euskadi registró en 2014 un total de 99 solicitudes de asilo, de las que solo 10 se resolvieron favorablemente, según datos facilitados por CEAR-Euskadi. A dos menores de Costa de Marfil les fueron concedidos los correspondientes estatutos de asilado; una familia de Siria (una pareja y dos menores a su cargo) recibieron la protección subsidiaria y una mujer de Costa de Marfil obtuvo la extensión de asilo. La mayoría de las peticiones fueron tramitadas por personas procedentes de países del África subsahariana, como Mali, Camerún, Costa de Marfil y la República Democrática del Congo, informa Mikel Ormazábal.

El concejal de Derechos Sociales de Málaga, Julio Andrade (PP), muestra la disposición de la ciudad para participar en cualquier acción solidaria, aunque entiende que una medida de este tipo debe ser articulada por el Ejecutivo central. "La política local es un eslabón más, debe partir del Gobierno", argumenta Andrade, quien recuerda que la política sobre refugiados se hace a nivel nacional y europeo. Apuesta por un trabajo conjunto en el que se tenga en cuenta la opinión de las asociaciones que trabajan con personas que huyen de los países en conflicto, además del apoyo de la Federación Españolas de Municipios y Provincias (Femp), con el objetivo de afrontar una labor coordinada, informa Esperanza Codina.

El Ayuntamiento de Huelva, gobernada por Gabriel Cruz (PSOE), se sumará a la red porque la ciudad, según ha dicho, es "solidaria y muy humanitaria, características que ha demostrado en muchas ocasiones y que volverá a poner de manifiesto ante este drama que padecen miles de familias".

También lo hará Córdoba (PSOE e IU), "conscientes de la gravedad de la situación por la que atraviesan miles de personas ante la crisis que se está viviendo en sus países de origen". Sevilla, gobernada por el PSOE con apoyo de IU y Participa, está estudiando las posibilidades de participar en la red, pero tiene que analizar las posibilidades de dar una respuesta a la situación de emergencia. El Ayuntamiento de Cádiz, gobernado por la formación Por Cádiz Sí Se Puede (apoyada por Podemos), está "estudiando la fórmula" de sumarse a la red de ciudades-refugio y baraja tres opciones posibles que concretará en los próximos días, cuando ajusten la propuesta a la realidad económica y de medios de la ciudad, informa Raúl Limón.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, mostró ayer su disposición a incrementar el cupo de 2.739 refugiados que hasta ahora ha aceptado España en el reparto interno de la UE. "La Comisión había hecho una propuesta, nosotros negociamos y al final, tomamos la decisión esta, los 2.739. Estamos dispuestos a volver a hablar del tema, por lo que esta es una posición que puede modificarse pero hay cosas que tiene que hacer la Comisión Europea", afirmó Rajoy en rueda de prensa conjunta con la canciller alemana, Angela Merkel.

El registro de familias que propone Barcelona permitirá canalizar mejor los esfuerzos de una sociedad civil movilizada respecto a los refugiados, según explica el equipo de Colau. La falta de recursos es el principal problema. En Cataluña solo hay 28 plazas disponibles para solicitantes de asilo, con un tiempo de estancia máxima de medio año. El Ayuntamiento de Barcelona descarta la instalación de un gran albergue en su término municipal, aunque cree que se podría estudiar, si fuera necesario, un equipamiento temporal de este tipo en el área metropolitana.

Por su parte, el equipo de Carmena reclama al Gobierno central que "esté a la altura de las circunstancias", asuma sus responsabilidades y coordine la "respuesta necesaria con otras administraciones autonómicas y municipales". "Madrid tiene un carácter abierto y solidario, especialmente con aquellas personas que se ven obligadas a huir del horror de las guerras".

En Madrid, los Centros de Atención al Refugiado dependientes del Ministerio de Empleo y Seguridad Social "están saturados y tienen largas listas de espera", lo que provoca, según el Ayuntamiento, que muchos solicitantes de asilo vivan en situación de desamparo y tengan que recurrir a ayudas para personas sin hogar, algunas de carácter municipal. 

Más información