Los padres del niño con difteria se sienten “engañados” y “destrozados”

La familia reconoce a Salud que "no estaban bien informados" por los antivacunas

 ATLAS

El secretario de Salud Pública de la Generalitat, Antoni Mateu, ha revelado esta mañana que los padres del niño con difteria se sienten "engañados" por los grupos antivacunas. El niño, que es el primer infectado en España desde 1987, no estaba inmunizado por voluntad de sus padres."La familia está destrozada y han reconocido que se siente engañados porque no estaban bien informados. Tienen un profundo sentimiento de culpabilidad que les intentamos quitar", ha explicado Mateu. El menor, vecino de Olot (La Garrotxa), continúa ingresado en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Vall d'Hebron en estado muy grave.

El Departamento de Salud ha confirmado que el pequeño "responde bien al tratamiento que le están suministrando" (una antitoxina que se ha traído de Rusia) y se encuentra "estable", pero su estado sigue siendo "muy crítico". "La antitoxina hace su trabajo y lo comprobamos en cómo se solucionan cosas que van surgiendo pero es imprevisible saber cómo avanzará", ha apuntado Mateu. El secretario de Salud Pública ha rechazado tajantemente la posibilidad de cobrar a los padres el tratamiento que está recibiendo el menor. "De ninguna de las maneras nos planteamos esta posibilidad. Aquí hay dos víctimas: el niño y los padres", sentenció.

Mateu también ha afirmado que la investigación epidemiológica sigue su curso para buscar el caso índice (el portador de la bacteria que ha contagiado al niño) pero ha advertido de que “será difícil encontrarlo, sobre todo si se trata de un portador asintomático”. Los equipos de Salud Pública han desplegado un dispositivo para monitorizar a todas las personas que han estado en contacto con el menor, desde su familia hasta el personal sanitario que lo atendió.

Los técnicos del Departamento revisaron la cartilla de vacunación de todos los compañeros de clase del niño e informaron a los padres de los alumnos colegio Cor de Maria de Olot, donde cursaba sus estudios, de lo sucedido. Además, Salud Pública ha monitorizado a todos los contactos que ha tenido el menor en los días previos a desarrollar la sintomatología y a las personas que compartían sus actividades extraescolares, como es el caso de los niños que lo acompañaban a la piscina cubierta municipal de la localidad de Torelló (Osona). Según ha explicado el Departamento, los equipos de Salud Pública "han estado dministrando medicación preventiva y de refuerzo de vacunación" a todas las personas que han tenido contacto estrecho con el paciente.

Mateu ha confirmado que "en ningún caso ha habido rechazo" de las personas monitorizadas a vacunarse si era preciso. De hecho, tras el suceso, los padres del niño también accedieron a inmunizar a su hermana pequeña, según explicó el epidemiólogo del hospital Clínic de Barcelona, Antoni Trilla, en una entrevista digital a EL PAÍS. El secretario de Salud Pública se ha limitado a decir esta mañana que "todos los contactos cercanos están en condiciones de cobertura vacunal y antibiótica preventiva".

Mateu, que ha insistido en que "no hay discusión posible con el tema de la eficacia de las vacunas", también ha celebrado que, tras una semana, no se hayan producido nuevos casos, lo que descarta casi totalmente la posibilidad de nuevos contagios. "No tenemos ningún contacto infectado. La literatura científica habla de que el período de incubación es de dos a cinco días y ya estamos en el día siete. Alargaremos la alerta y la prevención a los 10 días por precaución aunque el plazo de contagio haya terminado", ha confirmado.

El secretario de Salud Pública también ha querido calmar las voces de alarma que surgieron por el desabastecimiento mundial de las dosis de las vacunas de recordatorio que se da a los niños de seis años. Mateu ha explicado que esta dificultad de suministro no supone ningún peligro porque a los seis años, los niños "ya llevan cuatro dosis anteriores" —se administra a los dos, cuatro, seis y 18 meses—. "No hay ningún problema. Da igual que se suministre a los seis, siete u oho años porque los niños tienen suficiente cobertura de inmunización si se le dieron las dosis anteriores", ha zanjado.

El caso de difteria que afecta a este niño de Olot es el primero que se detecta en España desde 1987 (en Cataluña desde 1983). El menor de 6 años comenzó a desarrollar los síntomas iniciales (malestar general, dolores de cabeza, fiebre e inflamación de las amígdalas) el 23 de mayo, pero no fue hasta el 28 cuando ingresó en el hospital comarcal de Olot debido a un empeoramiento de su estado. Ese mismo día, la Agencia de Salud Pública recibió la alerta de que podría ser un caso de difteria. El viernes 29 de mayo el Centro Nacional de Microbiología recibió la muestra procedente del hospital gerundense y el sábado 30 el laboratorio confirmó la difteria. El menor fue trasladado a Vall d'Hebron, donde lo están tratando con una antitoxina que el Ministerio de Sanidad estuvo buscando por medio mundo. Sanidad lanzó una alerta internacional y finalmente el embajador ruso medió para transportar en avión, en valija diplomática, el preparado de Moscú a Barcelona en la madrugada del lunes. 

Más información